Policiales

Tres reclusos recapturados de la fuga de Piñero y dos cómplices serán imputados el miércoles

Así lo adelantó el fiscal Franco Carbone, quien además indicó que hasta el momento no sospechan de complicidad de parte del Servicio Penitenciario

Martes 29 de Junio de 2021

Los tres reclusos que se escaparon el domingo de la cárcel de Piñero y fueron recapturados horas después serán imputados el miércoles junto a las dos personas que fueron detenidas cuando trasladaban en un auto a dos de ellos. Según explicó el fiscal Franco Carbone, si bien la investigación está en curso y restan medidas, en principio está descartada la complicidad del Servicio Penitenciario como sí ocurrió en la evasión de dos presos en mayo pasado.

Hasta el momento solo fueron recapturados tres de los ocho presos de la cárcel de Piñero que se fugaron la tarde del domingo gracias a un operativo comando con apoyo externo que se desenvolvió en pocos minutos e incluyó enfrentamiento a balazos con centinelas del Servicio Penitenciario. Se trata de Alejandro Schmittlein, recapturado el lunes por la tarde, quien se sumó a los dos primeros detenidos: Sergio Cañete y Joel Rojas. Junto a ellos dos fueron detenidas dos personas más que los trasladaban en el baúl de un auto y también serán imputadas.

>>Leer más: La fuga paso a paso: un plan muy audaz librado a la suerte

Según adelantó el fiscal Carbone al aire de LT8 la calificación que recaerá sobre los tres reclusos podría ser la de evasión agravada por el uso de arma de fuego. Para los otros dos detenidos el fiscal sugirió dos posibilidades: favorecimiento doloso de la evasión o encubrimiento, además de la portación de armas de guerra ya que en el auto en el que iban llevaban dos pistolas calibre 9 milímetros y un revólver calibre 38 aptas para el disparo.

Comando veloz

Lo que la investigación constató hasta el momento es que uno de los centinelas del Servicio Penitenciario observó un auto que frenó y en pocos segundos se vio sorprendido por el desarrollo de un plan que evidentemente contaba con inteligencia y logística tanto desde el interior del penal como desde el exterior. "Hubo un trabajo de inteligencia, una logística y una organización", explicó Carbone.

>>Leer más: Fuga en Piñero: legisladores advierten que se habría relajado el régimen de presos de alto perfil

El fiscal no dudó en afirmar que la fuga pudo terminar en tragedia. "Cuando (los presos) ganan terreno luego de cortar el primer cerco, luego hay otro cerco perimetral y ahí se apostan debajo de la garita número 5 que es la que da frente al patio del pabellón 13. Ahí en el momento en que estaban cortando con la amoladora los internos arrojaban todo tipo de elementos contra la garita", indicó Carbone. En esa garita había solo un agente armado con una pistola con diez municiones y una escopeta con cinco cartuchos de plomo y otros cinco antitumulto. "Si alguna de las personas que estaba debajo se le hubiese ocurrido subir, podría haber pasado algo mucho mayor", explicó el fiscal.

En los primeros días de investigación todo apunta a que la logística pudo darse gracias a la herramienta que generalmente posibilita todas las actividades delictivas que los presos diagraman desde el interior de la cárcel: los celulares. "Eso es lo que posibilita el primero contacto con alguien de afuera y a partir de ahí comenzar a proyectar un montón de cuestiones que determinan la fuga", sostuvo Carbone.

>>Leer más: Fugas, crímenes e instigación: el historial del prófugo Morocho Mansilla

Sin complicidad de los penitenciarios

En ese sentido, y por cómo en principio se ve que actúan los agentes del Servicio Penitenciario presentes durante el hecho, los investigadores no creen que existió complicidad de los penitenciarios. "Así como en la fuga del 17 de mayo nosotros por parte de la Fiscalía vimos una complicidad, connivencia y negligencia de parte de los empleados penitenciarios que estaban trabajando en el momento en que se dio la evasión de esos dos internos, en este caso nuestra versión preliminar es totalmente opuesta", adelanto Carbone.

En ese sentido explicó: "Las personas que estaban ocupando los puestos de las garitas, es decir los centinelas, se vieron superados en número y poder de fuego. Ellos no están comunicados unos a otros, cada garita es independiente. Repelieron en la medida que pudieron".

>>Leer más: Ya son tres los recapturados tras la cinematográfica fuga de la cárcel de Piñero

Sin embargo, dado que trascendió que tres de las cuatro cámaras de esa zona de la cárcel no funcionaban, Carbone detalló que todo es materia de investigación. "Se pudo corroborar que no fueron cortadas o eliminadas sino que hacía tiempo estaban fuera de servicio", indicó y explicó que mediante la investigación se podrá saber el motivo por el cual esas cámaras no funcionaban y si eventualmente significará incumplimiento de parte de algún funcionario.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario