Edición Impresa

Dos niños murieron calcinados en un taller de ropa clandestino en el barrio porteño de Flores

Los nenes tenían siete y 10 años. Sus padres se salvaron. Estaban durmiendo en un sótano cuando se declaró el incendio. ONGs dicen que hay 2 mil lugares ilegales de confección.  

Martes 28 de Abril de 2015

Dos niños murieron ayer calcinados y otras personas resultaron heridas en un incendio ocurrido en un taller textil del barrio porteño de Flores, donde vecinos denunciaron que funcionaba en forma clandestina.

El siniestro se produjo alrededor de las 9.20 en la vivienda de Páez 2796, donde los niños de siete y 10 años vivían en condiciones infrahumanas en el sótano de la propiedad junto con sus padres, con puertas y ventanas bloqueadas, tapiadas y enrejadas.

"Los dos niños varones fallecidos aparentemente estaban durmiendo y no llegaron a salir de la vivienda", confirmó a la prensa el director del Same (Sistema de Emergencia Metropolitano porteño), Alberto Crescenti, y agregó que el lugar era de "muy difícil acceso".

En este sentido, el jefe de Bomberos de la Policía Federal, Claudio Macchi, dijo que "las tareas de rescate fueron arduas debido a la gran cantidad de humo en el lugar. Hubo que romper las paredes para poder ventilar y llegar al subsuelo".

"La familia vivía en ese subsuelo. Son los típicos talleres de la zona que funcionan en la planta baja y en el subsuelo la vivienda", precisó el jefe del operativo, y añadió: "Por la posición en la que fueron encontrados los menores fallecidos, estaban dormidos".

"Lamentablemente pudieron escapar los padres pero los niños no", sostuvo.

Fuentes policiales informaron que los padres de los niños fallecidos, de 41 y 45 años, sufrieron quemaduras superficiales y fueron trasladados para su atención al Hospital Alvarez.

La tercera persona herida es un policía de la zona que acudió al lugar para ayudar en las tareas de rescate y sufrió principio de asfixia, por lo que también debió ser hospitalizado.

Vecinos de la vivienda siniestrada aseguraron que en el lugar funcionaba un taller textil clandestino, en el que vivían hacinadas varias personas con niños.

"Funcionan clandestinamente, con ilegales y deplorables condiciones de trabajo", dijo una mujer en declaraciones al canal América24.

La mujer afirmó que "la fachada estaba toda tapiada y recién terminaron de sacar una reja que impedía el ingreso y egreso del lugar. El único lugar de ingreso es una puerta y aparentemente sólo unos pocos tienen la llave. Se la van pasando entre ellos para poder salir. Están hacinados y encerrados".

"Los vecinos no queremos más chicos muertos. Confeccionan ropa, almacenan telas. Acá se cose toda la ropa que después se vende en negro en Avellaneda. En el lugar vivían varias personas y sabemos que las habitaciones están subdivididas con maderas. Conviven todos juntos en una misma habitación", precisó.

En el barrio Flores, donde se produjo el incendio mortal, proliferan los talleres textiles clandestinos y, pese a las denuncias de vecinos y ONGs, el gobierno porteño no logra erradicarlos.

La Alameda. La organización no gubernamental La Alameda estimó que hay más de 2.000 talleres ilegales en los barrios de Flores, Floresta, Parque Avellaneda y Mataderos, donde una gran cantidad de personas con niños son explotadas laboralmente y viven en condiciones de hacinamiento y falta de higiene.

La administración macrista no ha podido desactivar estas redes de trata para explotación laboral, dado que ante las inspecciones quienes regentean estos lugares mudan sus talleres a otros barrios como Balvanera, Almagro y Villa Devoto.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario