Economía

La inflación oficial en 2008 fue 7,2 por ciento, un tercio de los cálculos privados

La inflación oficial de 2008 fue de 7,2 por ciento en 2008, luego de que en diciembre el índice de precios al consumidor (IPC) registrara una suba de 0,3 por ciento, según informó ayer el Instituto Nacional de Estadística y Censos (Indec). En tanto, según las cifras oficiales, los precios mayoristas aumentaron 9 por ciento en todo 2008, tras caer 0,1 por ciento en diciembre.

Miércoles 14 de Enero de 2009

La inflación oficial de 2008 fue de 7,2 por ciento en 2008, luego de que en diciembre el índice de precios al consumidor (IPC) registrara una suba de 0,3 por ciento, según informó ayer el Instituto Nacional de Estadística y Censos (Indec). En tanto, según las cifras oficiales —que siguen siendo cuestionadas incluso por los propios trabajadores del organismo estadístico— los precios mayoristas aumentaron 9 por ciento en todo 2008, tras caer 0,1 por ciento en diciembre.

A su vez, el costo de la construcción subió 14,3 por ciento a lo largo de 2008, un indicador que según el Indec se mantuvo sin cambios durante diciembre.

Con el aumento de 0,3 por ciento en diciembre la información oficial muestra una desaceleración de la inflación durante el último bimestre del año, generada a partir de un menor ritmo de actividad económica producto de los coletazos de la crisis internacional. "La evolución de los precios en el último trimestre de 2008 se parece más a los datos del Indec, a diferencia de lo que ocurría en la primera mitad del año", puntualizaron los empresarios supermercadistas de Rosario (ver aparte).

Un tercio más baja. Por otra parte, la inflación anual publicada por el Indec responde exactamente a las previsones del presupuesto del año pasado, aunque es al menos un tercio de las proyecciones que realizaron estudios privados.

Esta diferencia, entre otras cuestiones, afecta directamente a los bonos de deuda argentinos que se ajustan por inflación y fue uno de los motivos de la caída de los precios de estos papeles.

La suba de precios fue uno de los problemas centrales de la economía hasta el inicio del último trimestre y por entonces existían estudios privados que la situaban cerca del 30 por ciento. Sin embargo, en octubre en sintonía con la explosión de la crisis financiera internacional, se produjo un freno en la actividad económica y esto provocó una merma en los niveles de consumo de las familias que apaciguó la presión sobre los precios.

Así se pasó de una economía recalentada por un exceso de demanda a un escenario donde la oferta empieza a superar los requerimientos de los consumidores.

Pese a las restricciones en la información publicada por el Indec, los rubros en los que se registraron los mayores aumentos fueron: educación con un alza estimada del 16 por ciento para 2008 y alquiler de vivienda, con un incremento de 15 por ciento.

En tanto, los de menores avances fueron: alimentos con una suba anualizada de 5,5 por ciento e indumentaria con incremento de 6,5 por ciento. A su vez, atención médica aumentó 10,1 por ciento; esparcimiento 9,8 por ciento y transporte 6,3 por ciento.

El registro del IPC de diciembre indica que las principales subas recayeron en indumentaria (1,4 por ciento); equipamiento y mantenimiento del hogar (0,7 por ciento), atención médica y gastos de salud 0,5 por ciento y esparcimiento 0,4 por ciento.

En tanto, se registraron descensos en los rubros educación (-0,2 por ciento) y transporte y comunicaciones (-0,1 por ciento).

La estadística desagregada mostró que las mayores alzas de diciembre correspondieron a darios y revistas (4,1 por ciento), ropa interior (2 por ciento), calzado (1,8 por ciento), bebidas no alcohólicas (1,7 por ciento) y turismo (1,5 por ciento).

Pobreza e indigencia. Con estos datos para el Indec los alimentos básicos se mantuvieron prácticamente sin cambios en 2008. Así se desprende del valor asignado a la canasta básica alimentaria (CBA), que para el organismo alcanzó a 444,04 pesos en diciembre para una familia tipo, apenas 0,42 por ciento por encima del valor con el que cerró 2007.

La CBA está compuesta por alimentos esenciales para la supervivencia de un grupo familiar integrado por un matrimonio y dos hijos durante un mes.

En tanto, para no caer en la pobreza, una familia tipo debió reunir en diciembre último 979,85 pesos según el Indec. Ese fue el valor que le asignó a la canasta básica total (CBT), que le suma a la CBA una serie de servicios mínimos y que según el Indec en todo 2008 subió apenas 2,58 por ciento.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS