Policiales

Imputaron a padre e hijo por tener un arsenal en sus casas sin autorización

Los dos hombres detenidos el martes en una vivienda de Fisherton acusados de tener un arsenal compuesto por 14 armas de distintos calibres estuvieron ayer a la mañana en los Tribunales.

Jueves 30 de Noviembre de 2017

Los dos hombres detenidos el martes en una vivienda de Fisherton acusados de tener un arsenal compuesto por 14 armas de distintos calibres estuvieron ayer a la mañana en los Tribunales provinciales donde la fiscal Cecilia Brindisi, de la Unidad de Investigación y Juicio, les imputó haber tenido en su poder sin la debida autorización legal esos elementos. Pero por disposición del juez José Luis Suárez, uno de ellos volvió a su casa en libertad y el otro recibió 30 días de arresto domiciliario.

El operativo que fue ventilado con bombos y platillos por la Policía de Investigaciones (PDI) y el ministro de Seguridad Maximiliano Pullaro hablaba de tres allanamientos en la zona oeste con dos hombres detenidos que ayer, en la audiencia, fueron identificados como Alfredo Julio R., de 65 años; y su hijo Alfredo Jorge R., de 31, pertenecientes a una tradicional familia de la ciudad y defendidos por los abogados Paul Krupnik y José Nanni. A ambos se los había detenido en una finca de Eva Perón al 9000 que tiene dos casas contiguas.

De allí, los policías se llevaron dos revólveres calibre 22 largo, uno marca Jaguar y el otro Rubí; una pistola calibre 11.25 Colt; una carabina calibre 22; una escopeta calibre 12; un pistolón calibre 14; una carabina semiautomática 9 milímetros marca Halcón con cargador de 40; una pistola semiautomática calibre 22 Colt; un revólver calibre 32 corto Colt; una escopeta 12.70 Franchi; una pistola semiautomática 11.25 Ballester Molina; un revólver 38 largo sin marca, otro calibre 38 Special y otro más calibre 32 sin marca.

La fiscal Brindisi explicó que la investigación se había iniciado en marzo a raíz de la detección de determinados usuarios de la red social Facebook utilizando nombres falsos o de fantasía que ofertaban diversas armas de fuego de uso civil y de guerra. Mediante diferentes medidas de investigación se logró individualizar a las personas involucradas con estos perfiles, entre ellos uno identificado como Beto—NOB, a quien supuestamente Alfredo Jorge R. le habría comprado un arma, por lo que dispusieron la intervención de su teléfono y así lograron detectar una conversación en el que pide balas 9 milímetros a otra persona.

Herencia familiar

En ese marco se dispuso el allanamiento a la casa de calle Eva Perón al 9000 donde se secuestraron las armas que padre e hijo dijeron tener "por herencia familiar y por ser coleccionistas aunque admitieron que muchas no estaban registrada", según comentó Krupnik. Asimismo, el abogado explicó que el menor de sus clientes "en algún momento tuvo los papeles de legítimo usuario pero que actualmente los tiene vencidos".

Al finalizar la audiencia, el juez Suárez admitió que tanto padre como hijo debían ser imputados por los delitos de tenencia de arma de fuego de uso civil sin autorización legal en concurso real y tenencia de arma de guerra en calidad de autor, aunque dijo que no estaba acreditado el pedido de prisión preventiva efectiva y no admitió la calificación de provisión ilegítima de arma de fuego de forma habitual. Así las cosas le dictó la libertad bajo caución real de 100 mil pesos a Alfredo Julio R. mientras que a Alfredo Jorge R. le dictó prisión preventiva domiciliaria por el plazo de 30 días.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario