Policiales

Una pelea con un transero barrial, la punta del ovillo de un tremendo ataque a balazos

Matías Tolosa fue atacado el jueves por la noche en Avellaneda y Deán Funes. Esta internado grave en el Heca.

Viernes 09 de Octubre de 2020

La noche del jueves, a la hora de los noticieros en la tele, un hombre de 27 años sufrió un ataque a balazos en inmediaciones de Avellaneda al 3300, y Deán Funes, del lado de la avenida que corresponde a barrio Alvear. Matías Tolosa recibió al menos tres impactos por la espalda cuando bajaba de su moto para ingresar a la casa de su novia. Este viernes la barriada no podía salir de la consternación. “Es un buen pibe, buen vecino. Cero problemático, laburador. Vive en el barrio desde toda la vida. Todos estamos muy dolidos por lo que le pasó. Por la manera en la que lo atacaron a balazos”, decían los vecinos. Sus familiares tampoco podían salir del espanto. “No podemos hablar. Los médicos nos dijeron que está muy mal. Está muy grave nuestro muchacho”, coincidieron distintos parientes del hombre herido en la balacera.

Vecinos y familiares de Tolosa lo fueron semblanteando a media mañana ante la insistencia de la prensa. Así se supo que era empleado de la empresa Hielo Monumento y que como el trabajo había disminuido sensiblemente a partir de la cuarentena y el distanciamiento social obligatorio el muchacho buscó en la cadetería y el delivery con su moto oxígeno a su economía. Una decena de personas contaron detalles de la vida común de un trabajador como hay cientos de miles en la gran ciudad. Uno solo de ellos incorporó al relato un comentario que escapaba al testimonio coincidente.

“El pibe baleado era buena amigo de un transero de la zona. Amigos de pibes. Sin ninguna participación en nada relacionados con la droga. Amigos. Y hace dos meses se agarraron mal. Feo feo. Y parece que quedó la bronca”, explicó el residente. “Lo único que queremos decir es que Matías no fue víctima de un ajuste de cuentas. Acá el no está metido en la droga ni nada parecido. Lo que queremos es que se investigue para llegar al que le hizo esto”, explicó una persona que dijo ser pariente del joven herido.

>>Leer más: Una joven recibió dos disparos en una balacera en barrio Alvear

Esa, la mención de la discusión entre Tolosa y su vecino transero, fue el único punto de discordia que marcaron los vecinos en la historia de un hombre común y trabajador que vive en uno de los barrios ásperos de la zona sudoeste. El transero es un hombre conocido en la zona y su vivienda fue allanada por efectivos de la Superintendencia Drogas Peligrosas de Rosario de la Policía Federal Argentina (PFA). La vivienda en cuestión está ubicada a escasos 100 metros de la casa de la novia de Tolosa. “La propiedad era un punto de venta de estupefacientes referente en la zona oeste de la ciudad, debido a que sus clientes acudían asiduamente de diferentes puntos de la ciudad”, indicaron fuentes policiales y judiciales tras el allanamiento. De ese operativo quedó abierta una causa en los tribunales federales.

Esa es una de las hipótesis que dominan la investigación.

Movimientos rutinarios

Según se pudo establecer, tras dialogar con vecinos de las inmediaciones, el jueves poco antes de la 20, Tolosa se bañó en la casa de su madre y se fue hacia la casa de su novia, ubicada a unos 150 metros, en la esquina de Avellaneda y Deán Funes. “Todos los días hacía lo mismo siempre a la misma hora”, indicó una vecina que lo conocía y con quien habían ido a la escuela de adolescentes. Poco antes de las 20, Tolosa llegó en su motito y la estacionó a metros del ingreso a la la vivienda de su pareja, una humilde residencia perimetrada con trozos de chapa y rejas de diferentes tipos y selecciones.

“El siempre hacia el mismo ritual. Se bañaba en la casa de la madre, pasaba por la casa de la novia y se iba a trabajar. No había que buscarlo mucho para saber donde y qué estaba haciendo”, indicó una vecina en cercanías de Avellaneda al 3300. “Cuando se escucharon los balazos nos quedamos helados. Paralizados. Fueron entre cuatro y seis disparos. Cuando nos asomamos el ya estaba tirado. Le habían disparado por la espalda y también tenía heridas en el pecho, pero no sabemos si era de una misma herida o no. Uno de los vecinos que se acercó a ver fue compañero mío y de Matías, entonces lo cargó en su auto y lo llevó al Heca”, comentó la vecina.

>>Leer más: Ejecutaron a un joven al que acusaban de vender drogas frente a un almacén

“Los disparos se escucharon bien nítidos. Yo no lo vi, pero una vecina contó que era dos en moto los que dispararon. El estaba casi entrando a la casa”, explicó otro vecino, apoyándose en las marcas con tizas de las vainas que quedaron en el lugar. Esas marcas llevan a inferir que la moto se detuvo, o aminoró la marcha, al momento del ataque del tiratiros. Lo concreto es que al menos dos proyectiles impactaron en la humanidad de Tolosa. Se secuestraron en la escena del ataque al menos seis vainas servidas. A la víctima no le robaron ninguna pertenencia.

Tolosa quedó internado en grave estado en la terapia intensiva del Heca, hospital en el que le realizaron al menos dos intervenciones quirúrgicas. La investigación del ataque quedó en manos de la fiscal de la unidad de homicidios Georgina Pairola, quien comisionó a efectivos de la Agencia de Investigación Criminal (AIC) para que trabajaran en territorio en la búsqueda de testigos y la presencia de cámaras de videovigilancia públicas y privadas.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejá tu comentario