Cartas de lectores

Hacen falta más monumentos

Sobre la carta "Crítico con el Che", del pasado 18 de junio, firmada por Alfredo Kaminsky, estoy de acuerdo en la idea de erigir un monumento al doctor Maradona. Sin lugar a dudas sería un aporte más al turismo de nuestra querida Rosario.

Jueves 03 de Julio de 2008

Sobre la carta "Crítico con el Che", del pasado 18 de junio, firmada por Alfredo Kaminsky, estoy de acuerdo en la idea de erigir un monumento al doctor Maradona. Sin lugar a dudas sería un aporte más al turismo de nuestra querida Rosario. Pero estoy en desacuerdo con su opinión de que es injustificado levantar un monumento al Che y a la vez en descalificar el pensamiento que lo glorificó. La cantidad de personas reunidas el día de la inauguración testimonian y juzgan el pensamiento de ese rosarino. Es natural que en nuestra época existan personas que puedan criticarlo por sus ideales, pero no por sus ambiciones de riqueza, ambiciones como las que hay en infinidades de políticos y otras yerbas que proliferan en el planeta. En la apreciación en cuanto a que Ernesto Guevara no debería ser merecedor de un monumento, porque no comprometió su vida por mejorar las injusticias en la ciudad, provincia y país, que ojalá que otros personajes que nada tuvieron con nuestra ciudad y provincia, pero son de importantes dimensiones, pudieran también tener sus monumentos: Espartaco, Mahatma Gandhi, Martin Luther King, Lumumba, etcétera, que con armas o sin ellas, lucharon. Nuestro máximo prócer, San Martín en todas sus batallas liberadoras siempre usó el sable, según lo testimonian todos sus monumentos. Valorando la iniciativa en la concreción de un monumento a Laureano Maradona aliento el compromiso de su parte de recolectar llaves para tal finalidad. En cuanto a otras personas, contrarias totalmente a los ideales del Che, y a la vez también a los de Laureano, les sugiero que realicen también sus monumentos a los líderes de sus formas de pensar. Podrían ser Fulgencio Batista, Anastasio Somoza, Martínez de Hoz, Pinochet, Cavallo o bien elegir entre los centenares de gobernantes políticos o militares de este u otro país que con su afán de riqueza destruyeron y destruyen todo, pero es de tener en cuenta que la estatua elegida debe ser colocada acostada boca abajo, si no sería un fracaso.

Aurelio Puccini,

LC 6.008.849

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario