Pandemia

El coronavirus se metió en los puertos del cordón industrial

Los gremios denunciaron que se registraron 12 casos en la empresa Cofco, de Timbúes, y uno en Bunge, de Puerto General San Martín.

Miércoles 29 de Julio de 2020

El coronavirus se metió en las compañías agroexportadoras del cordón industrial y generaron gran preocupación en la región, de donde provienen la mayoría de los operarios que desarrollan actividades en los puertos privados y que se contagiaron el virus.

   El secretario general del Sindicato de Obreros y Empleados Aceiteros (Soea) de San Lorenzo, Pablo Reguera, denunció ayer que se detectaron 11 nuevos casos de Covid-19 en la empresa Cofco, de Timbúes, además del que ya se había notificado el fin de semana, con un paciente que sería oriundo de Fray Luis Beltrán. También hay un caso en la aceitera Bunge, de Puerto General San Martín, que se confirmó días atrás.

   El tema llegó a las autoridades y ayer se desarrollaban intensas negociaciones en el Ministerio de Trabajo de la provincia para ver si los empleados volvían a sus actividades en ambas compañías. Por el momento, y según lo afirmó a La Capital el secretario de la CGT San Lorenzo, Jesús Monzón, las dos plantas hoy permanecerán cerradas y recibirán la inspección de las carteras provinciales de Salud y de Trabajo, además del gremio, para conocer la situación y activar protocolos de higiene y seguridad.

   Monzón manifestó además que la central confederada se puso a disposición del gremio aceitero ante la posibilidad de cualquier medida de fuerza que pueda lanzarse si no se activan los mecanismos necesarios para garantizar la salud de los operarios.

El fin de semana también se confirmó un contagiado de coronavirus en la empresa de envasado de aceites Renopack, cuya planta se encuentra en la zona oeste de San Lorenzo

Según la información que circuló ayer, entre los 11 casos positivos aparecen dos trabajadores de San Lorenzo, dos de Timbúes, dos de Beltrán, dos de Ricardone, uno de Oliveros, otro de Andino y el restante de Capitán Bermúdez.

   “Ante la aparición de un caso positivo los trabajadores de

Cofco nos pidieron la presencia del gremio, y tomaron la decisión de retirarse a las 20 del lunes para dejar todo organizado, porque entendían que el protocolo que estaba utilizando la empresa no era el suficiente. Ahora nos dimos cuenta de que tenían razón y este mismo lunes aparecieron 11 nuevos casos. Ellos (por la empresa) ya habían apartado a 21 personas”, reveló Reguera en declaraciones a la emisora LT8.

   “Si pensás que hay 12 casos, y en distintos sectores, es necesario que la provincia intervenga porque las compañías toman el tema privadamente. Nosotros nos enteramos de Cofco el sábado a última hora, y por eso nos hicimos presentes, porque sabemos cómo operan ellos. Desde el gremio dijimos que se retirara toda la gente. Bunge denunció al Ministerio de la Nación que estábamos haciendo medidas de fuerza, pero nosotros tenemos que salvaguardar la salud de nuestros compañeros. Nos tiene más que preocupados, vamos a tener que ver incluso nosotros si tenemos algún síntoma, porque también estuvimos allí”, advirtió Reguera.

   Los aceiteros hablaron con las autoridades de la provincia, y ayer los ministerios de Salud y de Trabajo se pusieron a disposición para hacer los correspondientes seguimientos. Hoy, tanto Cofco como Bunge estarán cerradas e inspeccionadas por ambas carteras. “Estamos preocupados porque son trabajadores de distintas localidades que llevan el virus a sus lugares de residencia”, dijo Reguera, quien afirmó que desde la empresa Cofco les confirmaron que paralizarían la totalidad de la planta para hacer la sanitización correspondiente. “Hay que extremar todos los cuidados, ya no tenemos más margen”, dijo el gremialista.

   En el caso de Bunge, también se realizaba ayer por videoconferencia una audiencia. En esta planta el problema estaría más acotado porque se trata de un caso confirmado y en un sector de no mucha circulación.

   Reguera señaló que son “Nación y provincia quienes deben hacerse cargo, porque son empresas multinacionales”. Además, destacó que también son las autoridades nacionales y provinciales las encargadas de decidir cómo continúa la situación.

   Fuentes del ministerio de Salud de la provincia aclararon que los casos que van apareciendo se publican en los partes epidemiológicos, que son por localidad, de modo que, si fueron realmente denunciados, aparecerían como positivos en cada lugar de residencia, ya que en las aceiteras trabajan operarios de distintos municipios y comunas de la región. No obstante, admitieron que el Ministerio se puso a disposición, junto con la cartera laboral, para hacer los seguimientos correspondientes, a partir del primer caso detectado en Cofco el sábado que pasó.

   Las mismas fuentes señalaron que los casos positivos son asintomáticos, que se hizo el relevamiento de los contactos de esos positivos y que son 100 las personas en aislamiento. La planta estará cerrada hasta el jueves.

   Desde la CGT San Lorenzo vienen pidiendo más participación del sector público en los testeos y el seguimiento de los casos, ya que las compañías contratan prestadoras del sector privado para realizar los test, y según los gremios, los tiempos de información no son los mismos.

   Monzón, por su parte, también manifestó su preocupación porque en la compañía de Timbúes los casos se dieron en sectores muy distintos, con lo que no hay lugar verdaderamente seguro. “Desde la CGT estamos convencidos de que no se puede cambiar salud por trabajo, y que las condiciones de salubridad tienen que estar totalmente garantizadas. Mañana (por hoy) se verá si se activan protocolos y vuelven las actividades de forma paulatina y escalonada, o si las plantas deberán permanecer cerradas”. Desde ya, Cofco permanecerá inactiva hasta el jueves.

   “Desde la CGT estamos a disposición del gremio si decide realizar alguna medida de fuerza”, remató Monzón en declaraciones a este diario.

Marcelo Castaños

El micro expulsado volvió a Calchines

El colectivo que debía retornar a Mendoza tras ser expulsado de Santa Rosa de Calchines por trasladar a un contingente con permisos laborales falsos retornó ayer a la localidad santafesina tras impedírsele el paso en un control de tránsito de San Francisco (Córdoba). Catorce trabajadores golondrina y dos choferes cumplirán la cuarentena en cabañas del pueblo, situado 40 kilómetros al norte de la ciudad de Santa Fe. La Justicia se encuentra investigando la responsabilidad del traslado de los pasajeros hacia Calchines, donde supuestamente iban a trabajar en la cosecha de frutillas.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS