Escenario

Cine / Crítica de "Lavaperros": El señor de los cielos, en caída libre

Calificación: Muy Buena. Intérpretes: Christian Tappan, Anderson Ballesteros, Ulises Gonzalez y Jhon Alex Toro. Dirección: Carlos Moreno. Género: Policial. Emisión: Netflix.

Domingo 14 de Marzo de 2021

Un mafioso colombiano en decadencia es el protagonista de la comedia negra “Lavaperros”, un filme que evoca los relatos sobre los capos del narcotráfico y su vida de violencia, lujos y extravagancia. Esa imagen que la industria audiovisual reflejó en ficciones como “Narcos”, “Pablo Escobar, el patrón del mal”, “El señor de los cielos” o “El Chapo”, o en documentales como “Entre los verdaderos narcos”, “La Línea” o “Cuando conocí al Chapo”, es en algunos sentidos opuesta a la que describe el director caleño Carlos Moreno.

Lavaperros | Tráiler oficial | Netflix

El relato comienza con Don Oscar (Christian Tappan, “El señor de los cielos”, “Narcos”), que por razones que no se revelan, perdió el poder territorial que supo tener en su pequeña ciudad. A partir de su historia se abren varias subtramas que despiertan tanto interés como la del protagonista. Moreno reflejó la decadencia de Oscar y su mundo a través de su casa, una mansión pretenciosa y a medio construir en medio de un yuyal que su mujer, una voluptuosa exreina de belleza regional, quiere transformar en un parque al estilo de los palacios franceses.

Oscar se endeudó con otro narco en ascenso y a pesar de que tiene el dinero para pagar elige esconderse sabiendo que esos dólares son lo último que le queda. Paralelamente se desarrollan con mayor o menor brevedad las historias de su joven amante y su mujer; sus “lavaperros” o laderos, un soplón, su chofer, el mandadero -un fanático religioso- y su novia prostituta. También aparecen el jardinero, que será central en el desenlace, y los dos policías que reciben la orden de “mirar la casa” y que para pasar el tiempo se enfrentan en discusiones absurdas que continúan aún después de comenzar los títulos finales.

peli2.jpg

Moreno transforma el calor en un personaje más, inseparable de una narrativa atravesada por el agobio de un universo en el que cada integrante de ese pequeño clan parece intuír que va directo al abismo a medida que Oscar muestra su ineficiencia para conducirlo. El cineasta describe con cuidado cada personaje, el ambiente y la atmósfera del filme, mientras exacerba los pequeños dramas para transformarlos en ironías, pero también hace foco sobre el aspecto social al mostrar el tipo de relación que une a todos los personajes, basada en una dependencia forzada por la pobreza o la necesidad. El director, conocido en Argentina luego de que dos de sus películas, “Perro come perro” y “Todos tus muertos”, participaran en sendas ediciones del Festival de Mar del Plata, despliega la trama como una matrioshka y, como tal, deja para la escena final al más pequeño y vulnerable de los personajes.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS