Policiales

Habeas corpus a favor del acusado de matar a dos hermanos Funes

"Temo por mi vida en ese lugar". Enrique Adrián "Cable" Solís, acusado de matar en enero a los hermanos Ulises y Jonatan Funes, cuestionó así su reciente traslado desde la Unidad 3...

Viernes 11 de Mayo de 2018

"Temo por mi vida en ese lugar". Enrique Adrián "Cable" Solís, acusado de matar en enero a los hermanos Ulises y Jonatan Funes, cuestionó así su reciente traslado desde la Unidad 3 de Rosario a una celda de resguardo en la cárcel de Piñero, donde denunció que fue golpeado por guardias y conducido de manera intimidatoria hasta el módulo donde se alojan dos hermanos de las víctimas. Lo hizo durante una tensa audiencia de hábeas corpus resuelta ayer en su favor: una jueza penal le ordenó al Servicio Penitenciario que el preso regrese al pabellón evangélico de la cárcel local donde estuvo alojado los últimos tres meses.

El planteo tiene relación directa con el reciente crimen en la cárcel de Coronda de Rubén Ariel "Tubi" Segovia, apuñalado y estrangulado por cuatro presos de su confianza en el pabellón 8C. Segovia era considerado un integrante del clan Caminos, enfrentado a la familia Funes. De hecho, un representante del Servicio Penitenciario (SP) justificó el traslado de Solís a Piñero como un efecto del crimen de "Tubi".

Para la jueza María Trinidad Chiabrera el SP no esgrimió una motivación válida y por eso dispuso que Solís retorne a la Unidad 3. Además ordenó que el fiscal Ademar Bianchini, presente en la audiencia, informe a la Fiscalía los hechos de maltrato carcelario denunciados por el interno.

Coautor de dos crímenes

"Cable" Solís, de 34 años, fue detenido el 19 de febrero pasado como coautor de los homicidios de Ulises Funes, ejecutado el 7 de enero desde un auto en Garay al 1400; el de su hermano Jonatan "Bam Bam" Funes, el 7 de febrero frente a la cárcel de Piñero; y el intento de asesinato del padre de ambos, Jorge Funes, el 1º de enero en Alvear. Él asegura que es inocente y que fue implicado porque se negó a pagarle 50 mil pesos a un policía de la comisaría 15ª que lo extorsionó.

Desde el día de su imputación el lugar de alojamiento de "Cable" fue motivo de tensiones. El juez Juan Carlos Leiva resolvió entonces, a pedido del interno, disponer su alojamiento en el pabellón 2 de la cárcel de Rosario. Allí estuvo en una celda individual hasta que su defensora, Romina Bedetti, presentó un habeas corpus y recién a fines de marzo lo ingresaron al pabellón. El 8 de mayo pasado el SP lo trasladó a Piñero, donde fue aislado en un buzón.

Ante esa decisión Bedetti presentó un nuevo habeas corpus que se tramitó ayer. "Nadie mejor que el interno para saber dónde está seguro. Ésto no es un capricho o comodidad. El Servicio Penitenciario no conoce el pasado de Solís. Pierde la atención de psicólogos por su adicción a las drogas y lo llevan adonde están alojados los Funes. ¿Qué es ésto? ¿Una provocación? ¿Quieren que se mate? Lo único que estamos pidiendo es que no sea otro «Tubi» Segovia", arremetió la abogada.

El propio Solís explicó los motivos del reclamo: "Desde que llegué a ese lugar (por Piñero) me sacaron fotos, me dijeron que se las iban a mostrar a los hermanos Funes y me llevaron al módulo donde están ellos". Reveló que le sacaron fotos desnudo y que lo golpearon en un pasillo sin cámaras para que deje de presentar recursos judiciales.

"Me llevaron a una celda donde un preso me da el alimento. No me siento seguro, no como porque tengo miedo de que me envenenen. Vivo en un lugar inundado, donde hay poca luz, no anda la cadena del baño y tuve tanto miedo que no dormí en toda la noche", amplió Solís, quien dijo que también teme por la integridad de su familia en la visita.

A continuación, el abogado del SP Matías Daruich explicó que está alojado en un sector con "los mismos derechos que el resto de la población, controles médicos diarios y el mismo dispositivo de salud que la Unidad 3" y que se encontraba aislado como "medida excepcional hasta que se defina a qué pabellón irá".

Sobre el motivo del traslado indicó que el SP nunca estuvo de acuerdo con la decisión judicial de derivarlo a la Unidad 3. Y que tras la muerte de "Tubi" se resolvió el traslado porque la cárcel de Riccheri y Zeballos se consideraba inconveniente.

El fiscal Ademar Bianchini se plegó al planteo del representante del SP: "Es facultad del Servicio Penitenciario disponer el lugar de alojamiento", dijo. Y recordó que en el caso de "Tubi", fue él quien pidió ser alojado en un pabellón común con gente de su confianza y sin embargo terminó asesinado.

Finalmente la jueza evaluó que ante los "temores fundados" de Solís se debía privilegiar el resguardo de su integridad física. Y consideró que al haber estado alojado en la Unidad 3 sin incidentes lo más conveniente era su regreso a la cárcel rosarina, adonde ordenó que sea reintegrado.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario