Policiales

Reiteran pedido de prisión perpetua para policías acusados en un crimen

Al cuestionar la sentencia que absolvió a la mayoría de los implicados en el caso, la Fiscalía pidió esa pena para cinco efectivos. La querella, para siete.

Viernes 31 de Agosto de 2018

Iván Mafud murió luego de ser alcanzado por seis balas policiales en septiembre de 2014. Se dispararon más, entre 19 y 37 según la Fiscalía y la querella, que durante el juicio habían pedido que siete de los quince policías acusados por el crimen recibieran condenas a perpetura. Pero el tribunal condenó sólo a uno a cuatro años de cárcel por exceso de causales de justificación y a otros tres a penas menores y de cumplimiento condicional por el delito de falsificación de documento público. El resto fue absuelto. La Fiscalía y la querella apelaron la resolución, que deberá ser revisada por la Cámara.


El único uniformado condenado por el homicidio de Iván Mafud fue el policía de Comando Radioeléctrico Matías Maidana. Según valoró el tribunal integrado por los jueces Eleonora Verón, Mariano Aliau y Juan Carlos Curto, fue Maidana quien efectuó —"aleatoriamente", dijeron— el disparo que mató a Mafud, aunque la víctima tenía en el cuerpo otros cinco plomos. Le dieron cuatro años por homicidio con exceso de los causales de justificación. En esa condena se contempla también la coautoría del delito de falsedad ideológica de instrumento público por haber mentido al confeccionar el acta policial el día del hecho, delito por el que también recibieron condenas —a un año y medio de prisión condicional— tres agentes: Gabriel Sguazzini y Alejandro Gómez, de Seguridad Vial; y Alfredo Correa, de Comando.

Los otros once policías acusados resultaron absueltos por el beneficio de la duda por una serie de delitos que van desde la coautoría del homicidio hasta el robo de dinero y de una sillita de bebé del auto de la víctima, pasando por incumplimiento de deberes, encubrimiento y abuso de autoridad. La sentencia fue dictada en junio pasado.

Los puntos en debate

El fiscal Miguel Moreno apeló la decisión del tribunal de primera instancia. Presentó una serie de agravios en los que cuestiona varios puntos de los que se sirvió el tribunal para absolver a la mayoría de los acusados y volvió a pedir que se apliquen, a doce de los policías, penas que van de los seis años de cárcel a la prisión perpetua. La apelación presentada modifica parcialmente las acusaciones que se habían presentado en el juicio.

Moreno pidió que Maidana (condenado a 4 años), Alfredo Correa (condenado a un año y medio), Oscar Jáuregui, Gerardo Amarilla y Walter Machuca (absueltos) sean condenados a prisión perpetua como coautores de los delitos de "homicidio doblemente calificado por la participación premeritada de dos o más personas y por ser miembros de las fuerzas policiales abusando de su autoridad, hurto calamitoso agravado" y por falsear un acta.

Esos cinco policías son los que dispararon contra el auto de Mafud junto con Gabriel Sguazzini y Alejandro Gómez (condenados a un año y medio). En primera instancia el fiscal había pedido también para ellos condenas de prisión perpetua, pero ahora declinó ese pedido por falta de pruebas. En cambio, solicitó penas de 4 años por falsificación del acta, hurto agravado e incumplimiento de deberes.

Para Eva Monzón, Jonathan Sánchez y Ayelén Bustamante pidió 8 años por hurto calamitoso agravado, falsedad ideológica de instrumento público e incumplimiento de los deberes de funcionario público y les quitó la acusación que había planteado en primera instancia por encubrimiento.

Para los ex jefe y subjefe del Comando Radioeléctrico, Norberto Dilda y Fabián Díaz, reiteró el pedido de penas a 10 y 6 años de prisión por abuso de autoridad y falsedad ideológica.

La querella, representada por Santiago Bereciartúa y Gabriel Ganón, hizo el mismo pedido de perpetuas que había realizado durante el juicio: entendió que la responsabilidad era de los siete policías que dispararon y por eso pidieron que todos ellos —Jáuregui, Sguazzini, Gómez, Amarilla, Maidana, Correa y Machuca— reciban esa condena.

Agravios

Una de las principales críticas de los acusadores al fallo es que no puede reducirse la autoría del hecho a uno solo de los policías porque en el lugar realizaron entre 19 y 37 disparos (según sea la versión de la Fiscalía o de la querella), y en el cuerpo de Mafud quedaron seis balas. Entienden que si bien el tiro efectuado por Maidana sería el causante de la muerte, esa cuestión de azar no exime de responsabilidad a los otros que dispararon.

El tribunal decidió eximir de culpa al resto porque, a su entender, esa balacera nunca existió. Para los jueces Aliau y Verón, el tiro que efectuó Maidana le ingresó en la cabeza a la víctima cuando el auto estaba en marcha y, con el conductor ya muerto, fue a dar al zanjón. La Fiscalía y la querella tienen una versión distinta: Mafud cayó al zanjón al querer esquivar un retén y, una vez allí, aún con vida, los uniformados abrieron fuego.

Los acusadores plantean en ese momento la comisión del homicidio, cuando los policías se posicionaron en un semicírculo alrededor de su auto y abrieron fuego. El tribunal descartó esa versión porque los orificios de las balas se ajustarían a la teoría fiscal del caso pero la posición de las vainas no.

Además, las partes cuestionaron que el mismo tribunal que consideró al acta fraguada por cuatro policías, y los condenó por eso, dio por válidos otros elementos de esa misma acta. Uno de los datos que se consideraron falsos es el que indicaba que Mafud iba en el auto con otros dos sujetos que huyeron a pie tras caer al zanjón. Pero consideró verdadero que Mafud hubiera disparado durante la persecución.

La Fiscalía y la querella fueron tajantes al cuestionar ese punto. El fallo da por probado que Mafud llevaba un arma con la que disparó contra el primer patrullero que comenzó a perseguirlo. Esto, pese a que un perito explicó que el revólver calibre 22 que Mafud tenía en la mano después de muerto tenía una falla y para accionarlo era necesario usar las dos manos. Para que eso ocurriera, según los acusadores, además de escapar a 140 kilómetros por hora debería haber utilizado las dos manos para dispararles.

Además de cuestionar que los jueces le otorguen y le quiten veracidad al acta en forma contradictoria, les reprocharon que hayan responsabilizado sólo a cuatro policías por fraguarla porque, según entendieron, el resto llegó al lugar dos minutos después, cuando Mafud ya estaba muerto. Si esto fuera cierto, sostienen los acusadores, esos cuatro policías hubieran contado con esos dos minutos para inventar una historia y acomodar una escena que se ajustara a ella.

Lo que no se explica, dicen, es por qué después demoraron una hora y media para dar aviso al fiscal y al gabinete de Criminalística sobre el hecho. Por eso se inclinan por la otra opción: que todos los policías que firmaron el acta sabían cómo habían ocurrido en realidad los hechos y en esa hora y media inventaron una historia que los eximiera de responsabilidades.


Cómo mataron a Mafud según la teoría de la acusación

Iván Mafud tenía 26 años y fue asesinado la madrugada del 8 de septiembre de 2014. Los tiros salieron de las armas de siete de los policías que lo persiguieron hasta una ruta de Roldán. A Mafud lo mataron cuando estaba adentro de su auto.

La teoría del caso del fiscal Miguel Moreno y de la querella señala que esa madrugada Mafud manejaba un Fiat Marea sin patente trasera cuando una patrulla policial intentó detenerlo en Ovidio Lagos y Coronel Arnold. Desde el móvil 4449 del Comando Radioeléctrico le hicieron señas, pero no se detuvo.

El patrullero fue tras el Marea por dos kilómetros hasta que en Avellaneda y Circunvalación dio aviso al 911. La persecución continuó por la ruta A-012. Se sumaron otros tres móviles del Comando y una camioneta de Seguridad Vial. A cinco kilómetros del cruce de las rutas 9 y A012, Mafud intentó esquivar un retén y cayó a la zanja. El auto recibió entre 19 y 37 tiros. Seis se alojaron en el cuerpo de la víctima.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario