Policiales

Murió un joven baleado en la cabeza en villa Banana y hoy imputan a un sospechoso

Abel Fernando Pereyra tenía 19 años y fue atacado en Rueda y Lima por viejas diferencias barriales. El supuesto agresor es apodado "Negrito"

Viernes 03 de Noviembre de 2017

Un joven de 19 años baleado en la cabeza el martes en Rueda y Lima, entre los caprichosos límites de villa Banana y Bella Vista, falleció ayer como consecuencia de las graves heridas sufridas. Según la información preliminar, el hecho habría estado motivado en viejas rivalidades entre los protagonistas del hecho.

En ese contexto, y a partir del aporte de algunos testigos y posteriores diligencias policiales, un joven de 25 años apodado "Negrito" fue detenido como principal sospechoso del ataque. Fuentes judiciales adelantaron que el muchacho será imputado hoy en los Tribunales provinciales como autor del crimen.

Sospechoso

El martes se conoció un nuevo hecho de violencia que tuvo como epicentro la castigadas calles de villa Banana. Allí, y sin que se conocieran las circunstancias o detalles del feroz ataque, un joven de 19 años identificado como Abel Fernando Pereyra recibió un disparo en el cráneo en la esquina de Rueda y Lima.

Los familiares del joven llamaron al 911 y un móvil del Sies lo trasladó al Hospital de Emergencias. Allí, luego de agonizar poco más de 24 horas, falleció ayer a la mañana a raíz de un cuadro que se tornó irreversible.

Entre las diligencias ordenadas desde la Fiscalía de Flagrancia se colectó el testimonio de allegados a la víctima. Esas personas refirieron que momentos antes del ataque Pereyra había mantenido una fuerte discusión por cuestiones de vieja data con Julio R. D., un joven de 25 años apodado "Negrito".

El caso quedó en manos del fiscal de Homicidios Ademar Bianchini, quien con las referencias del sospechoso ordenó una serie de allanamientos y medidas cuyo resultado fue la detención del joven señalado como autor del disparo mortal.

El arresto de "Negrito" se concretó en inmediaciones de avenida Presidente Perón y 27 de Febrero, a pocas cuadras de la escena del crimen, luego de que personal del Comando Radioeléctrico entrevistara a un testigo que aportó referencias que finalmente condujeron al lugar donde se escondía el sospechoso.

Según aportaron desde el Ministerio Público de la Acusación (MPA) la audiencia imputativa contra el joven de 25 años se realizará hoy en los Tribunales provinciales. No obstante, los voceros consultados aclararon que aún hay medidas pendientes y se aguardan actuaciones y resultados de pericias para delinear el encuadre legal del hecho.

Siempre al límite

Con su muerte, el nombre de Abel Pereyra vuelve a engrosar las crónicas policiales. En agosto de 2015, cuando apenas había cumplido 18 años, el muchacho fue detenido como uno de los tres sospechosos que se enfrentaron a tiros con los policías de guardia de la comisaría 14ª, en barrio Belgrano, la noche del 17 de mayo de ese mismo año. Tras la violenta e incomprensible irrupción en la seccional, los jóvenes se fueron corriendo, arrojaron dos armas y quedaron manchas de sangre que hicieron presumir que estarían heridos.

Cuando la policía salió a buscar baleados en hospitales ubicó a Pereyra en la guardia del Hospital Carrasco, adonde había llegado con uno de sus presuntos cómplices, Guillermo Daniel N., de 30 años. El otro implicado, Emanuel G., de 18 años, cayó en el Hospital Alberdi.

Pero casi tres meses después y al no surgir "elementos de prueba" la fiscal de Homicidios Marisol Fabbro no imputó a los muchachos y la Justicia dispuso su libertad a pesar de que habían sido sindicados a partir de reconocimientos policiales de escasa validez. Incluso, en el caso de Pereyra, una filmación del Hospital Carrasco lo muestra ingresar al centro asistencial a la misma hora del ataque a la seccional.

En el destacamento del hospital, el joven contó que a las 20.30 de aquel día fue atacado en villa Banana por un soldadito que le disparó un tiro que le rozó una pierna y fue con su hermana al Carrasco. Al volver a su casa fue apresado en un violento operativo: "Me decían que yo tiroteé la comisaría 14ª y yo no entendía nada".

En tanto, en noviembre de 2015 Pereyra fue detenido junto a su madre, otro joven y un adolescente como sospechosos del crimen de Juan Carlos Sánchez, un ex convicto de 31 años que desde el 2013 permanecía prófugo tras haberse fugado de la cárcel de Piñero y recibió un balazo en el tórax mientras estaba en la vereda de su domicilio de Rueda al 4300. Sin embargo, finalmente Pereyra fue absuelto por ese episodio.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario