Edición Impresa

Cristina fue dada de alta y deberá estar en reposo durante 30 días

Pasadas las 13 de ayer la mandataria se retiró en un vehiculo oficial rumbo a la quinta presidencial de Olivos. Evoluciona favorablemente tras haber sido operada por un hematoma subdural crónico.

Lunes 14 de Octubre de 2013

La presidenta Cristina Fernández salió ayer del Hospital Universitario de la Fundación Favaloro, donde estuvo internada durante seis días tras haber sido operada con éxito de un hematoma subdural crónico, y cumplirá un reposo de 30 días en la quinta presidencial de Olivos.

"Debido a la favorable evolución posoperatoria de la señora presidenta de la Nación, doctora Cristina Fernández de Kirchner, se ha decidido el egreso hospitalario en el día de la fecha", dice el último parte médico, distribuido ayer pasado el mediodía por el secretario de Comunicación Pública, Alfredo Scoccimarro.

Como lo hizo durante toda la semana pasada, el funcionario informó sobre la evolución de la salud de la mandataria en la puerta de la Fundación, en cuyos alrededores continuaron cientos de seguidores y militantes, que a las 13,38 despidieron la caravana de autos oficiales que conducía a la mandataria a Olivos entre festejos, con banderas y pancartas con mensajes de afecto.

"(La presidenta) sigue con excelente ánimo, con una recuperación constante, así que les manda un beso inmenso y mucho afecto", expresó Scocimarro, tras anunciar el alta médica.

"Vayas donde vayas voy a ir, vos sos la razón de mi existir. Te llevamos en el corazón, junto a Eva Duarte y Juan Perón", le cantaron los militantes al salir el vehículo oficial con Cristina. El auto que transportaba a la presidenta salió por el acceso vehicular de la calle Venezuela, acompañando por tres autos de la custodia presidencial y otras tantas motos de apoyo de la Policía Federal.

De acuerdo con el parte médico, el sexto desde la internación, Cristina Fernánde deberá cumplir "estricto reposo por 30 días y evitar traslado aéreo hasta próxima decisión médica basada en la evolución", de modo que se estima que la mandataria estará al menos un mes en la quinta de Olivos y no, como se había mencionado inicialmente, su casa de El Calafate.

"Continuará con estricto control clínico-cardiológico por parte de los doctores Francisco Klein y Ramiro Sánchez, neuroquirúrgico por el doctor Cristian Fuster y neurológico por el doctor Facundo Manes", dice el informe, y agrega que "la atención médica seguirá supervisada por los doctores Luis Buonomo y Marcelo Ballesteros, de la Unidad Médica Presidencial".

"Los puntos de sutura se retirarán a partir del décimo día. Oportunamente se realizará una neuroimagen de control", dice el informe, firmado por los médicos Facundo Manes, director del Instituto de Neurociencias de la Fundación Favaloro, y Gerardo Bozovich, director médico de la Favaloro.

Una vez que la presidenta abandonó la institución, comenzó la lenta desconcentración de los militantes que enrollaron sus banderas y desmontaron la carpa de Venezuela y Solís.

Personal de la Casa Militar de la Presidencia de la Nación despegó las decenas de carteles que durante la última semana cubrieron la fachada de la Fundación expresando muestras de cariño a la presidenta.

"Ella dio la orden de que tenemos que sacar todo y llevárselo a Olivos", dijeron a Télam las personas que se encargaron de realizar dicha tarea.

Entre las personas que concurrieron a "hacerle al aguante a Cristina" hubo muchas familias, como la compuesta por Estela y Miguel de Berazategui y sus hijos mellizos de 10 años de edad.

"Nos trajo acá la convicción de un proyecto nacional con igualdad social, y vinimos en familia como vamos a todos lados. Estos días estuvimos con ella desde casa, pero hoy decidimos venir", aseguró Estela quien, junto a su esposo tienen una empresa de transporte de oxígeno y materiales criogénicos.

"Yo salí a la calle con Perón, con Alfonsín —el padre, ¿eh?— por la vuelta a la democracia, con Néstor y ahora con Cristina; y nada más", aseguró la mujer, de unos 50 años.

Nelson Chiavetti de Guernica, en tanto, asegura no pertenecer actualemente a ninguna agrupación política y contó que pasó durante algunas horas por la clínica cada día de internación porque Néstor y Cristina "recuperaron lo mejor que tuvimos históricamente los peronistas como partido".

La presidenta fue internada el lunes 7 de octubre tras un diagnóstico que le habían realizado el día anterior en Olivos, cuando los médicos informaron sobre una sensación de hormigueo y pérdida de fuerza en su brazo izquierdo.

El chequeo en Olivos se realizó luego de que el sábado 5 se internara en la Fundación Favaloro, donde le diagnosticaron la colección subdural crónica, ocasionada tras un golpe que había sufrido el 12 de agosto, y le prescribieran 30 días de reposo, aunque sin intervención quirúrgica.

La decisión de operarla se produjo el domingo, tras el chequeo en Olivos y luego de constatar una "sensación de hormigueo en el brazo izquierdo".

Desde el lunes pasado el vicepresidente, Amado Boudou, se encuentra al frente del Poder Ejecutivo y continuará en ese reemplazo mientras dure el reposo de la mandataria.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS