Policiales

Seguirá preso un joven imputado de balear a una mujer y a su hijo de 7 años

Un joven imputado de una tentativa de homicidio ocurrida en agosto pasado en Lima al 2100, donde una mujer y su hijo de 7 años fueron baleados, seguirá en prisión preventiva por 20 días.

Jueves 15 de Noviembre de 2018

Un joven imputado de una tentativa de homicidio ocurrida en agosto pasado en Lima al 2100, donde una mujer y su hijo de 7 años fueron baleados, seguirá en prisión preventiva por 20 días luego de que ayer un juez renovara esa medida cautelar. Luego de escuchar la decisión judicial el padre del joven sufrió una severa descompensación en plena sala, por lo que se pidió asistencia médica y su urgente internación.

La balacera ocurrió el pasado 12 de agosto en un pasillo de Lima al 2100, cuando Thiago M., de 7 años, recibió un tiro que le atravesó la vejiga y quedó internado, fuera de peligro, en el Hospital de Emergencias Clemente Alvarez (Heca). Su mamá recibió un disparo en la pierna derecha y fue llevada al Hospital Carrasco, donde se recuperó.

En ese incidente también fue herido Kevin Andrés Neri, de 16 años. Y como sospechoso de la balacera, al día siguiente fue detenido Leonel Bubacar, de 18, por entonces imputado en otros tres casos de abuso de arma y buscado por la Justicia Federal. Sin embargo, Bubacar fue liberado porque no había elementos para imputarle esa balacera y, 40 días después, fue asesinado el pasado 23 de septiembre en un doble crimen en un pasillo de Lima y Cerrito en el cual la otra víctima fue Kevin Neri.

Detenido

El 25 de octubre fue detenido un segundo sospechoso de la balacera del 12 de agosto: Jonatan L. M. a quien le dictaron 20 días de prisión preventiva imputado como coautor de tres hechos de tentativa de homicidio agravado por el uso de arma de fuego y portación ilegal de arma de fuego de guerra.

Ayer se revisó la medida cautelar y el fiscal Florentino Malaponte pidió prorrogarla por otros 20 días. La defensora pública Alejandra Paolini se opuso y ofreció morigerarla bajo la modalidad domiciliaria.

Angustia en la sala

Pero el juez Carlos Leiva rechazó el planteo y decidió prolongar la prisión preventiva por 20 días. Apenas dio a conocer su decisión, un nutrido grupo de familiares del imputado mostró su disgusto. Mientras una mujer lloraba y abrazaba al acusado bajo el control policial, el padre del joven quedaba inmóvil, con los ojos cerrados y los brazos colgando al costado de la silla.

En medio de escenas de dramatismo porque no respondía a los estímulos, su mujer comenzó a gritarle desesperada para que reaccionara, mientras el hijo golpeaba el escritorio de impotencia porque no podía acercarse a su padre.

Desde el destacamento policial del Centro de Justicia Penal (CJP) solicitaron asistencia médica a una empresa privada y tras 15 minutos de trabajos de reanimación y aplicación de medicamentos, el paciente recuperó lentamente la movilidad y fue trasladado de urgencia a la guardia del Hospital Provincial.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

script type="text/javascript"> window._taboola = window._taboola || []; _taboola.push({flush: true});