Economía

La reglas monetarias del gobierno para contener al tasa y el tipo de cambio

El gobierno tiene dos reglas monetarias, la primera es tener una tasa de interés positiva frente a la inflación, la segunda es tener tipo de cambio flotante.

Domingo 05 de Noviembre de 2017

El gobierno sube la tasa para contener la inflación y la suba del dólar. El gradualismo se utiliza para congelar problemas del pasado. Si no se ponen las pilas, cuidado con el tipo de cambio.

El gobierno tiene dos reglas monetarias, la primera es tener una tasa de interés positiva frente a la inflación, la segunda es tener tipo de cambio flotante.

La tasa de interés es llamativamente muy positiva frente a la inflación, las letras del Banco Central, llamadas popularmente Lebac, rentan el 28,5 por ciento anual, una tasa que es un 4,4 por ciento positiva frente a la inflación pasada, y un 10 por ciento más alta que la inflación por venir.

Al pagar semejante premio por mantener tus inversiones en pesos, se genera una menor demanda de dólares, lo que hace que el tipo de cambio muestre variaciones de precio inferiores a la inflación y a la tasa de interés.

En los últimos 12 meses la inflación fue del 24,1 por ciento y el dólar solo subió el 16,5 por ciento anual. Claramente nuestra economía es muy cara en dólares, ya que el precio de los productos creció un 7,6 por ciento en dólares.

Si medimos la tasa de interés de los últimos 12 meses, podríamos decir que se obtuvo un rendimiento medio del 26,5 por ciento anual, esto implica que la tasa en dólares fue del 10 por ciento anual.

Con este razonamiento no nos debería llamar la atención que las propiedades, cuyos costos son en pesos, suban en términos de dólares, al igual que el resto de los activos en nuestra economía.

La segunda regla del Banco Central, es tener un tipo de cambio flotante, esto implica que, si en algún momento el país deja de recibir financiamiento externo, el gobierno no sacrificara sus reservas, que en los últimos meses se ubican en torno de los u$s 50.000 millones, procederá a soltar el tipo de cambio, lo que implicaría una devaluación del signo monetario.

Para reafirmar la regla de generar incentivos a inversiones en pesos, y desincentivos a inversiones en dólares, el gobierno creó un impuesto a la renta financiera, en donde a tasa a aplicar a inversiones en pesos es del 5 por ciento, y del 15 por ciento para inversiones en dólares. Claramente el gobierno trata de conducir los ahorras hacia los pesos en detrimento de los dólares.

La contracara del mercado

En lo últimos días hemos escuchado hablar de la traición de Cambiemos, el gobierno llamó a un blanqueo de capitales y se blanquearon u$s 116.800 millones, el gobierno cambio las reglas de juego y pasó a gravar la renta financiera, cuando este mismo gobierno un año atrás, y con el proyecto de renta financiera en manos de la oposición descalificó esa posibilidad.

Los inversores ingresaron dólares como un animal ingresa al zoológico, y una vez adentro los cazaron con la renta financiera. Esto quita credibilidad al gobierno, al país y a la posibilidad de mayores inversiones a futuro.

El presidente ha dado lineamientos muy claros de mediano y largo plazo, para conducir al país hacia una gestión más ordenada y transparente de la economía, donde los ingresos deben ser más elevados que los gastos, debemos endeudarnos menos y ser más productivos. Discurso que compartimos y aplaudimos de pie.

Sin embargo, culminado dicho discurso, se suben impuestos internos que afectan a las economías regionales de Mendoza y San Juan, se baja arbitrariamente el precio del etanol generando problemas en las economías de Córdoba y Tucumán, es muy posible que vuelva a subir el combustible, la energía eléctrica y el gas lo que sacará de mercado a las pymes electrointensivas, deje menos dinero al consumo y muchos comercios vean disminuir sus ventas, y tendrán que rearmar sus estructuras.

Conclusión

1 Muchos inversores agobiados por la carga tributaria están volviendo al viejo amor, comprar dólares y guardarlo en caja de seguridad. También compran propiedades. Los que blanquearon quedaron expuestos a nuevos impuestos, y los que presagiaban que el ingreso al blanqueo era una trampa volvieron a quedar como los héroes del mercado.

2 Las lebac, con impuesto del 5 por ciento de renta financiera a futuro es el mejor negocio del mercado financiero te pagan el 28,5 por ciento anual, y a futuro estará a niveles más altos ya que el mercado querrá cobrarse el tributo que impondrá el Estado.

3 El gobierno tiene tipo de cambio flotante, y no entregará los u$s 50.000 millones de reservas, si algún problema externo sobreviene, o no se cumplen las metas fiscales, es probable un tipo de cambio más elevado, para ello comprar dólar futuro es una buena opción, quedas invertido en Lebac y al mismo tiempo comprado en dólares.

4 El gobierno no debería soslayar la devaluación del real, y un escenario internacional de tasas en suba. Si Argentina no logra las metas fiscales y el mundo se complica, el ingreso de capitales disminuirá y el tipo de cambio ajustará a la suba. El gradualismo se transformó en la palabra más apropiada para comprar tiempo y congelar los problemas del pasado, si no bajamos el déficit fiscal, la inflación y la tasa de interés, el final es por todos conocidos, a ponerse las pilas.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario