historia

El histórico Exodo Jujeño

Martes 24 de Agosto de 2021

El 23 de agosto del 1812, el General Manuel Belgrano ordenó el Exodo Jujeño hacia Tucumán, es decir que los pobladores debían abandonar sus viviendas y destruir todo aquello que pudiera abastecer a los adversarios realistas. Los pobladores iniciaron la marcha en carretas, a lomo de burros, a pie, también quemaron sus cosechas y sus casas. La consigna fue dejar “tierra arrasada”. El pequeño Ejército del Norte a su mando ayudó en esta tarea. Belgrano sabía que el invasor contaba con 3.000 hombres armados. Los jujeños, hombres, mujeres y niños, con dolor dejaron sus hogares, caminaron 250 kilómetros en 15 días con enormes vicisitudes. Una minoría de las clases altas, no obedecieron, se escondieron o decidieron huir. Cuando llegaron a Tucumán reforzaron el Ejército con la ayuda de las autoridades, con voluntarios tucumanos, riojanos, catamarqueños y santiagueños, armados con lanzas y chuzas, a caballo y a pie, entre los montes. Belgrano presentó batalla en Tucumán y venció a los realistas el 24 de septiembre. Dos días después organizó una procesión en agradecimiento a la Virgen de la Merced y depositó su bastón de mando a los pies de la Virgen declarándola Patrona de su Ejército. Arengó a su valiente tropa y persiguió a los realistas que venció por segunda vez, en la Batalla de Salta el 20 de febrero de 1813. Los realistas huyeron. Luego de este triunfo el pueblo de Jujuy pudo volver a sus tierras, agradecidos por aquella decisión de Belgrano, por la acción heroica y la ferviente participación de los soldados para liberar sus tierras invadidas.

Luis Angel Maggi

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario