POLICIALES

Una condena por homicidio que se demoró cinco años

Jorge Vega y Franco Ramírez fueron condenados a 16 y 11 años respectivamente por el asesinato de Emanuel González en La Cerámica

Miércoles 13 de Octubre de 2021

Cinco años después del asesinato de Emanuel Horacio González, ocurrido la mañana del domingo 24 de abril de 2016 en barrio La Cerámica, su crimen tuvo castigo. Por unanimidad el tribunal pluripersonal integrado por los jueces José Luis Suárez, Patricia Irma Bilotta y Florentino Malaponte condenó este miércoles a Jorge Omar Vega y a Franco Ariel Ramírez a penas de 16 y 11 años, respectivamente, como responsables de homicidio agravado por el uso de arma de fuego y portación ilegal de arma de fuego. Como Vega contaba con una condena anterior, de fecha 10 de octubre de 2017 a la pena de 1 año y 6 meses de prisión condicional por el delito de robo calificado por uso de arma blanca, su pena unificada quedó en 17 años y 6 meses. El asesinato de González se dio sobre el final de una fiesta callejera en inmediaciones de Los Cocos al 3100 en barrio La Cerámica. Vega y Ramírez se mantuvieron prófugos de la Justicia durante tres años el primero y cuatro el segundo.

La fiesta que terminó en muerte arrancó la noche del sábado 24 de abril de 2016 frente a la casa de Emanuel González, en las inmediaciones de Los Cocos al 3100, a pocos metros de su cruce con Palestina. El festejo, que era familiar, rápidamente se fue convirtiendo en la atracción de La Cerámica. El cierre del festejo no fue el mejor. González y Vega, a quienes todos conocían por el apodo de “Jorgito”, se agarraron a las trompadas en lo que, quienes estaban en el lugar, entendieron que fue porque “se desconocieron”. Según la acusación “Jorgito” no actuó sólo. Fue asistido por Franco Ramírez, quien le propinó a González un culatazo en la cabeza y luego le pasó el revólver calibre 32 largo con el que “Jorgito” le disparó a la víctima.

>> Leer más: Lo mataron de un balazo tras una discusión en una fiesta en barrio La Cerámica

González quedó tirado en el piso agonizante. Sus familiares lo cargaron en un vehículo y lo trasladaron al hospital Alberdi, donde nada pudieron hacer para salvarle la vida. Tenía impactos en la cabeza y en la espalda. De inmediato quedó claro que la persona que le había disparado a González era Jorgito Vega. Pero cuando efectivos de la ex comisaría 34ª de Barrio Rucci lo fueron a buscar a su casa de Hipólito Yrigoyen y Los Cocos, Jorgito había desaparecido. Víctima y victimario vivían a unos 50 metros de distancia el uno del otro.

Prófugos

Nada se supo de Jorgito hasta que el miércoles 27 de marzo de 2019 intentó evadir un control rutinario de una dotación del Comando Radioeléctrico en inmediaciones de Cavia al 2100, en barrio Parque Casas. Vega caminaba tranquilo pasadas las 7 hasta que desde un patrullero del Comando trataron de identificarlo. El joven se puso algo nervioso, dijo llamarse Fernando y tener 22 años, pero los uniformados desconfiaron. Tras una serie de averiguaciones y entrecruzamiento de datos, determinaron que se trataba de un joven con pedido de captura activo desde 2016 sospechado de un homicidio. De inmediato se lo trasladó a dependencias de la comisaría 30ª a la espera de instrucciones del Ministerio Público Fiscal.

El viernes 29 de marzo fue trasladado al Centro de Justicia Penal (CJP) donde el entonces fiscal de la Unidad de Homicidios Dolosos Miguel Moreno, le achacó a Jorgito el delito de homicidio simple agravado por el uso de arma de fuego y portación de arma de fuego de uso civil en perjuicio de González. Según la teoría fiscal, el día del hecho a las ocho de la mañana en calle Los Cocos 3100, luego de un prolongado festejo familiar que había comenzado la noche anterior y congregó además a otros vecinos del barrio, el imputado se trenzó en una áspera discusión con su vecino de toda la vida, Emanuel González, de 29 años, a quien terminó asesinando a balazos. Pero Vega no había actuado sólo.

>> Leer más: Lo acusaron por un crimen de abril de 2016

Cuatro años después del asesinato, en mayo de 2020 fue detenido Ramírez en las cercanías de Palestino y Camino de los Granaderos e imputado por el fiscal Moreno con la misma calificación de Vega, al considerar que tuvo una participación necesaria en el hecho: golpeó a la víctima en primer término y le entregó el arma a su cómplice para que le disparara. Para ese momento Vega se encaminaba hacia el juicio oral con un pedido de pena por el fiscal Moreno de 20 años de prisión.

El 1º de octubre pasado Vega y Ramírez se sentaron en el banquillo en el inició del debate del juicio oral y escucharon como los fiscales Gastón Ávila y César Cabrera los acusaban por el crimen de González y por la portación del arma de fuego. A Ramírez le imputaron también un hecho de amenazas ocurrido la medianoche el martes 12 de mayo de 2020 cuando en inmediaciones de Los Cocos al 3200 amenazó de muerte a un familiar de Emanuel González apuntándole con un revolver. Además se le imputó haber desobedecido el decreto presidencial dispuesto en fecha 30 de marzo de 2020 de aislamiento social preventivo y obligatorio.

>> Leer más: Detienen a un prófugo por homicidio cuando iba por patear un penal en un torneo de fútbol

Este miércoles al mediodía, en un trámite que duró escasos cinco minutos, el juez Suárez leyó el fallo condenatorio. Por unanimidad Vega y Ramírez fueron condenados. Vega fue declarado reincidente. Fue una pena unificada para el primero de 17 años y 6 meses. Para el segundo, 11 años.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejá tu comentario