Policiales

Sostienen la inocencia de un cuidacoches preso por un homicidio en parque Norte

Está preso desde fines de 2012 por un crimen en las barrancas del río y el expediente está en Sentencia. Hace dos años se espera el resultado de un ADN que echaría luz sobre el caso.

Domingo 12 de Abril de 2015

Angel Roberto Vecchiarello tiene 50 años y desde diciembre de 2012 se encuentra detenido y procesado por un homicidio ocurrido en la zona de parque Norte, más precisamente en las barrancas del río Paraná, lugar donde vivía y trabajaba como cuidacoches. Sin embargo, desde un primer momento él se declaró ajeno al episodio, resaltó su inocencia ante la Justicia y, aunque dijo conocer a la víctima, sostiene no saber por qué y quién lo mató. Su causa está en manos del juez de Sentencia Ismael Manfrín, quien hace un año espera el resultado de un examen de ADN pedido por la fiscalía para tomar una decisión. Mientras eso ocurre, el hermano del hombre acusado confía en la inocencia de su pariente y reclama un rápido esclarecimiento del caso por el cual en idéntica situación de detenido y procesado se encuentra Manuel Antonio Díaz.

"Siempre tuvimos buena voluntad para que todo se esclarezca. Tratamos de colaborar con la Justicia cada vez que nos lo pidieron. Pero mi hermano sigue preso en la cárcel de Piñero después de enfermarse de tuberculosis en la seccional 2ª y pagando una culpa que no le corresponde", dijo Emilio Vecchiarello a LaCapital con una copia del expediente 1243/12 en sus manos.

Por un reloj y unos pesos. Todo empezó la tarde del 7 de diciembre de 2012 cuando agentes de la Brigada Motorizada de la policía patrullaban la zona de avenida Illia y bulevar Oroño, en el parque Norte y cerca de los silos Davis. En ese lugar hallaron a José Luis Alegre, de 60 años, quien se encontraba severamente golpeado y con sus ropas manchadas con sangre por lo que fue trasladado al hospital Carrasco. El hombre, que murió días más tarde como consecuencia de las heridas recibidas, alcanzó a denunciar que al menos dos maleantes lo habían atacado para robarle un reloj pulsera y una billetera en la que llevaba unos pocos pesos.

Ante tal situación los policías iniciaron la pesquisa y escucharon los testimonios de dos cuidacoches que estaban en el lugar y que atribuyeron el hecho a "habitantes de la zona de las barrancas" del Paraná, por lo que con algunos efectivos de refuerzo hicieron una requisa del lugar y hallaron, a la altura de calle Balcarce, "una cosntrucción de matrial precario de antaño y un túnel situado en el sector de barrancas del río donde se encontraban dos personas que viven en el lugar", y en el cual notaron un "gran desorden y cuatro colchones". Además, comprobaron que algunas piedras del sector "tenían manchas que podrían ser de sangre" y otros elementos con manchas hemáticas que secuestraron para ser peritados. En ese marco, y en presencia de dos testigos, la policía apresó en el túnel mencionado a Vecchiarello y a Díaz, quienes estaban ilesos según constató el médico policial.

El día del hecho.PUNCTUATION_SPACEAl momento de prestar declaración indagatoria, Angel Vecchiarello, a quien en la zona de la barranca conocen como "El loco" o "Vinito", dijo que ese día estuvo con Manuel Díaz, con quien compartió "un asado con ensalada y unos vinos cerca de las 10 de la mañana". Poco después subieron "al parque y nos quedamos un rato a la sombra, en una plazoleta que hay enfrente de donde trabajo cuidando coches". Agregó que "luego, no recuerdo en que horario, bajamos a descansar para poder trabajar a la noche y en eso estábamos cuando bajó la policía y nos hicieron subir, nos dijeron lo que había pasado, nos miraron los puños, sotuvieron que hubo piñas y nos detuvieron, aunque yo no tenía sangre ni nada".

Vecchiarello asumió ante el juez haber conocido a Alegre "porque solía bajar a pescar", y que alguna vez les comentó que "era correntino, de Goya". También relató que en una oportunidad Alegre había sido "atropellado por una moto mientras cuidaba coches en el lugar" y que estuvo varios meses internados. Que el día del accidente había sido el último en que lo había visto y que su relación con el hombre "era buena porque por ahí el subía de pescar y a veces comíamos en el túnel o tomábamos unos vinos". También dijo desconocer si tenía problemas con alguno de los cuidacoches de la zona: "Conmigo se llevaba bien porque soy una persona grande, tomábamos unos vinos tranquilos, nos fumábamos unos tabacos y con los demás también se llevaba bien. El era una persona mayor y se quedó a dormir con nosotros un tiempo en el túnel".

Así las cosas, y con el aporte de algunos testigos que poco aportaron a la causa ya que el hecho en el que hirieron a Alegre ocurrió en la barranca y no a la vista de la gente, en junio de 2013 la fiscal Nora Marull solicitó el procesamiento de Angel Vecchiarello y Manuel Díaz por la supuesta comisión del delito de homicidio en ocasión de robo a partir de lo que la funcionaria entendió son "elementos de convicción suficientes para sotener la probable autoría de los encartados". Y el 5 de julio de ese año, el por entonces juez de Instrucción Luis María Caterina los procesó confirmándole la prisión preventiva a ambos.

Para sostener su fallo, el magistrado echó mano a "todas las constancias e informes médicos que apuntan a que Alegre falleció por un traumatismo que puede haber sido agravado por un edema subdural crónico", "que el golpe necesariamente ha de conectarse con el túnel que fue motivo de inspección judicial ya que en el mismo se encontraron diferentes objetos, entre ellos una remera manchada con sangre, un hervidor de aluminio y un pedazo de una jarra cervecera de vidrio, como si fuese la manija del mismo, ambos manchados de sangre", la declaración de los dos policías caminantes que fueron los primeros en arribar al lugar y el testimonio de un hombre que aseguró que "El correntino" Alegre era "un tipo picante que se la aguantaba, lo que da mayor verosimilitud a lo dicho por dos agentes policiales que dijeron que eran dos personas las que lo habían atacado".

Una prueba esperada.PUNCTUATION_SPACEPrevio al procesamiento dictado por Caterina, el fiscal Enrique Paz había solicitado se practique una prueba de ADN sobre la sangre hallada en los elementos encontrados en el túnel donde vivían Vecchiarello y Díaz a fin de determinar a quien pertenece y si tiene algún vínculo con la víctima. Esa medida ya había sido pedida incluso en junio de 2013 y se volvió a pedir en noviembre de 2014. Pero los resultados nunca llegaron y los dos acusados siguen tras las rejas a la espera de justicia.

En este marco el hermano de Vecchiarello solicitó públicamente a la Justicia que "resuelva de una vez la situación de los imputados" ya que el confía "ciegamente en la inocencia de Angel. Mi hermano no tenía antecedentes penales, puede haber sido un borrachín pero jamás un asesino. Pero el hecho de ser pobre, vivir en la miseria y trabajar de cuidacoches parecen ser suficientes elementos para que un juez lo condene".

Roban un auto y caen tras una persecución y tiroteo

Un delincuente herido y una adolescente detenida fue el resultado de un asalto con posterior persecución y tiroteo en la zona oeste de la ciudad. Según las primeras informaciones brindadas desde Jefatura, todo se inició en el cruce de Santa Fe y Larrea y culminó en Provincias Unidas y Junín donde se produjo un intercambio de disparos entre efectivos del Comando Radioeléctrico y los jóvenes hampones que terminaron presos.

De acuerdo a esa información, todo se inició cuando Nancy R. sacaba su Peugeot 206 de la cochera ubicada en Santa Fe y Larrea y entonces una pareja armada la amenazó y la obligó a descender del rodado para escapar en el mismo a toda velocidad.

La mujer inmediatamente llamó al 911 y denunció lo ocurrido, por lo que se montó un operativo a fin de localizar el vehículo robado. Entonces efectivos del Comando Radioeléctrico avistaron el auto en inmediaciones del complejo de cines Village, en Eva Perón al 5800, desde donde iniciaron una persecución en la cual los maleantes trataron de cubrir su huida con disparos.

Así siguieron las cosas hasta el cruce de avenida Provincias Unidas y Junín, frente al Centro Municipal de Distrito Noroeste, donde el auto robado terminó su carrera y los dos asaltantes fueron reducidos y detenidos. Uno Lucas Matías F., de 22 años, resultó herido en una pierna y terminó internado en el Hospital de Emergencias. Su compañera, Marisol O., de 17 años, fue arrestada y puesta a disposición de la Justicia de menores.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario