Recuperar la legitimidad de la escuela es recuperar el nivel de vida que daba el trabajo
Exclusivo suscriptores

"Recuperar la legitimidad de la escuela es recuperar el nivel de vida que daba el trabajo"

En su paso por Rosario, Mayra Arena habló sobre la pobreza y la relevancia de la educación como medida de rescate.
1 de julio 2022 · 00:07hs

Hace unos años Mayra Arena, una joven mujer que creció en una villa de Bahía Blanca, tuvo su instante de celebridad. Fue en una charla TED donde a partir de un relato ingenioso y chispeante fue capaz de analizar las incontables limitaciones simbólicas de la pobreza. Que están en el terreno de un vasto sentido común discriminativo. No ya en los estereotipos que desprecian con el agravio directo sino en otros más sutiles. “Es interesante que si alguien de clase media prospera en un emprendimiento los medios lo valoran como una excepción. Pero si el que lo logra viene de un barrio pobre es el ejemplo que cualquiera podría seguir”.

Una persona que no tuvo padre presente, que vivió en una casa precaria y que vivió privaciones hoy no para de dar charlas en ámbitos políticos, académicos o empresarios sobre los que derrama una mirada mordaz. En ese mundo que no suelen transitar marginales, ella tiene en la agudeza de su modo de hablar su contraseña. “Creo que lo que ahí me hace más producto de consumo es mi lenguaje. El villero que habla el lenguaje villero en Argentina es un extranjero. Yo crecí leyendo así que uso ese pasaporte que se me da y lo aprovecho”.

El proyecto de Carlos del Frade, buscaba declarar de utilidad pública y sujeto a expropiación al edificio ubicado en Córdoba, entre Callao y Rodríguez.

La Guido y Spano no se mueve: aprobaron la expropiación del inmueble donde funciona la escuela

Hay escuelas que han establecido protocolos para los chats, porque se habían convertido en un lugar donde los adultos dirimen otras cuestiones.

El chat de mamis: entre la utilidad y los malos usos

La nota tenía destino de otra sección. Pero constantemente en el diálogo brotaban, en torno de la pobreza, la dimensión errática, conflictiva de la educación, insustituible en un proceso político que rescate a millones de personas de una vida sin perspectivas. Mayra está a punto de graduarse en ciencia política en la Universidad de Tres de Febrero. “De chica me importaban las noticias porque todos los que salían eran mis vecinos, mis primos, mis padrastros, gente del barrio que iba en cana”, dice. “En la tele solo salía eso: el delito, el delincuente, qué hizo, a qué hora lo agarraron. Una cáscara que no cuenta más que la información policial un poco como cuando las trabajadoras sociales van a un rancho y anotan datos en una planilla. Pero otro registro periodístico de las personalidades en ese contexto y de cómo se desenvuelve allí la vida es importante para crear nociones de la diversidad de ese mundo y buscar soluciones”. La entrevista fue a raíz de la presentación en el ciclo Comunidad de Ideas, que convoca a analistas de distintas disciplinas para pensar la política, economía y la igualdad.

—Tenemos una pobreza estructural y masiva que explotó en 40 años. ¿Qué distingue a la pobreza de hoy?

—Primero decir que la pobreza urbana es muy distinta de la pobreza rural, donde todavía queda una subsistencia en base al cuidado de animales o de la agricultura y donde quizá no es tan común el hambre, aunque sí lo es la falta de acceso a la educación y a las políticas públicas. Los pobres urbanos de hoy tienen más acceso a ciertas políticas e incluso a la tecnología. Sin embargo las herramientas para salir de la pobreza no están disponibles. No hay una educación liberadora de los pobres ni una escuela que haga de salida, sino que por el contrario las y los docentes están forzados a nivelar para abajo y aceptar que hay chicos que no podrán ir todos los días. Por otra parte hay una contención estatal con la AUH (asignación universal por hijo) o con la garantía de ciertos derechos que sin embargo no sacan a la gente de la pobreza ni garantizan una manutención alimentaria básica. Es fuerte el contraste: tantas políticas se hacen por los pobres y cada vez tenemos más afirmados a los pobres.

—¿Es muy fuerte el contraste de los pobres de hoy en relación a los de la década del 70?

—Es una diferencia abismal, como lo es también muy distinta si tomamos a la primera generación de pobres con los pobres de quinta o sexta generación. En todo el universo de pobreza hay 20 millones de personas con una mitad de arriba que, a grandes rasgos, salen por su cuenta: lo único que necesitan es que les bajen la inflación, se estabilice la economía y no sentirse inseguros. Salen por su cuenta porque cuentan con un capital cultural y un objetivo de planificación de la vida congruente con la clase media.

—Es que la pobreza se movió también cualitativamente. Hoy son pobres personas que tienen trabajo formal y con hasta tercer nivel de educación.

—Son pobres de clase media y en esa pertenencia se dan distinciones. El de clase media que está bajo la línea de pobreza no se va a sentir pobre nunca. Siente que no tiene un mango, que es muy distinto a ser pobre, aunque no tenga un mango hace cinco años. La distancia se corta conceptualmente, es cuestión del ser, no del estar. Esa gente no diría que es pobre sino que está en la pobreza. Nunca van a decir “soy pobre”. La cultura es lo último que se pierde. Son de clase media. Son los que peor la están pasando anímicamente, no saben vivir en la pobreza, no saben vivir con pocos recursos. No quieren acceder al Estado y si accedieran no sabrían ni qué puerta golpear. Lo único que esperan es encontrar un lugar en el sistema que les permita asomar. Tienen objetivos de clase media: que sus hijos estudien y se reciban de algo, volver a ganar plata con un trabajo, volver a tener un auto. Tienen parámetros de clase media pero por recursos son pobres.

—Hay un debate reciente potenciado por lo que dijo Cristina Fernández hace dos semanas en YPF, que es el de oponer el plan social a un trabajo.

—Algunos peronistas lo venimos diciendo hace rato. A mí se me da una legitimidad como ex pobre pero la aprovecho y usaré mi ejemplo. Cuando era chica mi mamá accedía al Plan Más Vida que era el de las manzaneras de Chiche Duhalde. Si tu mamá se peleaba con la manzanera por cualquier cosa personal te borraban de la lista y no podías ir a buscar la leche o la zucoa o la sémola por un mes. No podemos aceptar que los derechos de algunos argentinos dependan de esa discrecionalidad. Eso es lo que ocurre con los planes sociales: los manejan líderes populares, seguramente con una construcción legítima de su espacio, pero las personas quedan a merced de individuos y no de mecanismos institucionales. Los derechos de los que viven bajo la línea de pobreza tienen que asegurarse de este modo. El ejemplo es la AUH, donde con solo tener tu DNI golpeas la puerta de la Ansés y recibís la asignación.

—Con el tema de los planes hay una dimensión potente y discriminatoria: “están muy cómodos con los planes y no quieren trabajar”.

—Claro, la fantasía de que la gente es boluda. Son boludos, o manejables, o ignorantes. Las personas toman decisiones en base a su conveniencia. Corramos de esta discusión cualquier moralidad. Si un sueldo está en 35 mil pesos y un plan social está en 20 mil pesos y le sumo unas changas que emparejan ese sueldo, termina siendo conveniente recibir un plan y trabajar informalmente. El problema es la penuria de los salarios: nadie rechaza un trabajo con un buen sueldo. Si los trabajos dieran movilidad económica la gente se pone a trabajar.

—También se mueve la pobreza en relación a las adhesiones políticas. Mecánicamente podemos pensar que antes las personas de clases más bajas votaban a partidos o coaliciones que representaban a os sectores populares. Hoy vemos que eso cambió.

—Lo que ocurrió con los movimientos sociales es que los que obtienen el derecho a obtener el plan social son quienes militan. Algo que para mí es éticamente inadmisible. Eso genera una reacción fuerte en quienes no se acercan a esos movimientos. La derecha que nace en esos barrios es mucho más fuerte que la de otros porque se ve de cerca la injusticia. “Yo no voy a caerle simpático al líder para tener algo”. Eso produce el extremo opuesto, violento y antipolítico. Me preocupa ese manejo y creo que es un peligro para el peronismo y para la democracia.

—La movilidad social juvenil, sobre todo en la que antes el sistema educativo jugaba un rol, se terminó. ¿Qué lugar tiene la educación?

—La educación ofrece una movilidad sociocultural. Se traduce en que quienes nacen en una familia que tiene en la educación y el trabajo un valor lo incorporan aunque no les de rentabilidad económica. Y los pobres de quinta o sexta generación, que se guían en base al hoy y no a una planificación de futuro, ven la realidad: la educación para esos sectores es una pérdida de tiempo. Todo está por hacerse. Recuperar la legitimidad de la escuela es recuperar el nivel de vida que daba el trabajo. Ser trabajador tiene que ser sinónimo de vivir bien. Trabajar para ser explotado o vivir en la miseria es algo que algunos latinoamericanos toleran pero los argentinos no. Cuando se dice “están buscando gente y no va nadie” hay que ver por qué sueldo. Hoy un pibe no sale a laburar por menos de 90 lucas. Hay una demanda laborar creciente que exige cada vez más formación, pero también pertenecer a otros círculos. En determinadas oficinas buscan a una persona para atender el teléfono pero piden requisitos de formación alta. En ese caso el mensaje es “estos requisitos que no van a ser necesarios para el trabajo pero los pedimos porque no queremos contratar a un pobre”.

74110526.jpg
“El hecho de que la escuela termine siendo el lugar de contención demuestra cuán desbordado está todo, porque no tiene esa función”, señala Arena.

“El hecho de que la escuela termine siendo el lugar de contención demuestra cuán desbordado está todo, porque no tiene esa función”, señala Arena.

—Muchos chicos sienten, como dice Ricardo Sidicaro, que el bagaje de lo aprendido en la escuela no sirve para la vida.

—No solo hay una escuela que no te prepara para el mercado laboral sino que es una escuela del pasado. Voy a ser autorreferencial. Cuando iba a segundo grado la maestra nos decía “seguro a la noche a ustedes sus papás le cuentan un cuento”. Pero mi mamá no sabía leer. Y papá no tengo. Eso hizo que pensara “la maestra es tonta”, que no tenía contacto con la vida real. Hay una pérdida de legitimidad ahí. Yo iba a una escuela de no pobres que fue radical para entender después mi movilidad socioeconómica. En primer grado iba a una de pobres de la villa pero me echaron. Después fui a esta otra escuela a 30 cuadras de mi casa. La distancia simbólica era enorme. Si me peleaba con alguien no me devolvían la pelea sino que le decían a la maestra. Había un sistema de respeto a la jerarquía que sacaba el conflicto de lugar, que en mi experiencia previa no existía. La escuela no registraba mi caso de que papá no existe y mamá no sabe leer. Eso más o menos es la escuela, una escuela que desconoce la realidad. Las docentes que van a escuelas pobres terminan nivelando para abajo porque son comprensivas y saben que no pueden exigir lo que se exige a un chico no pobre. Pero se termina aceptando que ese chico no va a vivir mejor.

—Qué paradoja, en escuelas populares los docentes hacen un esfuerzo personal enorme.

  —Por supuesto. El hecho de que la escuela termine siendo el lugar de contención demuestra cuán desbordado está todo porque no tiene esa función. Tuvimos una escuela pública de calidad. En determinado momento la privada era asumida como el lugar para los hijos de los vagos, para los que no querían estudiar e iban a un lugar más fácil. Como la clase media no es boba si hay algo público de calidad lo toma. Las clases más pudientes en la Argentina van a la universidad pública porque ahí está la excelencia. Si logramos una escuela pública de esa calidad, clases más acomodadas volverán a ella y lo que ocurre entonces es que las diversas clases conviven. Y cuando eso pasa no ocurre lo que pasa hoy: que los pobres, los villeros, los marginados directamente hablan otro idioma. ¿La escuela los interpela en ese idioma? Depende mucho del docente o del directivo. Lo cual es discrecional y no institucional. Los docentes no tienen por qué ser héroes.

—En barrios marginales o empobrecidos es más frecuente para los jóvenes que la vida material y emocional se canalice en una economía delictiva. Esos chicos son los clientes principales del sistema penal. ¿Cómo analizas la relación entre jóvenes pobres y delito?

—Una posibilidad de volcarse al delito es por la necesidad. Eso es lo que menos me preocupa, porque con tomar decisiones económicas adecuadas se puede evitar que alguien que no goza o no quiere ser criminal esté en ese terreno sino que lo hace como salida económica. Ahí la cuestión es recuperar con actividad y salario digno. Después está la pertenencia a alguna banda donde está jugado algo de la identidad. En un momento en las clases medias estaba ser flogger, o ser emo, o ser de una banda de rock. Ahí se producen con eso identificaciones políticas o culturales. Muchas veces meterse en una banda lo es para pertenecer y significar a través del grupo. En todas las clases sociales hay lugar para el resentimiento o capacidad de hacer daño. En este campo están los que eligen el delito para hacer daño. Son los que tienen este camino como opción y salen de la cárcel y vuelven al delito. Son una minoría pero está la decisión y acá no hay Estado ni familia que transforme esta realidad. Es una buena noticia que la mayoría de los que están en este campo no se volcarían al delito si la situación económica fuera otra. Con los números de pobreza que tenemos la Argentina debería estar estallada y no lo está.

—¿En qué lo notás?

—En el AMBA (Area Metropolitana de Buenos Aires) se ven pibitos nuevos que no están preparados para ejercer una delictividad peligrosa. Creo que la criminalidad está en la Argentina sobreestimada. Es más como elección menos deseada por segmentos importantes que la ejercen, que una vía de escape. No es un discurso romántico, soy cero progre en esto, soy muy antichorro. Pero de estos últimos. Y para entender qué actores se están moviendo tras los actos criminales necesitamos una Justicia más humana. Jueces y fiscales que se sienten a hablar con personas que en general son varones porque salen a buscar el mango como proveedores. Pero las acciones de la pobreza siempre se miden con distinta vara. Hay selectividad en las expectativas. Si alguien de clase media prospera en un emprendimiento los medios lo valoran como una excepción. Ahora, si el que lo logra viene de un barrio pobre se lo coloca como el ejemplo que todos podrían seguir. Cuando alguien de clase media se hace rico se considera que triunfó pese a las circunstancias. Cuando los pobres salen de la pobreza es una legitimación del sistema: si vos saliste es porque se puede.

—Sos una pobre que prosperó y sos admitida, te invitan a seminarios, vendrías a ser la imagen viva de ese ejemplo que das. ¿Cómo lo vivís?

—Creo que lo que más me hace producto de consumo es mi lenguaje. El villero que habla el lenguaje villero es un extranjero. Un venezolano es más parecido a un argentino que un villero porque, se piensa, "habla un idioma que yo entiendo". Es una nueva desventaja. Hoy la cultura villera tiene mucha influencia centroamericana. En la cumbia villera se escuchan muchas expresiones centroamericanas. En esta extranjerización de la pobreza hay una comodidad que tiene la política: los pobres están aparte en sus barrios, van a sus escuelas, si en algún lugar te los cruzás es en un semáforo para que te limpien un vidrio. Pero no en el mismo restaurante. Si los vemos en una marcha en el centro por sus reivindicaciones la idea es que alguien los trajo de algún lado. Mientras no crucemos a los pobres está todo bien. Los municipios o la política tienen con eso la chance de no ocuparse de la misma manera de esos ciudadanos.

Recibí gratis el newsletter de La Capital

Ver comentarios

Las más leídas

Misteriosa desaparición de un gendarme que iba a Roldán a ver a sus hijos

Misteriosa desaparición de un gendarme que iba a Roldán a ver a sus hijos

Pérez Tica, el pibe que quedó libre a los 11 y a los 15 volvió a intentarlo

Pérez Tica, el pibe que quedó libre a los 11 y a los 15 volvió a intentarlo

Villa G. Gálvez: lo bajaron de un auto y lo ejecutaron en un descampado

Villa G. Gálvez: lo bajaron de un auto y lo ejecutaron en un descampado

Edición impresa

viernes 29 de julio de 2022

tapa.jpg

La profesora de danzas baleada superó una nueva cirugía y se encuentra estable

La profesora de 32 años, atacada a balazos junto a su madre el pasado sábado, fue sometida a una operación para reparar el fémur destrozado por un tiro

La profesora de danzas baleada superó una nueva cirugía y se encuentra estable
Pagá o te zarpamos la familia: dos imputados por extorsionar y balear un supermercado
Policiales

"Pagá o te zarpamos la familia": dos imputados por extorsionar y balear un supermercado

Política

Massa: "El miércoles anunciaremos un conjunto de medidas"

Gendarme desaparecido: ponen la lupa sobre manchas de sangre halladas en su auto
La Región

Gendarme desaparecido: ponen la lupa sobre manchas de sangre halladas en su auto

Paro docente: Amsafé decidió medidas de fuerza por 48 horas para las próximas dos semanas
La Ciudad

Paro docente: Amsafé decidió medidas de fuerza por 48 horas para las próximas dos semanas

Las calles del barrio Santa Lucía ahora tienen nombres de mujeres que hicieron historia
La Ciudad

Las calles del barrio Santa Lucía ahora tienen nombres de mujeres que hicieron historia

Dejanos tu comentario
Las más leídas
Misteriosa desaparición de un gendarme que iba a Roldán a ver a sus hijos

Misteriosa desaparición de un gendarme que iba a Roldán a ver a sus hijos

Pérez Tica, el pibe que quedó libre a los 11 y a los 15 volvió a intentarlo

Pérez Tica, el pibe que quedó libre a los 11 y a los 15 volvió a intentarlo

Villa G. Gálvez: lo bajaron de un auto y lo ejecutaron en un descampado

Villa G. Gálvez: lo bajaron de un auto y lo ejecutaron en un descampado

Sergio Massa será el superministro de Economía de la Nación

Sergio Massa será el superministro de Economía de la Nación

Ataque de furia: quedó demorado tras amenazar y golpear a un funcionario

Ataque de furia: quedó demorado tras amenazar y golpear a un funcionario

Lo más importante
La profesora de danzas baleada superó una nueva cirugía y se encuentra estable
Policiales

La profesora de danzas baleada superó una nueva cirugía y se encuentra estable

Pagá o te zarpamos la familia: dos imputados por extorsionar y balear un supermercado

"Pagá o te zarpamos la familia": dos imputados por extorsionar y balear un supermercado

Massa: El miércoles anunciaremos un conjunto de medidas

Massa: "El miércoles anunciaremos un conjunto de medidas"

Gendarme desaparecido: ponen la lupa sobre manchas de sangre halladas en su auto

Gendarme desaparecido: ponen la lupa sobre manchas de sangre halladas en su auto

Ovación
Argentino se recuperó en Ensenada y venció a Cambaceres
Ovación

Argentino se recuperó en Ensenada y venció a Cambaceres

El gobernador de Entre Ríos, Gustavo Bordet, se solidarizó con Patronato por el despojo arbitral

El gobernador de Entre Ríos, Gustavo Bordet, se solidarizó con Patronato por el despojo arbitral

Daniel Passarella habló de su estado de salud y fue contundente

Daniel Passarella habló de su estado de salud y fue contundente

Carlos Tevez: Los rosarinos están locos por el clásico

Carlos Tevez: "Los rosarinos están locos por el clásico"

Policiales
Furor por Lali Espósito en Rosario: los fans acampan para el recital del domingo
LA CIUDAD

Furor por Lali Espósito en Rosario: los fans acampan para el recital del domingo

Murió un hombre que hace dos semanas había recibido nueve balazos en Fisherton
Policiales

Murió un hombre que hace dos semanas había recibido nueve balazos en Fisherton

Siniestro vial en zona sur: la encandiló el sol y chocó a un taxi en Italia y Seguí
LA CIUDAD

Siniestro vial en zona sur: la encandiló el sol y chocó a un taxi en Italia y Seguí

Empresarios del transporte advierten que sin un aumento de subsidios deberán reducir servicios
LA CIUDAD

Empresarios del transporte advierten que sin un aumento de subsidios deberán reducir servicios

En Rosario la facturación del sector privado subió un 17% en un año

Por Lucas Ameriso

La Ciudad

En Rosario la facturación del sector privado subió un 17% en un año

Advierten que la atención odontológica se puede resentir por falta de insumos

Por Claudio González

Ciudad

Advierten que la atención odontológica se puede resentir por falta de insumos

Destinan a clubes computadoras incautadas al juego clandestino
Ciudad

Destinan a clubes computadoras incautadas al juego clandestino

Se viene un clásico: la Semana Gastronómica regresa en agosto
La Ciudad

Se viene un clásico: la Semana Gastronómica regresa en agosto

Medidas de fuerza: Amsafé define cuándo y por cuántos días irá al paro
Ciudad

Medidas de fuerza: Amsafé define cuándo y por cuántos días irá al paro

Bocacha Orellano: piden 19 años para los policías y 17 para los patovicas

Por Martín Stoianovich

Policiales

Bocacha Orellano: piden 19 años para los policías y 17 para los patovicas

Marcó del Pont deja la Afip y la reemplazará un hombre de Cristina
POLÍTICA

Marcó del Pont deja la Afip y la reemplazará un hombre de Cristina

Silvina Batakis fue designada como presidenta del Banco Nación
POLÍTICA

Silvina Batakis fue designada como presidenta del Banco Nación

El perfil de Massa: de Diputados a una cartera económica fortalecida
Política

El perfil de Massa: de Diputados a una cartera económica fortalecida

Demora la puesta en marcha de un sistema de seguridad en el Hospital Regional Sur
La Ciudad

Demora la puesta en marcha de un sistema de seguridad en el Hospital Regional Sur

La profesora de danzas baleada muestra una lenta mejoría en su salud
Policiales

La profesora de danzas baleada muestra una lenta mejoría en su salud

La posesión de una casa, el eje de la investigación del homicidio de un albañil

Por Leo Graciarena

POLICIALES

La posesión de una casa, el eje de la investigación del homicidio de un albañil

Villa G. Gálvez: lo bajaron de un auto y lo ejecutaron en un descampado

Por Claudio Berón

POLICIALES

Villa G. Gálvez: lo bajaron de un auto y lo ejecutaron en un descampado

Un detenido en una entrega controlada por extorsiones a comerciante de zona norte
Policiales

Un detenido en una entrega controlada por extorsiones a comerciante de zona norte

Ataque de furia: quedó demorado tras amenazar y golpear a un funcionario
LA REGIÓN

Ataque de furia: quedó demorado tras amenazar y golpear a un funcionario

La sorpresiva posición del club Patronato sobre el partido con Barracas Central
Ovación

La sorpresiva posición del club Patronato sobre el partido con Barracas Central