Política

A Lifschitz aclaró que no le quita el sueño ser gobernador

Miguel Lifschitz esboza una sonrisa cuando se le nombra su condición de "candidato natural" a gobernador del socialismo en 2015. Sabe que lo mismo se decía antes de que Hermes Binner decidiese jugar sus fichas con Antonio Bonfatti.

Sábado 24 de Noviembre de 2012

Miguel Lifschitz esboza una sonrisa cuando se le nombra su condición de "candidato natural" a gobernador del socialismo en 2015. Sabe que lo mismo se decía antes de que Hermes Binner decidiese jugar sus fichas con Antonio Bonfatti. Sin embargo, el ex intendente rosarino admite que le gusta ese desafío, que se siente con capacidad y experiencia.

Durante una entrevista con La Capital, el actual senador provincial por el Departamento Rosario se muestra a favor del desdoblamiento electoral, considera que la crisis derivada del narcoescándalo fue más mediática que institucional y barrunta que para el recambio que llegará dentro de dos años hay muchos jugadores en la cancha.

—¿Cómo observa la marcha de la gestión provincial tras el escándalo Tognoli?

—La crisis desencadenada a partir de la denuncia sobre el jefe de policía fue más mediática que real, y ha sido superada rápidamente, más allá de las ulterioridades políticas. Fíjese que en la provincia nunca se interpeló a un ministro, salvo a Lamberto, y eso que han habido episodios realmente graves. No hay absolutamente nada que ocultar y por primera vez en muchos años hay decisión política de avanzar en el sistema de seguridad y de organización policial en la provincia.

—¿Y en lo institucional?

—Ha sido positivo. Se pudo mantener una relación razonablemente constructiva con la Legislatura, se logró la reforma tributaria. En general todo lo que tiene que ver con el funcionamiento de la estructura provincial se ha hecho sin mayores dificultades. Obviamente las dificultades de la economía impactaron en el ritmo de la obra pública, pero también eso sucedió en otras partes del país. Fue un año de transición entre un gobierno exitoso como el de Binner y una etapa compleja como la que le tocó iniciar a Bonfatti. Evidentemente, será necesario en los próximos meses profundizar algunos espacios y políticas de gestión, darle mayor intensidad para encarar el proceso electoral de la mejor manera posible.

—¿El socialismo sufre una crisis en cuanto a la aparición de cuadros políticos?

—Siempre uno quisiera tener más cuadros políticos, pero en otros partidos pasa lo mismo. Hemos hecho una experiencia importante desde un núcleo efectivamente reducido, como es nuestra estructura, y con escasos antecedentes en el gobierno, como era el socialismo de principios de los 80. En dos décadas hemos ganado espacios de representación política muy importantes. Cubrimos esos espacios con cuadros técnicos y políticos; hoy tenemos una nueva generación de funcionarios de primera línea. Comenzaron su tarea siendo jóvenes y se formaron en la gestión. Nosotros no hemos optado por el mecanismo de buscar famosos, figuras populares; hemos apelado a formar cuadros.

—¿Esa estrategia podrá sufrir variantes?

—Es necesario en esta etapa, por los múltiples desafíos —incluso el nacional con Hermes Binner— una mayor convocatoria a figuras independientes, o técnicas,que puedan fortalecer nuestros equipos de trabajo.

—¿Extraña la tarea ejecutiva?

—Estoy haciendo mi primera experiencia en la Legislatura tras más de veinte años en la gestión pública. Como experiencia es muy valiosa en términos de aprendizaje, porque hay una realidad política y territorial a la que conocía más de lejos. Es una práctica que complementa lo que antes había podido acumular desde la gestión. Sí me gustaría poder volcar nuevamente esta experiencia en una tarea ejecutiva.

—Bueno, es usted el candidato natural que tiene el socialismo para la Gobernación...

—No creo en los candidatos naturales; la naturaleza tiene sus reglas de juego, pero la política tiene las suyas... Se trata de una construcción colectiva en la que intervienen muchísimos factores. Es muy prematuro hablar de posibles candidaturas para 2015. Eso sí, no tengo dudas de que el Frente Progresista hoy tiene buenos nombres para integrar una fórmula a la Gobernación. Es un desafío que me entusiasma y para el que me siento con capacidad y experiencia. Pero no me quita el sueño, hay muchos jugadores en la cancha.

—Podrá decir que ya era el candidato natural en 2011...

—Sí, por eso le digo. Esa etapa ya se cerró. Yo tomé la decisión de contribuir a un proyecto político que va más allá de Santa Fe, como lo está demostrando Binner en la Nación. Eso necesitaba del aporte de todos, y yo entendí que opté por el lugar que era mejor para ese proyecto común.

—¿Le sorprende el ataque de funcionarios nacionales a Binner? ¿Tiene que ver con las chances electorales?

—Es la única lectura que lo justifica. Es un error del kirchnerismo, del gobierno. Los enemigos del gobierno deberían estar en otro lado, no en una fuerza progresista como la nuestra, que puede tener diferencias, pero que ha actuado siempre con lealtad política y ha mantenido coherencia. No nos tembló el puso cada vez que tuvimos que votar proyectos del gobierno. Entendimos que eran proyectos positivos, en sintonía con nuestro pensamiento. Es parte del estilo político del kirchnerismo, una estrategia que no ayuda al país.

—¿Las elecciones en Santa Fe deberían ser unificadas o desdobladas?

—Hay argumentos a favor y en contra de las dos posturas. Los sistemas electorales son muy diferentes, por lo que es bastante complejo pensar en unificarlas. Es una decisión del gobierno.

—Está de acuerdo con el desdoblamiento, entonces...

—Creo que no va a quedar otro remedio.

—Pese a que la sociedad recibió muy bien el tema de la boleta única, hay muchos dirigentes —de todos los partidos— que están intentando limitarla. Primero fue el proyecto de Mascheroni y lo último el supuesto retorno a los lemas.

—No hay margen ni tiempo para modificar el sistema de cara a las elecciones de 2013. Va a ser muy difícil lograr consensos en torno a esos proyectos. En Santa Fe será muy difícil que los ciudadanos acepten volver atrás del sistema de boleta única.

—¿Fein podrá repetir mandato en el 2015?

—Aspiro a que sí. Es muy prematuro todavía afirmarlo, recién sobre fines del año que viene haremos una evaluación más acertada.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS