Policiales

Ex juez federal rechazó las imputaciones en su contra al declarar en un juicio oral

El ex juez federal de Orán, Raúl Reynoso, acusado de liderar una asociación ilícita para favorecer a narcos, negó ayer las acusaciones al declarar en el juicio oral al que es sometido con otros siete imputados. "No acepto las imputaciones gravísimas que se me atribuyen", comenzó el ex magistrado su declaración de más de tres horas en la tercera audiencia del juicio iniciado hace 15 días.

Martes 19 de Septiembre de 2017

El ex juez federal de Orán, Raúl Reynoso, acusado de liderar una asociación ilícita para favorecer a narcos, negó ayer las acusaciones al declarar en el juicio oral al que es sometido con otros siete imputados. "No acepto las imputaciones gravísimas que se me atribuyen", comenzó el ex magistrado su declaración de más de tres horas en la tercera audiencia del juicio iniciado hace 15 días.

A Reynoso se le atribuye liderar una organización integrada por abogados y empleados del juzgado a su cargo destinada a favorecer a narcos con resoluciones judiciales.

A partir de una investigación del fiscal federal Eduardo Villalba y su par de la Procuraduría de Narcocriminalidad Diego Iglesias, el juez federal de Salta Julio Bavio había procesado a Reynoso por asociación ilícita en carácter de jefe u organizador; concusión en nueve hechos, en concurso real; y prevaricato en seis hechos, en concurso ideal.

"La construcción de los fiscales de la instrucción quedó desmoronada por una serie de elementos", dijo ayer Reynoso y destacó que "la mesura que viene demostrando" el tribunal oral "permitirá esclarecer muchos puntos que se dieron por probados y que se demuestra que no son claros ni contundentes".

"Como único juez de frontera durante once años, en el Juzgado de Orán empezamos desde cero y llegamos a tener 31.500 expedientes de los cuales logré dictar sentencia definitiva en unas tres mil causas", sostuvo el ex juez, para agregar que nunca sus actos instructorios fueron declarados nulos ni por el Tribunal Oral Federal ni la Cámara Federal de Salta. "Sin embargo, en tres o cuatro meses se empezó a cuestionar en forma estrepitosa mi trabajo", agregó.

Reynoso fue el único imputado que hizo uso del derecho a hablar al comenzar el juicio, durante casi tres horas y media en las que respondió preguntas de los fiscales, de la parte querellante y de defensores de otros acusados. En ese marco, reclamó que es el único imputado que está privado de la libertad y explicó que nunca hubo de su parte "entorpecimiento a la investigación" ni "peligro de fuga".

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario