Politica

Halcones y palomas en la interna de Juntos por el Cambio en Santa Fe

El sector de José Corral y López Molina salió a marcar diferencias con el ala dura de Angelini, en cuestiones como la vacunación contra el Covid y también con el discurso sobre la política económica

Jueves 03 de Junio de 2021

No, no todos son halcones en Juntos por el Cambio en Santa Fe. También con la idea de dar pelea por las candidaturas de cara a las elecciones de este año, el sector que encabezan el ex intendente de la capital provincial José Corral y el concejal rosarino Roy López Molina apuesta a un discurso más moderado y hasta colaborativo en algunos aspectos, por caso sobre el tema de la vacunación contra el Covid, hacia los gobiernos nacional y provincial.

Ya en modo electoral, Roy López Molina alerta sobre “campañas de prensa” de sus rivales internos en el PRO y advierte que el lenguaje de la Guerra Fría que importó un sector del partido no conecta con el humor social y solo le allana el camino al peronismo.

El vicepresidente del Concejo rosarino se mueve en tándem con el ex intendente de Santa Fe José Corral y se prepara para una batalla áspera en Juntos por el Cambio, en la que cada vez se suman más interesados. Incluso, ya empezaron a armar la gráfica de la que será una campaña atípica.

El plan es que López Molina sea candidato a diputado nacional y Corral a senador nacional, pero también observan que la cancha ya empezó a embarrarse. Esta semana, la cuenta de Twitter Cambiemos en Rosario, administrada por el sector de López Molina, compartió el posteo de un portal rosarino que asegura que el diputado nacional Federico Angelini —que lidera el sector mayoritario del partido— será candidato a senador nacional.

La autoimposición de una candidatura lo único que hace es contaminar el intento de unidad por el que estamos trabajando, además de que expresa debilidad de quien se autoimpone”, dijo el edil a La Capital.

Y agregó: “Esa supuesta candidatura tiene un problema conceptual enorme: difícilmente candidatos supuestamente nombrados a dedo en Buenos Aires puedan ser defensores del federalismo”.

https://twitter.com/CambiemosEnSF/status/1399815095182573568

Como vicepresidente nacional del PRO, Angelini tiene línea directa con la presidente del partido, Patricia Bullrich, y el fundador de la fuerza, Mauricio Macri. Es más: varios medios porteños dan por hecho que el antecesor de Alberto Fernández pretende que el diputado nacional se mude en diciembre al Senado.

No obstante, el camino está lejos de estar allanado: además de Corral, también podría anotarse en la competencia Maximilano Pullaro. El presidente del bloque radical en la Cámara de Diputados de la provincia y su grupo, el NEO, coquetean con la idea de jugar dentro de Juntos por el Cambio en la pelea por los cargos nacionales y dentro del Frente Progresista en las elecciones locales.

Además, para López Molina la línea dura que baja Bullrich y el grupo de dirigentes que orbita alrededor de la ex ministra es incorrecta para el momento político y social.

En su opinión, repetir la consigna “comunismo o libertad” con la que machacó el Partido Popular español en las elecciones de la comunidad de Madrid es “una pavada enorme”. “Repetir esas antinomias lo único que deja expuesto es la fragilidad formativa de la dirigencia —disparó—. Hoy la agenda de la gente es la generación de empleo, la presencialidad en las escuelas. Es tomarle el pelo a nuestros electores con una simplificación y dejarle demasiado campo abierto al kirchnerismo”.

Diferencias

Desde el recambio político de 2019, cuando la debacle del experimento macrista destrozó sus chances de llegar al Palacio de los Leones, López Molina juega en dos niveles. En Rosario, se sumó al multicolor acuerdo de gobernabilidad que tejieron Pablo Javkin y María Eugenia Schmuck en el Palacio Vasallo —que va del sector del PRO que se referencia en el ex candidato a intendente hasta Ciudad Futura, pasando por La Cámpora—, y a nivel nacional busca la bendición del jefe de gobierno porteño para desplegar en la provincia la franquicia del larretismo junto al ex alcalde de la capital provincial.

En ese camino, sus adversarios internos le achacan que se pasó de rosca en apoyar en redes sociales al ex ministro de Seguridad Marcelo Sain. También, que su espacio se corrió de la vida orgánica del PRO santafesino.

Las diferencias en el macrismo se trasladan también al campo sanitario. Hace una semana, López Molina se desmarcó de las voces opositoras que siembran dudas respecto de ciertas vacunas contra el Covid –en particular, la Sputnik– y llamó a los rosarinos a no perder la oportunidad de inocularse. “Todas las vacunas aprobadas en el país sirven para reducir la posibilidad de desarrollar síntomas o enfermarse con gravedad”, escribió en su cuenta de Twitter.

“Las necesidades políticas y electorales de algunos no pueden llevarnos a poner en riesgo la estrategia sanitaria que lleva adelante el gobierno, aún con con el que no compartimos nada. La política tiene que tener límites, meterle miedo a la gente respecto de la vacunación es caer en la política deshumanizada”, cuestionó.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario