Policiales

Escaparon 13 presos de Ezeiza y renunció el jefe del Servicio Penitenciario Federal

 "Soy el máximo rsponable político de esta fuerza, asumo la responsabilidad que me cabe", dijo Víctor Hortel, al hacer pública su dimisón con carácter de "indeclinable". 

Martes 20 de Agosto de 2013

Trece presos escaparon en las últimas horas de la cárcel de Ezeiza y como consecuencia de la fuga renunció el jefe del Servicio Penitenciario Federal, Víctor Hortel, y fueron separados 19 guardiacárceles.

“Soy el máximo responsable político de esta fuerza, asumo la responsabilidad que me cabe, por eso he presentado mi renuncia indeclinable ante el ministro de Seguridad y Derechos Humanos Julio Alak”, señaló Hortel en un encuentro con de prensa.

El funcionario también informó sobre el desplazamiento de 19 agentes penitenciarios, entre ellos seis celadores, cuatro jefes de turno, y el propio director del penal. La fuga tuvo lugar en la noche de este lunes de la celda 22 del pabellón B y los presos escaparon a través de un túnel que ellos cavaron.

En la madrugada de este martes dos de ellos fueron recapturados cuando caminaban por la ruta 205, en la localidad bonaerense de Cañuelas.

“Esta fuga no se pudo llevar a cabo sin logística y complicidad externa e interna”, expresó Hortel, quien admitió que de la investigación del hecho “surge claramente una complicidad del personal penitenciario”. El funcionario sostuvo que además del sumario interno, se prepara “una denuncia penal” contra los responsables de la unidad penitenciaria.

Hortel informó que para escapar, los presos construyeron un boquete en el piso de 40 por 20 centímetros, atravesando 20 centímetros de concreto.

“Después construyeron un túnel de un metro de profundidad y dos metros de longitud, recorrieron 30 metros hasta un alambrado perimetral y después recorrieron 40 hasta otros dos, siempre cortándolos con herramientas”, explicó el jefe del SPF. Hortel advirtió que para concretar la fuga, fueron necesarios al menos dos días de trabajo y “herramientas con las que habitualmente no pueden contar los internos”.

Al marcar la responsabilidad del personal, dijo que sugestivamente “la requisa nunca pudo darse cuenta de los trabajos” preparatorios de la huída, ni “los soldados de guardia separados en las torres por 50 metros pudieron ver la fuga, como así tampoco los soldados apostados en las torres”.

“La fuga tuvo características cinematográficas. Pero ya hemos recuperado a dos de los presos fugados”, indicó. 

 

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario