Cartas de lectores

La injusticia y tristeza de los médicos grandes

Domingo 03 de Marzo de 2019

El médico se jubila con 65 años de edad y 30 de aportes previsionales. Estos no pueden adelantarse, el médico que comienza su profesión a los 35 años, se jubilará a los 70 años; el que lo hace a los 45 años, se jubilará a los 75 años; y si fallece antes de los 70, la Caja se queda con todo lo aportado, y andá a cantarle a Magoya. Un galeno activo abona unos $10.000 mensuales; el jubilado percibe $17.000 con una obra social no superior. Comparando con los abogados, éstos con categoría "B" aportan $132.000 anuales y percibirán mensualmente $42.800; con $220.000 anuales perciben $ 64.200 mensuales; los ingenieros categoría 25, perciben $55.000 mensuales. Los aportes de los médicos provienen de sus peculios personales, diferentes de otros profesionales como abogados, pues sus clientes aportan en los juicios; los ingenieros, los clientes pagan 13% de los honorarios. Esta diferencia perjudica notablemente a los médicos y a todos los profesionales de la salud cuando se retiran. Las leyes las hacen los hombres, para mejorar y facilitar nuestras vidas, y no para tornarlas azarosas y tristes. Para completar el hostigamiento y castigo a los cumplidores, por jubilarse, deberán renunciar a ejercer la medicina; el Colegio propuso categoría "J" de jubilados "jodidos", para que puedan recetar, atender particulares y basta.

José A. Trop

Especialista en políticas para la vejez

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

script type="text/javascript"> window._taboola = window._taboola || []; _taboola.push({flush: true});