Economia

Automotrices: otra rama industrial que se pone en marcha

El sector venía de dos años de crisis y lo agarró la pandemia. En abril tocó su piso. En septiembre tuvo su primer aumento interanual

Domingo 29 de Noviembre de 2020

La industria automotriz atravesó el pozo más profundo de la crisis generada por la pandemia y empieza a revertir la curva. Tras descender a los infiernos en abril, cuando la fabricación de autos se desmoronó 100% interanual, la producción registró en septiembre su primera suba interanual desde agosto de 2018 (hubo una excepción en enero de este año pero por razones estacionales). Con números positivos en términos de producción, ventas y patentamiento, la cadena de valor de la actividad es uno de los ejemplos más claros _y por su dimensión más sólidos_ del incipiente proceso de reactivación que empieza a mostrar el sector manufacturero en la Argentina.

La industria automotriz llegó al récord de producción en el año 2013, cuando fabricó casi 800 mil autos. Luego entró en un proceso de declive que se transformó en caída libre durante los últimos años del macrismo. En 2019 la contracción fue del 32%.

Sobre esa crisis, se descargó la pandemia y las plantas debieron parar por dos meses a raíz de la cuarentena. Esa es ahora una foto para el olvido. “La industria proyecta para 2021 una producción nacional de 440.000 unidades, casi 70% más de lo que se espera para el cierre de 2020”, dijo el presidente de la Asociación de Fábricas de Automotores (Adefa), Daniel Herrero, quien observó que “la pandemia fue una buena experiencia porque nos obligó a ponernos a las empresas, los trabajadores y al gobierno todos juntos en una mesa”.

Ese salto proyectado para el año próximo representa salir del magro piso de producción de 250 a 260 mil unidades que dejará como balance el 2020, tal como viene proyectando tanto Adefa como la consultora Abeceb.

En el caso de los patentamientos, el incremento interanual sería de poco más del 40% si se tiene en cuenta las proyecciones más optimistas para el cierre de este año que hablan de llegar a 330.000 ventas en las concesionarias.

La primera señal de respiro fue la que trajo el último Indice de Producción Industrial que elabora el Indec correspondiente a septiembre. Por primera vez en el año, la producción de vehículos automotores tuvo signo positivo interanual y creció 19,2%. En rigor, si se considera que la suba de enero de este año como una excepción estadística debido al momento elegido para las paradas de plantas, el repunte fue el primero desde agosto de 2018.

Ese mismo mes, los datos de Adefa mostraban que la cantidad de unidades producidas de automóviles aumentaba un 54,4% interanual, mientras que los utilitarios registraban un volumen similar a septiembre de 2019 (-0,3%).

En octubre, los números de la entidad fabril _aún no están los registros del Indec_ evidencian una nueva baja interanual de 9,8% en la producción total ( los automóviles crecen 29,6% y los utilitarios caen 27%). Pero esta situación, señaló Adefa, tiene connotaciones positivas. Esto es porque “la baja en la producción se debió a que algunas empresas han hecho adecuaciones en sus líneas de producción por el lanzamiento de nuevos modelos”.

“Tras los primeros meses de pandemia la recuperación de la cadena fue sorprendente”, dijo Raúl Amil, presidente de la Asociación de Fábricas Argentinas de Componentes (Afac), y calificó como “experiencia positiva de toda la cadena tirando junta que nos permitió volver a abrir las plantas”.

Una encuesta realizada este mes por la entidad corrobora estos números. A octubre último, no había empresas autopartistas con su producción paralizada y un 55% ya se encontraba produciendo a un nivel igual o mayor al que registraron durante el mismo período de 2019.

“Tras los primeros meses de pandemia la recuperación de la cadena fue sorprendente “Tras los primeros meses de pandemia la recuperación de la cadena fue sorprendente

Además, aunque el 37% de las empresas todavía afrontaba una caída en las ventas reales superior al 25%, un 22% informó ventas similares a las del mismo mes del año anterior, y otro 30% reportó ventas superiores con respecto a octubre de 2019.

“Ante la creciente reanudación de la actividad económica, están superando la situación dramática que tuvieron en los peores momentos de la pandemia, cuando en abril no se fabricó ningún vehículo”, detalló Afac.

Una vez superada la etapa más crítica en términos sanitarios, la cadena de valor de la industria automotriz fue la primera convocada por el gobierno nacional a la mesa de trabajo en el marco del Acuerdo Social Económico. “A partir de junio empezamos a trabajar muy intensamente con toda la cadena, con la doble consigna de equilibrar la balanza comercial de cada una de las terminales y poner un foco muy fuerte de exigencia en aumentar la integración de las autopartes en los modelos que se fabrican en el país”, dijo en una entrevista a LA CAPITAL, el secretario de Industria de la Nación, Ariel Schale. Dijo que la intención es “tratar de consagrar políticas públicas con leyes que permitan al sector automotor genera un marco de atracción de inversiones, de localización de nuevos modelos”.

En ese marco, las terminales ratificaron sus proyectos de inversiones por u$s 5.000 millones para 2021 en una reunión con el presidente Alberto Fernández y avanzaron con el gobierno en un proyecto de ley para promover el desarrollo de la actividad y declararlo estratégico para la producción.

Pocos días atrás la filial argentina de la empresa brasileña Moura anunció al ministro de Desarrollo Productivo, Matías Kulfas, que invertirá $450 millones en la instalación de una línea semiautomática para producir baterías medianas, para la que se generarán 50 nuevos puestos de trabajo.

"Las terminales ratificaron sus proyectos de inversiones por u$s 5.000 millones para 2021 "Las terminales ratificaron sus proyectos de inversiones por u$s 5.000 millones para 2021

“La apuesta de la empresa es la sustitución de importaciones, la generación de empleo y de divisas”, dijo su director ejecutivo, Roberto Pereira.

Nuevas estrategias

Justamente, esta crisis global obligó al sector a revisar las estrategias a futuro. “No sirve un proyecto sólo de ensamblaje, tiene que ser un proyecto con contenido regional de al menos 60%”, dijo Herrero, también presidente de Toyota. Y agregó: “No tenemos que pensar en el Mercosur como un mercado final sino como el trampolín para salir a otros mercados”.

Esta semana, el gobernador Omar Perotti participó del acto de apertura de la “Ronda Virtual Internacional de Negocios Autopartes – Brasil 2020”, organizado por el Ministerio de Relaciones Exteriores de la Nación, en conjunto con el Ministerio de la Producción de Santa Fe, y la Embajada Argentina en Brasil. “El objetivo de la provincia es crecer en exportaciones y acompañar cada una de sus empresas, ya que tenemos un sector autopartista de alta valía, que sabe buscar sus mercados, de haber adoptado calidad y estar permanentemente buscando nuevas opciones”, dijo el mandatario.

De ese encuentro participaron 20 empresas del sector autopartista santafesino. “Se encuentran distribuidas a lo largo de 11 localidades, pero principalmente en Rosario, Rafaela y Santa Fe”, dijo el secretario de Comercio Exterior de la provincia, Germán Burcher y destacó que se trata de “un sector de gran importancia” para la provincia dado que “Brasil es un destino fundamental en el intercambio comercial de autos y autopartes, y este sector es uno de los que mas valor agregado genera”.

Fortalecer el comercio exterior es clave para este eslabón de la cadena, como es el sector autopartista, ya que según los datos de Afac, el 83% asegura tener dificultades en la entrega de materias primas e insumos, y el 61% con el Sistema Integral de Monitoreo de Importaciones (Simi), mientras que el 57% declara tener problemas para acceder al Mercado Unico y Libre de Cambios.

Este relevamiento destaca además que el 74% de las autopartistas afirma que las materias primas aumentaron más que la inflación y que las exportaciones a Brasil cayeron en el 56% de los casos y a otros destinos el 48%.

El futuro

Con un cambio de tendencia que se consolida, los referentes de la cadena de valor automotriz empiezan a definir las estrategias de mediano y largo plazo. Allí ponen el foco en “inversiones en la especialización de autopartes, previsibilidad e integración regional”, tres puntales que se trazaron como objetivos en un encuentro del sector organizado por Automechanika. “Hay que fomentar las inversiones; hoy más que nunca tenemos que promover nuevas tecnologías que se están poniendo arriba del auto para no perder ese tren global de innovación que se vive”, dijo Herrero.

Desde Afac, plantean que “si no hay estímulos específicos para inversiones que vayan en línea con la especialización es muy difícil”. Por eso, “debe haber estímulo para que se radiquen inversiones y para tener un contenido nacional razonable”, afirmó Amil de Afac.

El dólar

Aunque la tensión del mercado cambiario fue una dura piedra en el zapato para el gobierno en medio de la crisis generada por la pandemia, no representa un impedimento para el despegue del sector. “La brecha cambiaria no es algo que se pueda decir que influya en los precios, porque la mayoría de las transacciones corre por el dólar oficial”, precisó Herrero.

En cambio, “en la medida que la brecha se agranda hay una demanda de vehículos por aprovechar una situación especial coyuntural, pero ninguna de las terminales toma una decisión de precios por la brecha”, aseguró al admitir que esa situación genera “una demanda irreal o especulativa”.

Como ejemplo citó que en la actualidad, la pick up Hilux, el modelo de Toyota que lidera su segmento desde hace catorce años, “está en su valor más barato por kilo de soja”, en una comparación ya tradicional para ese tipo de vehículo por el tipo de cliente.

En el caso puntual de esa automotriz, Herrero explicó que para 2021 la planta de Zárate fabricará 130.000 unidades, casi al límite de su producción.

Pero aguas abajo, la cadena está menos aceitada, por la menor escala de las empresas, en su mayoría son pymes, como es el caso de las autopartistas que requieren también un abordaje conjunto para que el despegue sea sólido.

El relevamiento de Afac muestra que entre las empresas socias las dificultades financieras son un punto crítico. “Si bien la tendencia avanza hacia la estabilización, se registraron importantes atrasos en rubros como impuestos (19% de empresas con atrasos), compromisos bancarios (11%), pagos a proveedores (11%)”, detalló Afac.

En tanto, con respecto al pago de salarios, un 4% de las empresas encuestadas no pudo pagarlos en octubre, contra el 6,9% registrado durante el relevamiento anterior.

“Ante la caída de los ingresos por ventas y los problemas en la cadena de pagos, las empresas demandan mayor acceso al crédito”, indicó la entidad. Detalló que el 52% aumentó su demanda de financiamiento, pero solo un 33% afirmó haber accedido al monto requerido.

“La industria automotriz y su cadena de valor es estratégica para la región”, dijo Herrero y el gobierno entendió que es la que puede traccionar más rápido al conjunto del sector manufacturero en una economía global donde prevalecerá una competencia muy agresiva que tras la pandemia no le dejará lugar a los tibios.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS