Juicio a Los Monos

Pericias determinan que se usó el mismo arma en dos crímenes

Tanto en el homicidio de Diego Demarre como en el de la familia César los sicarios utilizaron la misma pistola semiautomática calibre 9 milímetros.

Miércoles 21 de Febrero de 2018

Cuando a Diego Demarre lo acribillaron a tiros de auto a auto en la esquina de su casa de bulevar Seguí y Maipú el 27 de mayo de 2013, la policía levantó una vaina servida del lugar del ataque. Esa vaina llegó a la Sección Balística de la Unidad Regional II y se cotejó con otras 24 que se recogieron de la escena de un triple crimen ocurrido un día después en avenida Francia y Acevedo. Ayer, en el juicio que se sigue contra la banda de Los Monos, declaró un policía que intervino en esa pericia y aseguró que la vaina del primer ataque había sido disparada por la misma arma que otras diez del segundo: una pistola semiautomática calibre 9 milímetros.

El dato es de suma relevancia para el caso que impulsa el fiscal Gonzalo Fernández Bussy, que plantea que los cuatro asesinatos fueron cometidos por algunos de los acusados que hoy se encuentran en el banquillo y que todos esos crímenes tuvieron como móvil la venganza por el homicidio de uno de los líderes del clan de barrio Las Flores: Claudio "Pájaro" Cantero. Sin embargo, de otra pericia practicada sobre los mismos elementos surgió otro dato: esas vainas no fueron percutadas por ninguna de las armas secuestradas a distintos miembros de la banda durante la investigación.

Los crímenes

En 2013, a la Sección Balística se le encomendó cotejar vainas levantadas en las escenas de tres crímenes: el de Claudio "Pájaro" Cantero (ocurrido el 26 de mayo de ese año), el de Diego "Tarta" Demarre (cometido un día después y que ahora se analiza en el juicio contra Los Monos) y el que tuvo como víctimas a Nahuel César, Norma César y Marcelo Alomar (perpetrado el día 28 del mismo mes y que se ventilará en este juicio la semana próxima).

Al "Pájaro" lo mataron en la puerta del boliche Infinity Night, ubicado en el límite entre Rosario y Villa Gobernador Gálvez. Allí fue emboscado y atacado a balazos. La policía levantó del lugar 10 vainas.

A Demarre lo mataron el día siguiente al mediodía. Era el dueño de Infinity Night y por eso ese lunes había ido a declarar en Tribunales por el homicidio del "Pájaro". Algunas voces lo señalaban como su entregador. Cuando volvía a su casa de bulevar Seguí y Maipú un VW Bora blanco se puso a la par del Peugeot Partner que conducía y abrieron fuego. Tras el hecho fue secuestrada una vaina.

El triple crimen del 28 de mayo de 2013 en Francia y Acevedo se llevó la vida de familiares de Milton César. Es que tras la muerte de Cantero, entre los nombres de los sicarios circuló el de Milton, aunque cuando ese caso llegó a juicio el acusado fue Milton Damario y no César. En la trama de venganzas que plantea la Fiscalía, el ataque a los César fue equivocado y en el lugar del ataque se levantaron cuatro vainas.

Las pericias

La vaina levantada tras el ataque a Demarre fue sometida a pericias. Una de ellas determinó que había sido percutada por una pistola semiautomática calibre 9 milímetros. En las pistolas, una vez que el arma se gatilla, el plomo se dispara y la vaina es desechada automáticamente con una dirección que por lo general es hacia atrás y hacia la derecha.

Esa vaina se cotejó también con las levantadas en el triple crimen. En ese caso se había determinado que, de las 24 vainas recogidas, diez habían sido gatilladas con un arma de fuego y 14 con otra. Del estudio surgió que el grupo de diez vainas habían sido disparadas por la misma pistola que la usada en la muerte de Demarre. Es decir: una pistola utilizada en el triple crimen fue la misma que un día antes mató al bolichero. El dato es de suma importancia para la Fiscalía, que intenta atribuir los dos hechos a la misma banda.

"La pericia consiste en detectar las características que el arma transfiere a la bala. Son marcas irrepetibles. Mediante un cotejo microscópico se puede determinar con qué armas han sido percutadas. La misma pistola fue utilizada en los dos hechos. Los cotejos balísticos dan un cien por ciento de certeza. Al tener cada arma una identidad propia, un cotejo positivo es contundente", respondió Gustavo Colombo, que en 2013 se desempeñaba como jefe de la Sección Balística de la URII, a una de las preguntas del fiscal Luis Schiappa Pietra en la audiencia de ayer.

Luego Fausto Yrure, defensor del núcleo duro de Los Monos, hizo una pregunta y obtuvo un dato de vital importancia para la defensa: otra pericia reveló que esas vainas no habían sido disparadas por ninguna de las armas secuestradas a los presuntos miembros de la banda durante la investigación que los llevó al juicio que se celebra en su contra.

El auto

Diego Demarre fue asesinado desde un auto blanco que se le puso a la par y luego huyó del lugar. Ese auto, que según algunos expertos que declararon en el juicio es un Volkswagen Bora 1.8 Highline, fue secuestrado un tiempo después en Córdoba, pero ya no era blanco sino que había sido pintado de negro.

Ayer declararon tres personas que compraron y vendieron el auto sucesivamente durante 2013. Todos dijeron que, cuando lo recibieron, ya lo habían cambiado de color.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario