Policiales

Un pibe de 15 años fue herido al ser baleado desde una moto

El lunes a la noche Alejandro y tres de sus amigos arreglaban dos motos en la vereda de Gutenberg al 2300, frente a un negocio ubicado detrás del Centro de Distrito Oeste. Cuando los muchachos se preparaban para probar uno de los rodados, desde otra moto que pasó con dos hombres, uno abrió fuego contra el grupo. Uno de los proyectiles impactó en el muslo derecho de Alejandro, de 15 años, y otra de las balas hirió al galgo de un vecino. "Los que dispararon fueron «El Pulga» y «Migue». No son pibitos, son tipos de 40 años que están en la banda de «Los cavernícolas», de Servando Bayo y Riobamba. Lo que pasó fue que el domingo les fueron a tirar tiros en su zona y ellos salieron a cazar al que se les cruzara, como hacen siempre", explicó un vecino.

Miércoles 25 de Octubre de 2017

El lunes a la noche Alejandro y tres de sus amigos arreglaban dos motos en la vereda de Gutenberg al 2300, frente a un negocio ubicado detrás del Centro de Distrito Oeste. Cuando los muchachos se preparaban para probar uno de los rodados, desde otra moto que pasó con dos hombres, uno abrió fuego contra el grupo. Uno de los proyectiles impactó en el muslo derecho de Alejandro, de 15 años, y otra de las balas hirió al galgo de un vecino. "Los que dispararon fueron «El Pulga» y «Migue». No son pibitos, son tipos de 40 años que están en la banda de «Los cavernícolas», de Servando Bayo y Riobamba. Lo que pasó fue que el domingo les fueron a tirar tiros en su zona y ellos salieron a cazar al que se les cruzara, como hacen siempre", explicó un vecino.

Los residentes de Bella Vista contaron ayer que la parte más empobrecida del barrio, ubicada detrás del Distrito Oeste "Felipe Moré", vivía una relativa calma después de la detención del transa apodado "Junior". Pero a partir de la pérdida de poder e influencia de la banda de este muchacho, otras gavillas barriales de menor peso en el mapa de la zona sudoeste comenzaron a emerger. Y una de ellas es la conocida como "Los cavernícolas", un clan familiar que tiene su radio de acción en el cuadrado delimitado por Servando Bayo, Cerrito, Lima y Riobamba. Una pandilla de adultos y adolescentes con presencia en las crónicas policiales desde 2015.

Según dicen en el barrio, la semana pasada manos anónimas le incendiaron el auto a uno de "Los cavernícolas" y el domingo otros desconocidos llegaron a su territorio y desataron una balacera. "Fueron hechos muy seguidos y estos tipos se persiguieron. Ellos actúan como cuando se patea un hormiguero, es decir que salen a atacar alocados a todos aquellos que crean que son sus enemigos. Y así fue. El lunes se vinieron de cacería para esta zona y les dispararon a estos pibitos", explicó una doña de Gutenberg al 2300. Por eso, desde el lunes a las 23.30 la orden de las madres del lugar es: "No salgan a la calle porque ellos van a volver". Pero no entendían hasta ayer la excusa de los más jóvenes: "No hay que tenerles miedo, hay que ser bichos y estar atentos a cómo está la calle", como esgrimió uno de los adolescentes de la zona.

De sorpresa

Sobre lo ocurrido el lunes a las 23.30, cuatro jóvenes salían de una vivienda con dos motos que terminaban de arreglar y con el fin de probarlas. Entonces pasó por el lugar una moto Honda Wave 110 en la que iban dos hombres armados. "Lo que contaron los pibes es que manejaba «Migue» R.D. (por el apellido del clan dominante entre «Los cavernícolas») y el que disparó fue «El Pulga» (Daniel L.). Alejandro salió y quedó de cara a la moto. Los locos lo pasaron y «El Pulga», que venía con una gorrita, se bajó una máscara que le cubrió la mitad de la cara y empezó a disparar con una 9 milímetros", indicó un amigo de los pibes agredidos.

"Empezó a disparar haciendo blanco, no tiró al montón", contó un muchacho. A Alejandro lo llevaron al Hospital de Emergencias donde fue asistido y a la mañana recibió el alta médica. La herida no tuvo orificio de salida y los médicos optaron por no extraer el plomo. "La verdad es que «Junior» era narco pero no se metía con la gente del barrio. Estos («Los cavernícolas») son unos rastreros que venden falopa y joden a la gente", reflexionó una vecina.

La denuncia fue radicada en la seccional 13ª y la fiscal consultada por la agresión contra los adolescentes fue Paola Aguirre, de la unidad de Flagrancia.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario