Juicio a Los Monos

Fiscales del juicio a Los Monos y la hipótesis de un crimen por venganza

A partir de videos y escuchas el fiscal Gonzalo Fernández Bussy trató de sostener el móvil del crimen del bolichero Diego "Tarta" Demarre.

Sábado 17 de Febrero de 2018

Ayer se celebró la 29ª jornada del juicio que se sigue contra la banda de Los Monos y que, en esta instancia, apunta a probar la participación de Ariel "Guille" Cantero, Andrés "Gitano" Fernández, Leandro "Gordo" Vilches y Emanuel "Ema" Chamorro en el homicidio de Diego Demarre, un bolichero asesinado el 27 de mayo de 2013, según la Fiscalía, en venganza por la muerte de Claudio "Pájaro" Cantero, acribillado a tiros un día antes en la puerta del local bailable de propiedad de Demarre. En la jornada de ayer, y a través de varios testigos, los fiscales intentaron demostrar el vínculo entre ambas muertes.

   Uno de los testigos fue Leandro S., un técnico instalador de cámaras de seguridad y alarmas que fue quien colocó el sistema de seguridad en la casa de Diego Demarre. Fueron esas cámaras las que dejaron registrado el momento en el que Demarre fue atacado a balazos cuando llegaba a su vivienda de bulevar Seguí 920.

   En las imágenes se aprecia la Peugeot Partner color gris de la víctima avanzando por Seguí hacia el este. El automóvil comienza a doblar en "U" a la altura de Maipú. Hace un giro abierto junto con un automóvil blanco que realiza uno más cerrado y, a la altura del carril central, se pone a la par de la Partner. Ese fue el momento en que Demarre fue atacado a balazos por la ventanilla. Los autos salen del plano pero algo queda claro: el vehículo de Demarre queda detenido en el lugar, mientras que el auto blanco completa el giro y toma Seguí hacia el oeste. La cámara marca, además, una fecha y una hora: lunes 27 de mayo de 2017, 12.12.

   En su declaración, el técnico contó que ese día, después del crimen, le pidieron que fuera a la casa de Demarre y allí se encontró con un grupo de policías que le pidieron que extrajera las imágenes del momento del atentado. Luego repartió varios pendrives con las imágenes y desconectó el aparato para entregárselo al juzgado de Instrucción 13, que llevó adelante la investigación del hecho criminal.

Ayer se celebró la 29ª jornada del juicio que se sigue contra la banda de Los Monos y que, en esta instancia, apunta a probar la participación de Ariel "Guille" Cantero, Andrés "Gitano" Fernández, Leandro "Gordo" Vilches y Emanuel "Ema" Chamorro en el homicidio de Diego Demarre, un bolichero asesinado el 27 de mayo de 2013, según la Fiscalía, en venganza por la muerte de Claudio "Pájaro" Cantero, acribillado a tiros un día antes en la puerta del local bailable de propiedad de Demarre. En la jornada de ayer, y a través de varios testigos, los fiscales intentaron demostrar el vínculo entre ambas muertes.

   Uno de los testigos fue Leandro S., un técnico instalador de cámaras de seguridad y alarmas que fue quien colocó el sistema de seguridad en la casa de Diego Demarre. Fueron esas cámaras las que dejaron registrado el momento en el que Demarre fue atacado a balazos cuando llegaba a su vivienda de bulevar Seguí 920.

   En las imágenes se aprecia la Peugeot Partner color gris de la víctima avanzando por Seguí hacia el este. El automóvil comienza a doblar en "U" a la altura de Maipú. Hace un giro abierto junto con un automóvil blanco que realiza uno más cerrado y, a la altura del carril central, se pone a la par de la Partner. Ese fue el momento en que Demarre fue atacado a balazos por la ventanilla. Los autos salen del plano pero algo queda claro: el vehículo de Demarre queda detenido en el lugar, mientras que el auto blanco completa el giro y toma Seguí hacia el oeste. La cámara marca, además, una fecha y una hora: lunes 27 de mayo de 2017, 12.12.

   En su declaración, el técnico contó que ese día, después del crimen, le pidieron que fuera a la casa de Demarre y allí se encontró con un grupo de policías que le pidieron que extrajera las imágenes del momento del atentado. Luego repartió varios pendrives con las imágenes y desconectó el aparato para entregárselo al juzgado de Instrucción 13, que llevó adelante la investigación del hecho criminal.

Un auto, dos lugares

Rodrigo C., en tanto, es un policía que por esa época prestaba servicios para la Tropa de Operaciones Especiales y recibió la orden de analizar esas imágenes y otras captadas por las cámaras de seguridad del Hospital de Emergencias Clemente Alvarez un día antes, cuando Claudio "Pájaro" Cantero fue asesinado a tiros en la puerta del boliche Infinity Night, propiedad de Demarre. En los dos juegos de videos, aparece un auto blanco que, para la Fiscalía es el mismo.

   La teoría de la acusación es que el crimen de Demarre fue una venganza por el asesinato del Pájaro y que ese auto que estaba en el Heca cuando él agonizaba fue el mismo desde el que atacaron al bolichero.

   Capdevila explicó que consultó con personas que trabajan en concesionarias quienes le dijeron que en ambos videos el auto que se ve es un Volkswagen Bora 1.8 Highline. Es decir, un modelo de Bora específico que se fabricó entre 2006 y 2013.

   También declaró Carlos M.O., quien en 2013 se desempeñaba como subjefe de la Brigada de Homicidios, y dijo que tras el crimen de Demarre lo comisionaron a la casa de la víctima porque Betiana Q., la viuda del empresario de la noche, quería que le pusieran una custodia porque tenía temor a ser víctima de otro ataque.

La escucha a la viuda

Además, durante la audiencia se reprodujo una escucha telefónica que los investigadores realizaron sobre el teléfono de Betiana donde la mujer le decía a un tal Leopoldo: "Esos hijos de puta, por ser dueño del boliche, se desquitaron con él. No hay palabras. Me arrancaron la mitad de la vida y al padre de mis hijos". La referencia a la venganza por el crimen del "Pájaro" es un elemento importante para la teoría del caso de la Fiscalía.

   Esa escucha se reprodujo en el marco de la declaración de otra uniformada, Claudia Z., que en 2013 trabajó en la División Judiciales y se ocupaba de desgrabar las escuchas telefónicas —aunque no de intepretarlas— y de plasmar en informes la información de calle que le acercaban sus compañeros que hacían tareas de inteligencia.

   El testimonio de esta policía fue controversial, puesto que la Defensa planteó que si bien las actas llevaban su firma, los datos que consignaban esas actas no habían sido obtenidos por ella sino por sus compañeros de Judiciales, división duramente cuestionada desde el inicio de la investigación por los abogados del núcleo duro de Los Monos.

Rodrigo C., en tanto, es un policía que por esa época prestaba servicios para la Tropa de Operaciones Especiales y recibió la orden de analizar esas imágenes y otras captadas por las cámaras de seguridad del Hospital de Emergencias Clemente Alvarez un día antes, cuando Claudio "Pájaro" Cantero fue asesinado a tiros en la puerta del boliche Infinity Night, propiedad de Demarre. En los dos juegos de videos, aparece un auto blanco que, para la Fiscalía es el mismo.

   La teoría de la acusación es que el crimen de Demarre fue una venganza por el asesinato del Pájaro y que ese auto que estaba en el Heca cuando él agonizaba fue el mismo desde el que atacaron al bolichero.

   Capdevila explicó que consultó con personas que trabajan en concesionarias quienes le dijeron que en ambos videos el auto que se ve es un Volkswagen Bora 1.8 Highline. Es decir, un modelo de Bora específico que se fabricó entre 2006 y 2013.

   También declaró Carlos M.O., quien en 2013 se desempeñaba como subjefe de la Brigada de Homicidios, y dijo que tras el crimen de Demarre lo comisionaron a la casa de la víctima porque Betiana Q., la viuda del empresario de la noche, quería que le pusieran una custodia porque tenía temor a ser víctima de otro ataque.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario