Policiales

Lo acribillaron a balazos mientras conversaba con su pareja en un auto

La víctima, Esteban Santamaría, tenía 36 años y era supervisor de planta del Frigorífico Swift. Le tiraron desde una moto que huyó del lugar.

Miércoles 28 de Noviembre de 2018

Un hombre de 36 años que se desempeñaba como supervisor de planta en el frigorífico Swift, de Villa Gobernador Gálvez , fue asesinado de nueve tiros en la puerta de la casa de su pareja, en Libertad al 300 de la misma localidad, mientras ambos estaban conversando dentro de un auto estacionado.


Esteban Lucas Santamaría vivía con su madre a pocas cuadras de donde lo mataron con una lluvia de balas en el rostro y la espalda. Tanto en su barrio, como en el entorno de su pareja y entre los vecinos de calle Libertad ayer no se encontraban razones para el crimen y muchos menos la encuentra su familia; que ayer a la tarde en la sala velatoria del Cementerio Parque de Villa Gobernador Gálvez hacían conjeturas, averiguaban entre los amigos de Esteban y en su núcleo de compañeros de trabajo qué podía haber pasado. Nadie arriesgó una hipótesis, aunque según partes oficiales, en el auto se encontraron cuatro bochas de lo que podría ser cocaína.

A la 1.30 del martes Esteban se encontraba con su pareja, Joana, a bordo de su Volkswagen Bora gris patente HAC 246 estacionado frente a la casa de ella. En un momento se aproximó por detrás del auto una moto Honda Tornado roja, aminoró la marcha y avanzó unos metros para luego volver hacia el auto donde estaba la pareja. "Según me contó Joana, recién ahí pudieron ver que los de la moto se sacaron las capuchas y uno desenfundó un arma, le apuntó a Esteban y le disparó varias veces", dijo Raúl, un hermano de la víctima.

Esteban pensó en Joana y cuando se vio venir los tiros sólo le gritó "¡Agachate¡", y la mujer se tiró al piso del auto. Cuando los asesinos huyeron, Joana bajó del vehículo, ilesa, para pedir ayuda.

Sin sospechas

El homicidio fue cometido a pocas cuadras de la comisaría 29ª sobre la calle Libertad al 300. Allí vive Joana V., de 32 años y pareja de Santamaría. La madrugada del martes el hombre fue a la casa de la mujer pero no quiso bajar a tomar "unos mates", como contó el hermano de Esteban. Ella le dijo que se bajara pero él estaba muy cansado y sólo le dijo que se "quedaran en el auto, charlando".

Esteban se quedaba algunas noches en la casa de Joana, estacionaba su auto en un garaje al aire libre y a la hora que correspondía partía hacia su trabajo. "Estaba en el Swift desde hace doce años y pasó por varias secciones. No tenía enemigos, y menos cuestiones de drogas dando vueltas" aseguró su hermano. Cuando no se quedaba en lo de Joana volvía a la casa de su madre, con quien vivía, a pocas cuadras de donde lo mataron.

Los vecinos escucharon "como diez tiros" y la desesperación fue total. "Hay muchos delincuentes por acá. En la esquina hay un búnker y ahí se juntan todos los ladrones", dijo una vecina de calle Libertad como al pasar.

Hipótesis

A la 1.40 de ayer llegó al lugar del crimen un móvil del Sies y el médico confirmó el deceso de Santamaría. Había recibido "dos tiros en el rostro, tres en el cuello, dos en el tórax y dos en la espalda".

Una de las hipótesis de los pesquisas es ligar la muerte al narcomenudeo. Para ello se basan en dos hechos puntuales: la primera es que en las cercanías del lugar hay un puesto de venta de estupefacientes; la segunda, que dentro del auto se hallaron cuatro envoltorios con una sustancia blanquecina que será peritada pero que podría ser cocaína.

Al llegar el Gabinete Científico de la Policía de Investigaciones (PDI) los agentes secuestraron diez vainas calibre 9 milímetros y sobre uno de los asientos las cuatro bochas de lo que podría ser cocaína.

Joana declaró que la "moto pasó de largo y luego se detuvo a la par de Santamaría, descendió un hombre y empezó a los tiros para luego darse a la fuga", y aseguró desconocer a los autores.

El caso quedó a cargo de la fiscal de Homicidios Georgina Pairola, quien ordenó continuar con las diligencias y relevar datos de posibles testigos y cámaras en la zona.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

script type="text/javascript"> window._taboola = window._taboola || []; _taboola.push({flush: true});