Policiales

Siete detenidos sospechados de integrar una organización de estafadores telefónicos

Se hicieron allanamientos en Rosario y localidades aledañas. Se secuestraron once vehículos que pudieron ser adquiridos con dinero de ilícitos.

Viernes 08 de Diciembre de 2017

Siete personas sindicadas como miembros de una banda dedicada a estafar a ancianos con la modalidad delictiva conocida como "cuento del tío" fueron detenidas ayer a primera hora de la mañana durante una serie de allanamientos que se realizaron en Rosario y algunas localidades cercanas. En el marco de los procedimientos se secuestraron once autos, 150 mil pesos en efectivo y tickets de depósitos bancarios además de cuantiosa mercadería que habría sido comprada con el dinero conseguido mediante las estafas. Los sospechosos serán imputados mañana en un audiencia en Tribunales.

La fiscal de Investigación y Juicio Gisella Paolicelli, quien ordenó los allanamientos, explicó que la primera de las denuncias que recibieron por las estafas perpetradas con esta mecánica ocurrió en agosto de 2016. Desde ese momento, en el Ministerio Público de la Acusación (MPA) se recibieron cerca de cincuenta denuncias de hechos similares. Incluso, en esta última semana se registraron dos.

La modalidad bajo la que actuaba esta presunta banda es conocida como "cuento del tío", que más allá de sus múltiples variantes suele tener como víctimas a personas mayores. En muchos casos los engaños se concretan a partir de llamados telefónicos de parte de personas que dicen conocer a las víctimas o invocan a algún pariente.

Una vez ganada la confianza de la víctima, lo cierto es que esos interlocultores —a la sazón estafadores— los convencen sobre la necesidad de llevar a cabo determinadas acciones con elementos de valor, como por ejemplo, cambiar dólares por pesos ante un presunto corralito o por el supuesto cambio de moneda. Y las víctimas entregan lo que les dicen porque confían en la personas con las que creen haber hablado y caen en la estafa sin más.

"La modalidad es siempre la misma: una persona llama a gente de la tercera edad y se hace pasar por un familiar. Le dice que deben contar la plata que tienen en la casa, o que tienen que cambiarles billetes que están por salir de circulación por nuevos, o pesos por dólares. Que les van a mandar a un contador o a alguna persona de algún banco para que les retire el dinero", explicó Paolicelli.

Según la fiscal, para dar con los sospechosos primero se realizó un rastreo sobre los teléfonos celulares que habían sido utilizados en los hechos denunciados. "Se rastrearon los números de Imei de los celulares (único para cada aparato) y, en algunos casos, se pidieron intervenciones telefónicas que nos permitieron identificar a algunos de los miembros de la organización". También se trabajó sobre material registrado por cámaras de vigilancia instaladas cerca de las casas de algunas de las víctimas.

Nueve allanamientos

Ayer a partir de las 5.30, personal de la Policía de Investigaciones (PDI) irrumpió en nueve domicilios en busca de los sospechosos. Los procedimientos se realizaron en forma simultánea en distintas zonas.

En Rosario los allanamientos se realizaron en Cereseto al 5500, Olegario Víctor Andrade al 1900 y al 2200, Lamadrid al 1700, Anchorena al 1900, Undubarrena al 6100 y bulevar Oroño al 4700. También hubo uno en el barrio Tierra de Sueños 3 de Roldán y otro en pasaje Secco al 800 de Granadero Baigorria.

Los detenidos, que mañana serán sometidos a una audiencia imputativa en los Tribunales provinciales por los delitos de "asociación ilícita, estafa y robo calificado", fueron identificados como Lorena T., Marcelo M., Ariel E., Luciano S., Rodrigo Q., Pero F. e Ignacio T.

Prófugos

En ese contexto cabe aclarar que la Fiscalía buscaba, además, a otras dos personas que no fueron halladas durante el operativo llevado adelante por efectivos de la PDI, y sobre las cuales pesan sendos pedidos de captura. Se les achaca haber cometido entre diez y doce hechos, aunque desde Fiscalía no precisaron cuáles.

Asimismo, en los allanamiento se secuestraron once autos que pertenecen a los sospechosos y que, presumen los investigadores, pudieron ser adquiridos con el dinero que obtuvieron de los ilícitos. Son tres Peugeot 308, 208 y 207, un BMW, un Mercedes Benz, un Chevrolet Cruze, un Audi A4, una pickup Hyundai, un Volkswagen Gol, un Bora y un Ford.

También se incautaron 40 teléfonos celulares que habrían sido utilizados para contactar a las víctimas, electrodomésticos, cocinas y heladeras recién comprados (embaladas y sin usar) y unos 150 mil pesos en efectivo, además de tickets de depósitos bancarios y poco más de dos mil dólares.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario