Policiales

Sospechosos de degollar y asestar 46 puñaladas a un remisero no declararon

El remisero de 53 años asesinado el sábado pasado en el partido de Alejandro Korn recibió 46 puñaladas con dos cuchillos distintos y fue degollado.

Martes 17 de Octubre de 2017

El remisero de 53 años asesinado el sábado pasado en el partido de Alejandro Korn recibió 46 puñaladas con dos cuchillos distintos y fue degollado, según reveló la autopsia realizada al cadáver. En ese marco, los tres detenidos mayores de edad por el caso (también se demoró a una chica de 14 años) fueron indagados ayer y se negaron a declarar ante el fiscal de Instrucción Juan Cruz Condomí Alcorta, por lo que continuarán detenidos.

Según fuentes judiciales, el fiscal le imputó a Rocío Pérez, de 22 años y apodada "La Polaca", y a Jefferson Bordenave, peruano y de 18, el delito de homicidio doblemente calificado por alevosía y criminis causa (es decir matar a una persona para consumar otro delito, en este caso el robo, y procurar su impunidad) en concurso real con el delito de robo doblemente calificado por el uso de arma y en poblado y en banda. También fue indagado Luis Miguel Sánchez, pareja de Rocío, a quien se le imputó encubrimiento agravado. El hombre se negó a declarar y seguirá detenido.

Según los voceros consultados, Pérez tiene antecedentes penales mientras que Bordenave ingresó recientemente al país. También fue indagado. Sobre la adolescente detenida, Condomí Alcorta dio intervención al fiscal del fuero penal juvenil Juan Benavídez, quien solicitó una medida de seguridad y será internada en un instituto de menores.

Casi decapitado

La autopsia determinó ayer que el remisero Fernando Adolfo Claret falleció como consecuencia de las 46 puñaladas que recibió y por un profundo corte en el cuello. "Estaba casi decapitado, el corte en el cuello llegó hasta la tráquea", dijo un pesquisa, y agregó que los delincuentes usaron dos cuchillos que no fueron hallados en la escena del crimen.

Ayer los compañeros de Claret en la remisería reclamaron Justicia para su amigo. "No lo podemos creer. Lo que le pasó a Fernando no se lo deseamos a nadie, ayer lo velamos y tenía toda la cara lastimada. Una persona que hace una cosa así no tiene alma, no puede estar libre. Queremos justicia", expresó Cristian, dueño del remís que utilizaba el chofer asesinado.

Los investigadores intentan ahora determinar por qué hubo tanta saña para concretar el crimen y la principal sospecha apunta a que los detenidos eran adoradores de San La Muerte. Es más, en una de las habitaciones de la casa allanada fue encontrado un altar de San La Muerte con ofrendas de alcohol, tabaco y dinero, entre otros objetos.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario