Policiales

"No entiendo por qué terminé acá", dijo un jefe policial acusado

Guillermo Cardini, ex subjefe de Automotores, está acusado de cohecho. Dijo desconocer por qué se menciona su apodo en escuchas a Monchi

Martes 19 de Diciembre de 2017

"Hasta el día de hoy no entiendo la escucha por la que terminé acá". Guillermo "Pipa" Cardini era el subjefe de la sección Sustracción Automotores de la policía rosarina cuando fue detenido en 2013, acusado de colaborar con la banda de Los Monos. Es uno de los trece policías que desde hace casi un mes están siendo sometidos a juicio oral junto a 12 civiles por asociación ilícita y otros delitos. Ayer a la tarde decidió que era su momento de hablar ante los jueces. "Han pasado cuatro años y medio y no dejo de sorprenderme de pasar por esta situación", dijo.

Nervioso, pero con ideas claras y ordenadas, Cardini declaró luego de que atestiguaran ex compañeros suyos en la fuerza. Entre otros, los efectivos que el 30 de mayo de 2013 realizaron un cuestionado allanamiento a una cochera del pasaje Juana Blanco al 6000, cerca del Apeadero Sur. Allí se llevó a cabo la constatación de una cochera donde miembros de la familia Cantero —sindicados por conducir la banda— guardaban un auto de alta gama y una moto de agua que, un mes después serían incautadas por otra dependencia judicial.

En escuchas a Ramón "Monchi" Machuca, procesado como uno de los jefes de Los Monos, y Mariano Ruiz, condenado como agente financiero de la banda, hay una conversación donde ambos señalan que un tal "Pipa" de Automotores les había avisado de una inspección inminente en ese garaje. En otra escucha se menciona un pago. Por eso Cardini terminó involucrado. "La situación por la que terminé acá es por una escucha con mi apodo. Efectivamente, me dicen Pipa", reconoció, pero dijo desconocer por qué lo nombraron: "No sé en qué marco se da esa comunicación. Al día de hoy no la entiendo".

Está acusado de cohecho y encubrimiento. La fiscalía pidió para él una condena a 3 años y 3 meses de prisión. Al declarar por la tarde de riguroso saco y corbata, este oficial alto, delgado y de lentes contó que tras su arresto intentó imaginar quién y por qué lo nombraba: "Intenté ver en mi mente quién es la persona que me nombra en esa comunicación. Si alguna vez lo vi. Si he compartido algo con él. No me hago cargo en absoluto de lo que se me acusa. Del procedimiento de pasaje Blanco creo haberme enterado en el transcurso del día".

Antes de su declaración comparecieron testigos citados por sus defensores, Víctor Corvalán y Evelyn Quaín. Cinco policías que en 2013 trabajaban en Automotores comentaron que su tarea era detectar chasis, motores y patentes adulterados. Todos ellos participaron de la requisa en la cochera. Dijeron que el lugar fue elegido al azar cuando pasaban por esa calle. Que de la inspección no participaron ni tuvieron conocimiento previo Cardini ni su jefe, Germán Herrera, también acusado en el juicio. Y que los autos se revisaron pero no había guarismos adulterados.

Cardini dijo que recibió su detención con absoluta sorpresa porque "tenía la conciencia tranquila". Recordó que al declarar en la etapa instructoria le preguntaron si conocía a otros implicados en la causa. Ayer reiteró lo que había contestado entonces. Contó que en 2009 trabajaba en Seguridad Personal cuando su jefe (el comisario Guillermo Morgans, asesinado en 2014) lo mandó al Heca a entrevistar a un herido de arma de fuego. "Ese señor era Cantero padre y nunca más lo volví a ver hasta acá en el juicio", dijo en alusión a Ariel Máximo "Viejo" Cantero, procesado como jefe.

En 2011 le "tocó ver" a Machuca: "Personal de la brigada lo había trasladado en averiguación de captura. Me acuerdo de haberlo visto sentado en Seguridad Personal. Ni siquiera crucé un saludo". Y más adelante vio a Luis Paz, el padre de Martín "Fantasma" Paz, cuyo homicidio del 8 de septiembre de 2012 dio origen a esta investigación.

"Estaba detenido por un oficio del juzgado de Instrucción 9. Yo no lo conocía. Cero relación. Se le designó el oficio a una brigada de calle. A los pocos días lo aprehendieron. Lo trasladaron. No tengo conocimiento de cómo transcurrió esa causa. Nunca más lo volví a ver hasta que vino a declarar como testigo aquí".

Por último, ante una pregunta del fiscal Gonzalo Fernández Bussy, Cardini dijo que su auto es un Renault Twingo azul modelo 99. Un vecino de la cochera dijo haber visto un hombre delgado, alto y de lentes en un Twingo azul. Pero el oficial niega haber estado ahí. "El otro día escuché al testigo que hacía referencia a que había visto un Twingo azul o violeta. No entiendo por qué menciona eso. No quiero pensar mal. Es probable que haya visto un auto similar", cerró.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario