Información Gral
Lunes 21 de Noviembre de 2016

Paraguay se preocupa por los controles argentinos

Asunción expresó su "inquietud" por las medidas que Argentina prepara para reforzar la seguridad en las fronteras

El gobierno paraguayo hizo pública su "inquietud y preocupación" por las medidas que Argentina prepara para reforzar la seguridad en los controles fronterizos, informaron ayer medios locales.

El embajador paraguayo, Federico González, se reunió en la ciudad de Buenos Aires con el secretario de Derechos Humanos, Claudio Avruj, quien le explicó al diplomático los alcances de la medida en estudio. En el encuentro, Avruj le mencionó a González que "no existe animadversión alguna de parte de las autoridades argentinas hacia los colectivos migrantes".

El 6 noviembre pasado Avruj había considerado"necesario fortalecer los controles" a los migrantes porque, aseguró, en los últimos añosllegaron al país personas cuyos antecedentes delictivos no habían sido verificados.

"Hubo mucha gente que vino con antecedentes no chequeados, que no estaba debidamente en regla y la Argentina fue muy permisiva. Queremos que eso no siga pasando", dijo Avruj.

La preocupación expresada por el gobierno paraguayo se conoció días después que hicieran lo propio las representaciones diplomáticas de Bolivia y Perú en Argentina.

La discusión en torno a la eficacia de los controles fronterizos argentinos surgió luego de queel senador argentinoMiguel Angel Pichetto realizó polémicas declaraciones acerca de que el país"funcionó como ajuste social y delictivo" deBolivia y Perú. "El problema es que (el país) siempre funcionó como ajuste social de Bolivia y ajuste delictivo de Perú, país queresolvió su problema de seguridad y transfirió todo el esquema narcotraficante: las principales villas (asentamientos) de la Argentina están tomadas por peruanos. La Argentina incorpora toda esta resaca", opinó Pichetto, que preside el bloque de senadores del Frente Para la Victoria (FPV).

Tras estos dichos, el Instituto contra la Discriminación (Inadi) argentino decidió denunciar al senador, mientras que el cónsul boliviano en Buenos Aires, Ramiro Tapia, lo calificó de "xenófobo".

Comentarios