Edición Impresa

Al queridísimo Galeano

Un sentimiento de libertad y de lucha que nos acompañaba allá en nuestra juventud tenía un embrión muy similar en muchos de los que abrazamos la idea de una Latinoamerica más justa y soberana.

Martes 21 de Abril de 2015

Un sentimiento de libertad y de lucha que nos acompañaba allá en nuestra juventud tenía un embrión muy similar en muchos de los que abrazamos la idea de una Latinoamerica más justa y soberana. Ese embrión de rebeldía y de fortaleza mucho tenía que ver con el queridísimo Eduardo Galeano. Había un antes y un después en muchos de mi generación luego de leer las "Venas abiertas de América Latina". Era entender muchas cosas, era ver nuestro querido suelo pisoteado por el poder omnímodo de los injustos. Hoy, querido maestro, te nos fuiste pero como los grandes como vos nunca se van del todo, quedás grabado en nuestros cuerpos, en nuestras almas, en el corazón. Nuestro pesar será menor a nuestra alegría de que te hayas cruzado en nuestras vidas, que te sigamos cruzando constantemente, y con nuestros hijos y con muchas generaciones que vendrán. Siempre estarás, te ganaste el lugar con tu sabiduría y con tu humildad. "Murió un inmortal" dicen muchos con mucho sentimiento en estos días y realmente es así, tu enorme obra es haber puesto en palabras el pensamiento de muchos que queremos que alguna vez ya no sigan abiertas esas venas en América Latina. Hay mucho por hacer y vos hiciste un montón, nos diste palabras, nos acompañaste, fuiste uno mas de nosotros. Quisiste una América libre, justa, solidaria, y en eso estamos compañero, nunca perdiendo las utopías que como vos bien decías es seguir caminando, buscando la verdadera libertad de los pueblos.

Ramón Verón

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario