La Región
Viernes 31 de Marzo de 2017

La estrategia de la defensa del camionero que mató a un manifestante en San Lorenzo

Sergio Casas afirmó que el chofer "tenia problemas de alcoholismo y drogadicción" y responsabilizó a la empresa de transporte que lo contrató como chofer y al gobierno por no controlar las rutas.

El abogado Sergio Casas, defensor del joven camionero detenido tras atropellar y matar a un manifestante en un piquete en el acceso norte de la ciudad de San Lorenzo, dijo que su cliente "tenía antecedentes de alcoholismo y drogadicción" y destacó que actuó por "emoción violenta", y que podría declararse "inimputable".
Agregó que "se trata de una persona que debería estar internada, porque cuenta con problemas serios de alcohol y drogas. Además, en varias ocasiones estuvo en clínicas para recuperarse de sus adicciones, pero siempre abandonó el tratamiento".
En declaraciones a "El primero de la mañana", que se emite por La Ocho, el profesional sostuvo que "su adicción se convirtió en una bomba de tiempo que no fue detectada por la empresa que lo contrató. Se puede probar este padecimiento por el testimonio de la familia y las historias clínicas", acotó.
El letrado descartó "la premeditación" en la conducta de su defendido, porque tras bajarse y discutir con los manifestantes, "él prácticamente no podía manejar, y de hecho no se acuerda de nada de lo que pasó. Su conducta roza el artículo 34 del Código Penal, que tiene que ver con la inimputabilidad".
Finalmente, Casas se refirió a la demora de unas cuatro horas con la que se realizó el test de alcoholemia, que arrojó que el camionero poseía 1.16 gramos de alcohol en sangre, expresando que "al momento de producirse el hecho, posiblemente tenía un nivel mayor".

Comentarios