Policiales

Uruguay y Castellanos: lo fueron a buscar y lo mataron de ocho tiros

Diego "Perro" Leiva fue asesinado ayer a la tarde frente a la casa donde se había mudado recientemente. Tenía una condena por homicidio. Fue sorprendido por al menos dos personas que bajaron de un auto.

Martes 05 de Mayo de 2015

Un hombre de 28 años que había sido condenado por su participación en un crimen ocurrido en 2010 fue ejecutado ayer a la tarde de ocho balazos enfrente de la casa donde vivía hace unos meses, ubicada en inmediaciones de Uruguay y Castellanos, en la zona oeste de la ciudad.

Fuentes policiales comentaron que el hombre acribillado ayer a las 16.30 fue sorprendido, según testigos, por al menos dos personas que bajaron de un auto, aparentemente un Peugeot 206 gris, y lo corrieron unos veinte metros por Santa María al 3400, un pasaje que se abre en forma paralela entre Constitución y Castellanos. Finalmente lo arrinconaron en la vereda opuesta a su casa, donde estaba al ser localizado, y le dispararon a quemarropa desde menos de cinco metros.

Identidades. En la vestimenta de la víctima se encontró documentación con tres nombres distintos. Fuentes policiales identificaron el cuerpo tras el chequeo dactilar. Según reportaron era Diego Javier Leiva, alias "El Perro".

Si bien los vecinos se mostraron reacios a hacer comentarios pudo saberse que la víctima, oriunda de Villa Gobernador Gálvez, se había mudado a este barrio dos meses atrás.

En 2013 Leiva fue condenado como partícipe necesario del asesinato de Sebastián Soperes, un obrero metalúrgico de 18 años asesinado de un balazo el 11 de agosto de 2010 en Villa Gobernador Gálvez. Por eso resultaba llamativo para los propios investigadores que ayer se preguntaban en la escena del crimen por qué se encontraba en libertad.

Soperes fue asesinado por Carlos "Toro" Escobar, un mecánico que denunció haber sufrido una detención extorsiva en la Sección Seguridad Personal de Jefatura en 2012, cometida por policías. Escobar nunca negó ser autor del balazo aunque alegó que el tiro se disparó de modo involuntario. El tiro mortal contra Soperes fue en una casa donde Escobar estaba con al menos otros dos conocidos. Uno de ellos era Leiva.

En octubre de 2013 el juez Julio García condenó al Perro Leiva a 11 años y medio de prisión como partícipe necesario del homicidio agravado de Soperes, al igual que a Damián Alejandro "Chino" Ortiz. Las evidencias recogidas durante el trámite permitieron definir que no se había tratado de un hecho accidental sino deliberado.

El móvil del crimen de Soperes nunca fue aclarado. Pero durante la instrucción la jueza Roxana Bernardelli había señalado que al parecer el grupo, víctima incluida, estaba ligado al robo de motos. De hecho luego del ataque Leiva se quedó con una moto de Soperes que los familiares de éste tardaron en recuperar.

Fallido. Leiva había sido blanco de un fallido intento de homicidio hace casi tres años. Fue el 9 de junio de 2012, cuando ingresó al Hospital Provincial herido con un balazo en el abdomen tras haber sido atacado a la salida de un boliche de Villa Gobernador Gálvez.

Fuentes de la Jefatura de Rosario consignaron que además Leiva tenía una condena a 15 años de prisión por un robo ocurrido en 2004 y que acreditaba causas por lesiones y resistencia a la autoridad.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS