Edición Impresa

Atacaron con ácido al director del legendario ballet ruso Bolshoi

Serguei Filin, de 42 años, sufrió serias lesiones en la cara y en el cuello. Podría perder la vista. Sería una venganza por la selección de bailarines.

Sábado 19 de Enero de 2013

Un desconocido lanzó ácido al bailarín y coreógrafo Serguei Filin, director de la legendaria compañía de ballet del teatro Bolshoi, en Moscú, quien resultó con lesiones serias en la cabeza y en el cuello. Los médicos luchan por salvar la vista al artista de 42 años, se precisó ayer.

El agresor, que iba enmascarado y con una capucha, atacó a Filin delante de su vivienda en la tarde de anteayer. Le lanzó el ácido a la cara, según dijo la policía, y después huyó. El mundo del ballet se ha mostrado consternado con este ataque a quien dirige una de las compañías de danza clásica más prestigiosas y grandes del mundo.

"Estoy consternado por este acto bárbaro, que no debería ocurrir en una sociedad cívica" dijo el coreógrafo español Nacho Duato, que dirige el ballet de San Petersburgo.

De forma similar se manifestó el coreógrafo John Neumeier, director de la compañía de ballet de Hamburgo, que dijo a la agencia alemana de noticias DPA: "Un ataque así en el mundo del ballet, que se basa en la armonía y la belleza, me conmociona y para mí es inimaginable que alguien sea capaz de hacer eso".

"Yo ya viví abismos en el Bolshoi", dijo la que fuera bailarina de la compañía Anastassiya Volotshkowa. El mundo del ballet es "despiadado".

El cargo de Filin está considerado uno de los más influyentes dentro del mundo de la danza clásica y por ello es también uno de los más codiciados. El bailarín, nacido en Moscú, está considerado como uno de los mejores del mundo. "He pedido al fiscal general Yuri Tshaika que asuma el caso personalmente. El ataque a Serguei Filin es un crimen horrible", dijo el ministro de Cultura ruso, Vladimir Medinski.

"Desde que asumió su posición, Serguei recibía amenazas constantemente", dijo la portavoz del teatro Katya Novikova. El bailarín, padre de familia, era muy envidiado. Además, él decidía sobre qué bailarín era la primera figura y los demás puestos en la coreografía, lo que conducía a conflictos dentro de la compañía. "Nunca pensamos que la guerra por los puestos (dentro del ballet), alcanzaría esos niveles", agregó.

Los compañeros de Filin indicaron que los últimos tiempos también fue hackeada su página de internet, donde se colgaron insultos. Además, le tajearon las cubiertas de su coche.

El artista dijo que al advertir el ataque trató de escapar, pero el desconocido lo persiguió y le arrojó el ácido.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS