Policiales

Quiso ayudar a un vecino y terminó baleado y golpeado por policías

Gustavo Benítez intentó que no lleven al corralón la moto de un vecino. Pero los uniformados actuaron violentamente y le armaron una causa por desobediencia.

Jueves 19 de Julio de 2018

Gustavo Benítez pasó doce horas, entre las 17 del sábado y las 5 del domingo, en medio de un infierno en el que pudo terminar "con un ojo menos o directamente muerto". En ese lapso estuvo en la seccional 19ª, el hospital Carrasco, un calabozo de la misma comisaría y el hospital Provincial. Un policía le había disparado en el pecho en medio de un operativo "rutinario" de control de vehículos y como represalia por una piedra que le tiraron a la camioneta oficial. Una vez capturado y subido a la chata, el hombre dijo que le pisaron la cabeza y el rostro y le dieron "dos palizas", pero lo único que había hecho fue "hablar con la policía y con los muchachos de la Guardia Urbana Municipal (Gum) para que no le llevaran la moto a un vecino".

Benítez tiene una granja en la zona de Barra y Biedma, donde lo conocen como "Pelado". El sábado a la tarde iba en la camioneta que usa para su negocio por calle Barra y al doblar por pasaje Demestri vio que estaba Mauri, su vecino, en medio de un control vehicular y frente a una chata policial. "Le pregunté qué problema tenía y me dijo que le faltaban los papeles de la moto, que estaban en su casa. Le dije que iba y se los traía. La moto no era robada ni mucho menos. La tiene hace tres semanas y no se avivó del tema papeleo".

benitez3

Diálogo previo

Así, Gustavo habló con un policía "para ver qué podía hacer. Le dije que si había posibilidades de que no se lleven la moto y me contestó que la cosa ya estaba, que la iban a llevar. Pararon otras dos motos, las subieron a la chata de la Gum y faltaba subir la de Mauri", contó.

Su vecino no quería cargar su propia moto y por eso él la cargó en la chata municipal "para que no se la rompieran". Para ese momento llegaron al lugar dos móviles policiales y la situación se puso tensa. "Unos pibitos les tiraron un par de piedras a la chata policial. Yo no las vi, pero eso dice la policía. La gente empezó a insultarlos y uno de los policías, flaco y morocho, que estaba apoyado en la barra antitumbos de la camioneta recibió una piedra y dijo: «Ahora cuando nos vamos a estos negros los cago a tiros». Y empezó a tirar para todos lados con una escopeta", contó la víctima.

La chata avanzó por pasaje Demetri y en segundos llegó a donde estaba parado Gustavo: "Sólo vi que pasaba la chata y pensé; este me dispara. Me apuntó, levanté la cara y escuché el estampido. Enseguida sentí el ardor en el pecho. Si no levantaba la cara me daba en el rostro y podía perder la vida o quedar ciego", recapacita.

"Mi hijo me cargó en mi camioneta para llevarme al hospital. Cuando llegamos a Garzón y bulevar Seguí vi varios móviles y estaba el que me disparó. Me bajé de la chata y le pregunté por qué me había tirado. Y lo único que hizo fue volver a disparar al piso, pero por suerte no me dio".

benitez0
Dolorido. Así estaba ayer a la tarde Gustavo, cuatro días después de ser atacado injustamente por la policía. <br>
Dolorido. Así estaba ayer a la tarde Gustavo, cuatro días después de ser atacado injustamente por la policía.

Dolorosa odisea

Apenas el policía disparó, los otros uniformados se le tiraron encima a Gustavo para esposarlo: "Pará, no soy delincuente, ¿por qué me van a llevar?", les preguntó. Y la respuesta no demoró: "Me agarraron a patadas, trompadas y me pisaron la cabeza. Eran varios y al final me esposaron por la espalda. Yo ni siquiera los insultaba. Me subieron a la chata y me pegaron de nuevo. Me tenían en el piso con el borceguí sobre la mandíbula y el cuello", contó.

Lo llevaron a la seccional 19ª para instruirle una causa por lesiones. "Cuando me bajaron de la chata me tiraron en el pasto y meta patadas de nuevo. Como todos me conocen, la gente se sumó y empezó a insultarlos. Así fue como me dejaron sentado en la puerta de la comisaría. Yo estaba muy golpeado y mientras la gente les gritaba me subieron de nuevo a la chata policial y me llevaron al hospital Carrasco. Yo en ningún momento les levanté la mano ni los insulté. En el hospital me siguieron pegando. Ahí me vio un médico y me curó un poco, pero no demasiado".

Cuando volvió a la seccional en calidad de demorado, un oficial al que conoce del barrio le preguntó: "¿Cómo te metiste en este quilombo?" Y Gustavo aclaró: "Ustedes me metieron, yo no hice nada". Allí lo mantuvieron en un calabozo desde las 20 hasta las 3 de la mañana. "Les dije quiénes habían sido los policías que me pegaron y quién me disparó". Al salir fue al hospital Provincial donde le hicieron curaciones más detalladas y volvió a su casa a las 5 de la mañana del domingo

Ahora Gustavo está con temor. "No sé qué puede pasar. El fin de semana el negocio estuvo cerrado y recién hoy abrimos. Me hicieron una causa por lesiones leves a un policía y resistencia a la autoridad y yo nuca en mi vida tuve antecedentes de nada". La familia hizo la denuncia en Asuntos Internos y fueron atendidos por la fiscal de Violencia Institucional Karina Bartocci. "Ahora voy a tener que pagarle a un abogado para que limpie mi nombre y poder estar tranquilo. Espero no tener problemas", se esperanzó.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario