Policiales

Exintendente de Paraná se desligó de la causa que lo juzga por narcotráfico

Aseguró que fue "víctima de una campaña política" y negó haber financiado al narcotráfico.

Sábado 28 de Diciembre de 2019

El ex intendente de Paraná, Sergio Varisco (Cambiemos), dijo ayer en la última jornada de debate del juicio oral y público que se le sigue por ser parte de una banda dedicada al tráfico de drogas en Entre Ríos, que fue “víctima de una campaña política” y negó haber financiado al narcotráfico desde el municipio.

   Los jueces Lilia Carnero, Noemí Berros y Roberto López Arango escucharon ayer las “últimas palabras” de los 33 imputados en la causa que estremeció los cimientos políticos de Entre Ríos y cuyo veredicto se conocerá el próximo lunes.

   Con el micrófono en la mano, Varisco dijo que estos dos años (desde que fue detenido por sus implicancias con la banda) sufrió “un calvario, estigmatizado como narco” y fue agredido moralmente, pero aseguró que desde los años 80 sólo se dedicó a la política y no tiene auto, casa, ni cuenta bancaria.

   Respecto del supuesto jefe de la banda narco, Daniel “Tavi” Celis, dijo que sólo tuvo una “relación política” con él vinculada a la incorporación de personal al municipio. Y negó haber financiado actividades del narcotráfico.

   En ese sentido, sostuvo que la causa posee “muchas mentiras” y apuntó a “una campaña política” en su contra y a los peritos de la Policía Federal Argentina que intervinieron en la investigación.

   “Todas las supuestas pruebas y escuchas que se encontraron demostraron que no era así y que no tengo que ver con el tema drogas, me hicieron la indagatoria, son 150 páginas de declaración, y la Fiscalía insiste en involucrarme”, agregó.Finalmente se definió como un hombre con “ética y honestidad”, y pidió “poner a salvo” su conducta.

El jefe

Por su parte “Tavi” Celis, quien llevó unas anotaciones para hablar ante los jueces, reiteró que tanto Varisco como el ex concejal Pablo Hernández y la ex secretaria de Seguridad de Paraná, Griselda Bordeira, “no tienen nada que ver con el caso, son inocentes de la causa”.

   “Yo necesitaba plata, por eso empecé a vender drogas, y el intendente no había cumplido muchas promesas, pero Dios se encargará por todo el daño que él causó”, agregó el acusado, que también le pidió perdón a otra de las imputadas, Luciana Lemos, quien aseguró que es inocente.

   Luego agregó: “Soy culpable de una causa, no la de la narcoavioneta (de lo que se hizo cargo su hermano), y por eso pido Justicia, que se me juzgue por las cosas que hice y no por lo que no hice”.

   A su turno Hernán Rivero, titular de la Unidad Municipal 2 donde trabajaba Celis, le entregó a los jueces una novela de ficción que escribió durante los dos años y siete meses que estuvo preso y aseguró ser “inocente”. “No hay nada” que me vincule con la causa.

   El resto de los imputados agradeció beneficios como la prisión domiciliaria o pasar la Navidad con sus familias, dijeron ser inocentes y que la Fiscalía basó su acusación en “mentiras” y con “pocas pruebas”.

   Durante los alegatos del juicio, el fiscal José Candioti pidió que se condene a 10 años de prisión a Varisco como coautor de “financiamiento de actividades de comercio de estupefacientes” junto a Hernández y Bordeira, para quienes solicitó condenas a 9 años de cárcel. En tanto, requirió que Celis sea condenado a 15 años de prisión como autor de organizar y financiar a la banda.

   Para la Fiscalía, Varisco realizó “un acuerdo” en septiembre de 2017 con Celis en el que “se comprometió a entregarle 50.000 pesos mensuales para financiar” la venta de drogas. El fiscal detalló todas las pruebas recabadas durante la causa, que comenzó cuando se alertó sobre un cargamento de 300 kilos de marihuana hallado en una avioneta en un campo de Colonia Avellaneda en 2017, causa por la que el principal acusado es Miguel Angel “Titi” Celis.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS