Policiales

La policía asegura que el hombre herido de un escopetazo atacó primero

Gustavo Benítez resultó herido en un control vehicular y denunció que fue baleado sin razón por la policía. Los uniformados que intervinieron en el caso aseguran que se defendieron de una violenta agresión.

Jueves 19 de Julio de 2018

Un comerciante de la zona sudoeste denunció que el sábado por la tarde recibió una perdigonada de balas de goma por parte de un policía cuando quiso evitar que a un vecino le lleven la moto al corralón en un control vehicular. Gustavo Benítez, quien tiene una granja en Barra y Biedma, dijo además que lo golpearon y debió ser hospitalizado. Estuvo detenido en la comisaría por lesiones leves y resistencia a la autoridad.
El caso, que se cuenta hoy en La Capital, ocurrió el sábado por la tarde en la zona de Barra y pasaje Demestri. Según el testimonio de Benítez, se encontraba pasando por esa zona cuando vio que un amigo suyo estaba en medio de un control policial porque circulaba en una moto y no tenía papeles a mano.
Gustavo dice que habló con un policía "para ver si había posibilidades de que no se lleven la moto" y le contestaron que se la iban a llevar. Según relató, varios vecinos comenzaron a acercarse "y la cosa se puso tensa".
"Unos pibitos les tiraron un par de piedras a la chata policial. Yo no las vi, pero eso dice la policía. La gente empezó a insultarlos, uno de los policías recibió una piedra y empezó a tirar para todos lados con una escopeta", agregó y dijo que cuando pasaron a su lado le dispararon en el pecho.
benitez1.jpg
"Pude morir o quedar ciego", relató Gustavo Benítez.

La policía hizo su descargo y dio otra versión de los hechos. Aseguró que el hombre herido de un escopetazo los atacó primero a ellos.
Según consta en el acto de procedimiento el sábado patrullaban por la zona de Barra al 3600 cuando divisaron a tres hombres que circulaban en motos "sin los elementos mínimos de seguridad".
Al acercarse constataron que los rodados no tenían dominio visible y que los conductores no contaban con la documentación de las motos. Según la versión policial, cuando llegó la GUM y comenzó a realizar las actas de remisión de las tres motos, varias personas se acercaron y empezaron a insultarlos y los amenazaron.
Arribaron entonces otras patrullas y fue entonces cuando una mujer arrojó una piedra contra uno de los autos policiales. Cuando cargaron la última moto para ser remitida, los vecinos presentes comenzaron "a arrojar gran cantidad de piedras hacia los actuantes y toda clase de elementos contundentes, pegando uno de los elementos contundentes en el parabrisas del móvil 6974".
De acuerdo al relato policial, un suboficial realizó "disparos con la escopeta reglamentaria con munición de goma en dirección al aire, sin lograr dispersar a las personas, quienes se abalanzaron sobre los móviles".
policia00.jpg

"Un masculino de aproximadamente 1,70 metros que vestía pantalón deportivo de color azul y remera blanca, calvo, arrojó una piedra de gran tamaño sobre un suboficial. Este alcanza a girar su rostro y el proyectil impacta a la altura de la nuca. Este hombre intenta golpear al empleado policial con otra piedra y el policía efectúa un disparo en dirección al grupo de personas, para luego desplomarse dentro de la caja del móvil", señala el parte policial.
El parte de actuación señala que en Barra y Seguí, donde se detuvieron para ver el estado de salud del policía herido, se les acercó una camioneta doble cabina tipo S-10 blanca de la cual descendieron cuatro hombres, "quienes continuaron agrediendo al personal, uno de ellos presentaba heridas sangrantes en su torso desnudo, era un masculino que se reconoce como el agresor del suboficial", quien luego se "abalanzó y trató de agredir al personal, siendo reducido inmediatamente".
El vecino acusado de ser el que arrojó la piedra al suboficial Gustavo Benítez, de 42 años, a quien tras labrarle el acta fue llevado al hospital Carrasco para que sea asistido por las heridas que presentaba en el torso y el mentón. Se le formó una causa por resistencia a la autoridad y lesiones leves.
benitez3

Esa misma noche, la fiscal de la Unidad de Violencia y Corrupción Institucional, Karina Bartocci ordenó que se secuestren las escopetas involucradas y sean elevadas a sección Balística para realizar pericias, se cite y se tomen entrevistas a personal de la GUM, se solicite informe al 911 en cuanto a cámaras y recorridos históricos de los móviles que participaron en el procedimiento, relevamiento de cámaras en el lugar del hecho, que el personal se retire de seccional sin ninguna medida y se realicen demás diligencias que se estime de rigor, a fin de orientar la investigación que permita aclarar lo sucedido.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

script type="text/javascript"> window._taboola = window._taboola || []; _taboola.push({flush: true});