Policiales

"Tratamos de ayudar para que esta tragedia en Roldán no termine en otra mayor"

Lo dijo el intedente de esa ciudad, José María Pedretti, tras la pueblada que se desató anoche al conocerse el caso de un chico de ocho años violado por un vecino de 15. Según el mandatario, hubo al menos nueve heridos de bala de goma y un intento de destruir la casa del menor acusado del delito. También fueron lesionados dos policías.

Martes 01 de Noviembre de 2011

El intendente de Roldán, José María Pedretti, afirmó que el violento incidente desencadenado anoche tras la violación de un nene de ocho años por parte de un chico de 15, pudo terminar en otra tragedia. “Fue una situación fea, difícil. No estamos acostumbrados a este tipo de situaciones. Tratamos de ayudar para que esta tragedia no termine en otra mayor”, dijo el mandatario en declaraciones al programa Dos tipos audaces de La Ocho.

Pedretti realizó un raconto de lo ocurrido anoche. Todo comenzó un caso de abuso sexual del que fue víctima un chico de ocho años. El agresor habría sido un vecino que tiene 15 años que vive a la vuelta. El joven acusado fue detenido en la seccional 6ª de Roldán, pero en horas de la tarde, cerca de las 17, el juez de Menores que intervino en el caso ordenó a la policía que restituyera al menor a los padres.

“Esa decisión judicial generó el enojo de los vecinos y familiares de la víctima. Eso generó una manifestación espontánea frente a la casa del nene abusador. Así destruyeron un auto y una moto y tumbaron parte de una pared de la casa. Quisieron prender fuego, pero no alcanzaron a hacerlo. La policía local se vio desbordada y tuvo que pedir ayuda a comisarías de pueblos vecinos”, rememoró el intendente roldanense.

“Ya entrada la noche, cuando eran las nueve y media aproximadamente, la justicia le dio intervención a la brigada de choque de la policía. Adentro de la casa del joven acusado estaban los hermanitos. En un primer intento sacaron los chicos, incluido un bebé, pero después como se juntaba más gentes y había mas presión, la policía tuvo que hacer disparos con balas de goma, dispersando a toda la gente”, afirmó el intendente.

Pedretti trató de sintetizar lo ocurrido en su localidad. “Gente tranquila, que no es capaz de matar una mosca, pero cuando pierde el miedo hace estas puebladas en las que nadie piensa y terminan haciendo cosas que después todos lamentamos. Hubo nueve o diez personas heridas con balas de goma, que acudieron a atenderse al hospital local, que se desbordó porque fueron todas juntas. Hubo otros heridos que ni siquiera se atendieron porque habrán sufrido heridas leves en brazos y piernas”, agregó.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario