Política

Plan Cóndor: militar brasileño criticó a colegas argentinos

Un ex ministro de la dictadura  brasileña dijo que su país no hubiera entregado detenidos al  régimen militar argentino si sabía que iban a ser asesinados en el  marco del Plan Cóndor...

Viernes 04 de Enero de 2008

San Pablo- Un ex ministro de la dictadura  brasileña dijo que su país no hubiera entregado detenidos al  régimen militar argentino si sabía que iban a ser asesinados en el  marco del Plan Cóndor, que coordinó la actividad represiva de  América del Sur en los 70 y 80.

Se trata del coronel retirado Jarbas Passarinho, quien dijo  que si hubiese sabido que una vez entregada a la Argentina la  persona iba a ser asesinada, “el gobierno no habría enviado a los  detenidos en Brasil”.

Passarinho, figura clave de la dictadura militar brasileña  (1964-1985), admitió al diario Folha de Sao Paulo la participación  de la dictadura brasileña en la Operación Cóndor, uno de cuyos  capítulos es seguido por la justicia italiana, que pidió la  prisión de 13 brasileños por la detención de dos argentinos en  Brasil a pedido de los represores argentinos en 1980.

Passarinho, según precisa la agencia de noticias ANSA, fue  ministro de Educación, de Trabajo y de Justicia de la dictadura  militar brasileña, además de ser el más poderoso senador del  Congreso títere que funcionaba durante el régimen de facto.

Passarinho, de 84 años, admitió la existencia del Plan Cóndor:  “Yo tenía información de que había una lista con nombres de  personas fichadas en sus países. Cuando estas personas querían  entrar a Brasil, era impedida y regresaba a su país de origen”.

“Nosotros deteníamos y mandábamos a la persona de vuelta a su  país, donde iba a ser juzgada. Eso no es delito. Defiendo al  gobierno porque conocí cómo actuaba y no por indicios como la  justicia italiana”, explicó el militar retirado.

En ese sentido, aclaró que la dictadura argentina “no pedía  para matar, sino para juzgar” y enfatizó, por contraposición, que  “los guerrilleros hacían tribunales y mataban al instante”.

Según el ex coronel, Brasil no podía hacer los trámites de  extradición como marca la ley “porque estaba en una guerra, una  guerra no declarada”, al recordar el Acta Institucional Número  Cinco (AI-5), mecanismo para reprimir opositores sin intervención  judicial.

“¿Esas personas fueron detenidas leyendo la Biblia? Vinieron a  Brasil como comunistas, como en Chile”, dijo al resaltar el asilo  otorgado por el presidente socialista de Chile Salvador Allende a  los brasileños Fernando Henrique Cardoso, mandatario entre 1994 y  2002, y José Serra, actual gobernador de San Pablo.

Por último, Passarinho dijo que los militares “más amargados  se preguntan si no era mejor haber entregado a los comunistas el  país en 1968, dado que corrieron peligro de muerte, ya que hubo  200 muertos de nuestro lado, y de eso no se habla nunca”.

“Yo tengo la conciencia tranquila, no tengo las manos  manchadas de sangre”, subrayó.
La justicia italiana acusó a 13 brasileños, seis de ellos aún  vivos, de haber participado en la desaparición de los activistas  argentinos de origen italiano Horacio Domingo Campiglia y Lorenzo  Ismael Viña, detenidos en los estados de Río de Janeiro y Río  Grande do Sul.

En forma clandestina fueron entregados a la dictadura  argentina, responsable por su tortura y asesinato, según la  acusación italiana. (Télam)

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario