Policiales

La oscura historia de "Mostrito", el joven preso por una saga de abusos sexuales

Tiene 19 años y cayó el jueves en el barrio Ludueña, la misma zona donde cometía sus ataques. Le endilgan al menos cinco ataques sexuales en lo que va del año.

Domingo 25 de Agosto de 2013

La primera vez que "Mostrito" ganó espacio en una crónica de La Capital fue en diciembre de 2007. Entonces tenía 13 años y recibió un balazo en una pierna cuando huía tras robar un celular en la parte más pobre de barrio Ludueña. Seis años más tarde el pibe está de regreso en las páginas del diario. Esta vez acusado de abusar sexualmente de al menos cinco mujeres en lo que va del año. Los últimos tres hechos ocurrieron entre el 9 y el 20 de agosto y tuvieron como víctimas a una adolescente de 14 años y a dos mujeres de 29 y 50 años. El modus operandi fue idéntico: el abusador interceptó a sus víctimas con un arma y bajo amenaza de muerte, las abusó. En dos de los casos hubo acceso carnal.

Mostrito es el apodo de Cristian Ariel C., quien en sus 19 años se movió por un circuito vicioso delimitado por la calle, los juzgados de Menores, los institutos de detención para pibes en conflicto con la ley y la vuelta a su casa. Arrancó en el mundo del delito siendo el azote de los repartidores que trabajaban en las zonas más pauperizadas de Ludueña y hoy está detenido acusado de varias violaciones. Los pesquisas estiman en al menos cinco los casos de abusos sexuales en los que la descripción del agresor se ajusta a Mostrito.

No lo quieren. Ser "pito duro" o "pitoto", como en la jerga se conoce a los violadores, es una sentencia en si misma. Y los vecinos se lo hicieron sentir a Mostrito el mismo jueves en el que lo apresaron efectivos de la comisaría 12ª. Entonces le pintaron el frente de su casa de pasaje Damianovich al 5900. "Queremos que se vayan del barrio. No lo queremos más acá. No nos gusta que haya un pito duro en el barrio porque acá hay muchas criaturas", relató una vecina a la prensa.

Lo último que se sabía de Mostrito era que el 18 de agosto de 2011 se había tiroteado con un comisario inspector que intercedió en un robo. El hecho le quedó asentado en su foja de antecedentes como robo calificado, resistencia calificada a la autoridad y abuso de arma. Uno de los tres que tuvo como menor. Dos meses antes se había fugado del Instituto de Rehabilitación del Adolescente Rosario (Irar) cuando en el sector A, junto a otro interno, tomó como escudo a un empleado con una faca y bajo amenazas de muerte logró ganar la calle.

Mostrito es hermano de "Tierrita", un pibe de 21 años que está preso en la cárcel de Piñero. Ambos son hijos de un pesado del delito local: el "Checu". Este maleante estuvo mencionado, entre otras causas, por el golpe al Cóndor Group el 31 de mayo de 2003, y el copamiento a la comisaría de Coronel Arnold y el posterior robo de 30 mil pesos y 4 mil dólares en la sucursal del banco Bisel de esa localidad el 8 de enero de 2003. También está bajo la lupa por los atracos al blindado frente al Banco Municipal de Villa Hortensia, en julio 2004, y el golpe al banco Galicia de Fisherton, en septiembre de ese año. Está preso en Piñero desde el 23 de abril de 2013 cuando cayó tars asaltar un corralón de materiales de construcción en el barrio Tierra de Sueños 2, en Roldán.

Abusos sexuales. El primer hecho imputado a Mostrito fue denunciado en la 12ª y ocurrió la medianoche del viernes 9 de agosto. Una mujer de 50 años regresaba a su casa cuando en inmediaciones de Campbell y Casilda fue interceptada por un joven en bicicleta que la amenazó de muerte con un cuchillo antes de sacarle el celular y hacerle sacar las zapatillas para ver si llevaba dinero en el calzado. Al notar que se acercaba un par de hombres, la obligó a acompañarlo caminando por Campbell hacia las vías y por allí hasta un predio en el que se levanta una antena de telefonía celular. Allí la violó sin utilizar preservativo y antes de irse en la bicicleta le dijo: "Doña, acá le dejo sus cosas. Me llevo el celular", recordó la víctima.

El segundo hecho ocurrió una hora y media después, a unas diez cuadras de distancia: en pasaje Minetti y Camilo Aldao. Aproximadamente a la 1.30 una mujer de 29 años bajó del colectivo 112 en Junín y Camilo Aldao y comenzó a caminar por esta última hacia el sur. Un hombre joven en bicicleta la interceptó y con un cuchillo la obligó a acompañarlo hasta el ingreso al jardín delantero de una casa. El abusador comenzó a manosear a su víctima. Y cuando parecía que la historia se repetiría la mujer le dijo: "Si me querés violar, me vas a tener que matar". Entonces hubo un forcejeo en el que los gritos de la mujer alertaron al barrio. Al agresor no le quedó más que fugarse en la bici. La descripción que dió la víctima se ajusta a la de Mostrito. Estos dos casos quedaron en manos del juez de Instrucción Javier Beltramone.

El tercero de los hechos tuvo lugar el martes pasado cuando cerca de las 7.40 una adolescente de 14 años que iba a la escuela fue interceptada en inmediaciones de Vélez Sársfield y Magallanes por un joven armado que le salió al cruce encañonándola. Dominada por el agresor, la adolescente fue abusada en plena vía pública. La escena fue presenciada por dos nenas que iban a la escuela y que fueron amenazadas, pero que salieron corriendo a buscar ayuda. Tras someter a la adolescente, el abusador la llevó hasta Campbell y las vías, donde la dejó atada con un cable de teléfono. Una vez que la piba pudo soltarse se refugió en su casa y su madre hizo la denuncia en la comisaría 12ª. La muchacha fue asistida en Centro de Atención a la Víctima de Delito Sexual y un médico policial constató las lesiones. La adolescente acusó a Mostrito por su apodo y el caso quedó en manos del juez de Instrucción Hernán Postma.

A partir de estos tres últimos hechos el subjefe de la 12ª, oficial principal Alvaro Rosales, encabezó la investigación que el jueves a la mañana terminó con la detención de Mostrito en un allanamiento en el que también intervino la Tropa de Operaciones Especiales. En su casa no había armas.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario