Policiales

Resisten un robo a una distribuidora en Victoria y matan a un asaltante

El maleante se enfrentó con el padre del dueño, que poco antes cortaba salame con un cuchillo. El ladrón resultó herido y se desangró. Era de Casilda y había estado preso en la cárcel de Coronda.

Viernes 04 de Septiembre de 2009

Victoria. — Un ex convicto de la cárcel santafesina de Coronda murió anteanoche al recibir dos puntazos durante un intento de asalto a una distribuidora de mercadería de esta ciudad, hecho que protagonizó junto a tres cómplices. La persona que lo apuñaló es un jubilado de 64 años, padre del dueño del negocio, con quien se había trabado en una pelea. El autor del homicidio prestó declaración ante la policía y luego recuperó la libertad.

El asaltante que murió se llamaba Lisandro Arostegui, tenía 23 años, estaba domiciliado en la ciudad de Casilda, en el departamento Caseros. Había recuperado la libertad a principios de este año tras el pago de una fianza. Fuentes del Servicio Penitenciario de Santa Fe indicaron que su causa judicial estaba en trámite, pero con el imputado excarcelado. Desde el penal más importante de la provincia lo vincularon a la publicación Ciudad Interna, una revista editada por los reclusos. (ver aparte)

El atraco. Según fuentes de la policía de Victoria, alrededor de las 20 del jueves Arostegui arribó junto a otros tres maleantes —cuya procedencia aún se investiga— al local de la distribuidora de mercadería general El Parque, ubicada en Bartolini y Angel Balbi de esa ciudad ubicada a unos 60 kilómetros al este de Rosario. Los tres se desplazaban en un Renault 19 color bordó.

De acuerdo a fuentes policiales, el muchacho santafesino empuñaba un cuchillo y uno de sus cómplices un arma de fuego. Todo ocurrió cuando la dupla se presentó en forma intempestiva en el local con la excusa de averiguar precios de algunos productos. Los otros dos quedaron dentro del auto. En ese momento se encontraban el propietario del comercio, su esposa, su hija, su padre y un empleado quienes estaban a punto de compartir una picada. Ante el sorpresivo avance de los asaltantes, las víctimas reaccionaron y se defendieron arrojándoles cajas.

La reacción.En ese instante, el padre del comerciante, Julio Primo, de 64 años, tenía aún en una mano el cuchillo con el que un segundo antes cortaba unas fetas de salame. De acuerdo a las fuentes, esa especie de resistencia ejercida por las víctimas dejó desorientado a Arostegui y fue allí en que Primo se arrojó sobre él y comenzaron a forcejear.

En esa pelea, el hombre mayor le asesó dos puntazos al delincuente, uno en el tórax y otro en la ingle.

El otro maleante huyó junto a los cómplices que estaban en el vehículo, mientras Arostegui quedó tirado en el suelo del local, desangrándose. Inmediatamente las víctimas llamaron a la policía y una ambulancia trasladó al herido al hospital Fermín Salaberry, donde minutos más tarde perdió la vida.

Mientras tanto, y a sólo cinco minutos de ocurrido el hecho, la policía victoriense implementó un operativo cerrojo sin resultados, por lo que se estima que la gavilla aún se encontraría dentro del departamento Victoria.

Asimismo, los pesquisas sostienen que al menos uno de los asaltantes sería oriundo de esa ciudad entrerriana y quien habría suministrado datos al resto para cometer el delito.

En tanto, ayer por la mañana, personal policial alertado por una vecina secuestró en un terreno baldío de las inmediaciones del local un revólver calibre 32 en muy mal estado, que los asaltantes habrían arrojado por encima de un tapial al momento de la huida.

Primo fue detenido y trasladado a la jefatura de Victoria. El jefe de policía, Sergio Rufiner, adelantó que según su testimonio y de acuerdo a cómo se desencadenaron los hechos, el hombre actuó en defensa propia. En ese orden, el juez de Instrucción Alejandro Calleja dispuso que Primo tras prestar declaración recupere la libertad, pero bajo custodia policial.

Fuentes de la investigación indicaron que Primo es un jubilado municipal, "una persona muy querida, igual que su familia. Nunca tuvieron problemas entre vecinos". El negocio donde ocurrió el homicidio se encuentra a cuatro cuadras del centro de esa ciudad entrerriana.

Voceros

El asaltante muerto y Jorge Cuccia, otro ex interno de la cárcel de Coronda que está prófugo desde principios de junio, eran las caras visibles de la revista Ciudad Interna. En poco tiempo, la publicación, de un tenor crítico hacia el sistema peniteciario, se transformó en el medio en el que los reclusos vertían sus experiencias y opiniones.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario