Policiales

Segovia habló y dijo que es inocente: "No soy narco, soy el rey del trabajo"

Desde la cárcel donde se encuentra detenido, el rosarino Mario Roberto Segovia -implicado en el tráfico de efedrina a México- se autotituló como "el rey del trabajo y no de la efedrina", dijo no ser ni narco ni terrorista y hasta se animó a decir que puede justifiar ante la Justicia los bienes de los que es poseedor.

Jueves 08 de Enero de 2009

Desde la cárcel donde se encuentra detenido, el rosarino Mario Roberto Segovia -implicado en el tráfico de efedrina a México- se autotituló como "el rey del trabajo y no de la efedrina", dijo no ser ni narco ni terrorista y hasta se animó a decir que puede justifiar ante la Justicia los bienes de los que es poseedor.

"Se mancilló mi buen nombre y ahora tengo que empezar de vuelta. Lo que quiero es contar mi verdad, por respeto a mi familia. No soy ni narco ni terrorista, soy un laburante. Un laburante de la toda la vida", señaló esta mañana en diálogo con Radio Dos.  

"No soy ni narco ni terrorista, soy un laburante. Un laburante de la toda la vida. Esto me sucedió por la envidia. Vivir en una sociedad retrógada como al rosarina sobre todo cuando uno es joven y se hace de muy abajo y progresa siempre genera estas cosas. Rosario es una ciudad que juzga a la gente por lo que tiene".

Esta mañana, Segovia intentó despegarse del tráfico de efedrina y dijo que era inocente. Hizo hincapié en que desde hace años vive de su trabajo en el comercio exterior y que de allí obtuvo los bienes que posee. Fue entonces cuando aclaró que algunos lujosos bienes, como un Rolly Royce encontrado en su residencia de Fisherton no era de él sino de una persona "que vive en Buenos Aires y que me dieron para vender a unos extranjeros que vinieron al país".

"Se me imputan una serie de cosas en las cuales soy inocente, se me violó el derecho a la inocencia. Absolutamente todos mis bienes están declarados, puedo mostrar el origen lícito de todo lo que tengo", se quejó desdela cárcel donde permanece detenido desde hace 50 días. Trascartón dijo que factores como "la suerte y posibilidades" posibilitaron su actual posición económica. "El que quiere hacer dinero lo hace. Hay un mundo de posibilidades sobre todo en el exterior", planteó como fórmula mágica.

El rosarino dijo que en el penal de Ezeiza es bien tratado y que se lo respeta en todos lo ámbitos .

Sobre el final de la entrevista volvió a negar que en su casa de Fisherton haya funcionado un laboratorio dedicado a la elaboración de metanfetaminas: "Soy un padre de familia, vivo para mi mujer y mis hijos. No tengo vida social, voy de mi casa al trabajo y del trabajo a mi casa", expresó.

El imputado del mayor tráfico de efedrina a México mostró confianza en la justicia: "Creo en ella aunque no en la gente que la imparte" y estimó que todo lo que le está sucediendo responde a " oscuros intereses".

"Lo único que quiero es un papel para mostrarle a mis hijos que diga que su padre es inocente", concluyó.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario