Policiales

Mató para vengar un presunto abuso sexual y seguirá preso

Un hombre que hace dos años se entregó a la Justicia y confesó haber matado a puñaladas a un hombre porque pensó que abusaba sexualmente de su pareja seguirá detenido a partir de una prórroga excepcional de la prisión preventiva.

Miércoles 29 de Agosto de 2018

Un hombre que hace dos años se entregó a la Justicia y confesó haber matado a puñaladas a un hombre porque pensó que abusaba sexualmente de su pareja seguirá detenido a partir de una prórroga excepcional de la prisión preventiva.

Se trata de Lucas Andrés G., de 30 años, quien está acusado por el homicidio calificado con ensañamiento de Francisco Romero, quien tenía 52 años cuando fue asesinado y arrojado en las vías del ferrocarril en Tío Rolo el domingo 3 de abril de 2016.

El fiscal de Homicidios Florentino Malaponte solicitó ayer ante la Cámara Penal la prórroga extraordinaria de la prisión preventiva de Lucas G., quien reconoció haber asesinado a Francisco Romero en vidriosas circunstancias.

Por esos días circularon escasos datos sobre el hecho, solapado por otros tres violentos homicidios ocurridos en 18 horas que apenas daban cuenta del hallazgo de un cadáver a la vera de las vías del ferrocarril en Medina al 6500, en barrio Tío Rolo.

El cuerpo de la víctima presentaba un tajo en la garganta, varias heridas en el rostro. Por las lesiones, se especuló también con que Romero había sido atropellado por el tren, algo que no se pudo constatar. También se trató de establecer si el cuerpo había sido arrojado ya sin vida en ese lugar.

La confesión

Al otro día un hombre acompañado de su mujer se presentó en la Jefatura de Policía ante el puesto que custodia personal del Cuerpo de Guardia de Infantería y confesó haber sido el autor del crimen de Romero.

Sin embargo, lo más llamativo del caso fue la justificación esgrimida por el confesor: dijo que había decidido asesinarlo porque abusaba sexualmente de su mujer, quien ratificó en parte esa aberrante situación que desencadenó el drama.

Luego de un examen psicofísico al acusado y el abordaje del caso por parte del Centro de Ayuda a la Víctima de Violencia de Delitos Sexuales (CAVDS), 48 horas después de la detención de Lucas Andrés G. el fiscal Malaponte le imputó el delito de homicidio calificado por ensañamiento, y se le dictó la prisión preventiva por el plazo de ley.

Con la acusación formal y el pedido de pena de prisión perpetua formalizado, en marzo pasado operó el vencimiento de la medida cautelar. En esa instancia el fiscal solicitó la primera prórroga de la medida cautelar. El juez Alfredo Ivaldi Artacho hizo lugar al reclamo, y extendió el plazo del arresto.

Extraordinaria

Sin embargo, ante una segunda prescripción, ayer se realizó una nueva audiencia para tratar la situación. En el edificio de Tribunales de Balcarce y Pellegrini, donde tiene su sede administrativa la Cámara Penal, Malaponte solicitó otra prórroga extraordinaria de la prisión preventiva.

El juez Ivaldi Artacho hizo lugar al reclamo y resolvió extenderla por otros tres meses, lapso en el que las partes abrieron posibilidades de resolución de la carpeta judicial mediante un juicio de trámite abreviado que se podría formalizar en las próximas semanas, según las tratativas con la defensora Andrea Corvalán, del Servicio Público de la Defensa Penal (SPDP).

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario