Economía

La crisis golpea otra vez a la industria carrocera local

El sector, que fue uno de los más golpeados en los 90, asiste a una fuerte caída de la demanda. Trabaja al 20 por ciento. Peligran 1.500 empleos directos.

Sábado 28 de Julio de 2018

El pasado vuelve como una pesadilla para la industria carrocera rosarina. El sector fue uno de los más sacudidos por la desindustrialización de los 90, y resurgió años después tras un importante proceso de reconversión. Hoy está otra vez en una crisis dramática: trabaja al 20 por ciento de su capacidad y los 1.500 empleos directos que genera corren riesgo de perderse.

Representantes de las seis fábricas de carrocerías ubicadas en la región, que constituyen el principal polo productor del sector en el país, se reunieron de urgencia ayer en la sede la Unión Obrera Metalúrgica (UOM) con la conducción local del gremio y el ministro de Trabajo de la provincia, para analizar la crisis y acordar una estrategia conjunta para reclamar la ayuda del gobierno nacional.

"La situación es crítica, estamos reunidos con las cámaras carroceras porque la actividad cayó el 80 por ciento", explicó Antonio Donello, secretario general de la UOM Rosario, al término del encuentro.

El gremialista explicó que la importación y la recesión ponen en riesgo 3 mil puestos de trabajo, entre directos e indirectos, y señaló que buscan diseñar una acción conjunta con las empresas y el gobierno provincial para evitar que "pase lo mismo que en los 90".

Miguel Maestu, titular de la empresa Metalsur, explicó que las carroceras locales sufren este brusco parate desde hace tres meses, durante las cuales trataron de "sostener la situación", que ahora se volvió crítica.

La razón es que sus clientes, las empresas de transporte de corta, media y larga distancia, dejaron de demandar nuevas unidades, producto de la propia crisis que transitan. "La recesión y la competencia con el transporte aéreo subsidiado afectó a las empresas de transporte de pasajeros, que son nuestros principales clientes", señaló el empresario.

El gobierno nacional anunció esta semana una línea de créditos para renovar la flota de transporte. Pero los empresarios locales aclararon que ese programa de préstamos sólo alcanza a las empresas de transporte urbano. Y las fábricas de carrocerías destinadas a ese sector están en Buenos Aires. "Ese anuncio no nos llega a nosotros", enfatizó Maestu.

La incorporación de los rosarinos a ese programa, la gestión de Repros (subsidios salariales), la administración del comercio exterior, entre otras medidas, son las que pondrán sobre la mesa los representantes provinciales, el gremio y la cámara que agrupa a los carroceros (Caladi) en la mesa conjunta que aspiran a conformar con funcionarios del gobierno nacional, si es que son atendidos.

Dura historia

La industria carrocera fue un caso emblemático de la desindustrialización de los años 90, cuando se abrieron las puertas de las grandes compañías brasileñas. Fue un proceso dramático que terminó con la caída de las tres grandes firmas del sector. Con la recuperación de la industria, las empresas que pudieron reconvertirse sostuvieron un proceso de inversión y renovación.

"La importación afecta a nuestro sector hace 25 años, convivimos con la producción de Brasil que ocupa el 25 por ciento del mercado y nosotros defendemos el otro 50 por ciento", describió Maestu, quien resaltó que el sector "se reconvirtió y reinvirtió para ampliar la producción y mejorar el producto".

Presente en el encuentro estaba también el titular de la carrocera Rossi, quien recordó que el año pasado inauguró la nueva fábrica.

El mercado de las carroceras es de unas 800 unidades al año, que es aproximadamente el ritmo de recambio de la flota de transporte de pasajeros que atienden. Este sector renueva, por norma, periódicamente sus unidades, pero en el último tiempo ese proceso de ralentizó por la crisis.

Cordón en crisis

La situación de los carroceros se suma a un panorama desolador en el sector manufacturero de la región, con caída de empresas, suspensiones, despidos y conflictos en distintas localidades de la provincia. El ministro de Trabajo, Julio Genesini, recordó que la cantidad de despidos individuales en el primer semestre superó la de todo 2017 y que son 200 empresas las que están en procedimiento de crisis.

El panorama, señaló, es muy complejo para el segundo semestre y adelantó que gestionarán una ampliación de los Repro. "Es una herramienta eficaz pero en función de la realidad y comparativamente con otros años, la cantidad es exigua, creemos que muchas empresas van a pedir esos fondos", anticipó el funcionario.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario