Policiales

Entre las acusaciones y los "datos de calle"

Cerrados los alegatos, cuatro policías que actuaron en los primeros tramos de la causa por el crimen de Lourdes Cantero fueron los primeros en declarar. Un efectivo del Comando Radioeléctrico que fue el primero en llegar a la escena, el por entonces jefe de Fotografía, un sumariante de la subcomisaría 20ª y quien entonces era el jefe de esa dependencia, Rubén Marcos Salellas.

Jueves 08 de Febrero de 2018

Cerrados los alegatos, cuatro policías que actuaron en los primeros tramos de la causa por el crimen de Lourdes Cantero fueron los primeros en declarar. Un efectivo del Comando Radioeléctrico que fue el primero en llegar a la escena, el por entonces jefe de Fotografía, un sumariante de la subcomisaría 20ª y quien entonces era el jefe de esa dependencia, Rubén Marcos Salellas.

El comisario, que ahora trabaja en la Policía de Investigaciones, dijo que esa noche se entrevistó con los hermanos de Lourdes y éstos atribuyeron los disparos a una bandita integrada por "Mayonesa", "Tévez" y "Lito", entre otros. Incluso realizó allanamientos negativos en la búsqueda de ellos.

Sin embargo, de manera sorpresiva, aseguró que a partir de "datos de calle" obtuvo una versión que entonces no hizo constar en el sumario porque no pudo corroborarla con otras evidencias: "El hermano más grande estaba vendiendo (drogas) para gente de Tablada y eso es territorio de Los Monos".

La revelación hizo saltar de indignación a los abogados, que lo acusaron de testigo "hostil" y hablaron de una "preparación artera del fiscal". Pero luego de que el juez Ismael Manfrín convocara a las partes a dialogar al estrado los abogados siguieron con su interrogatorio para profundizar sobre las primeras líneas de la pesquisa; las que no apuntaban a "Monchi" y se abandonaron tras la detectarse en las escuchas la orden de balear la casa.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

script type="text/javascript"> window._taboola = window._taboola || []; _taboola.push({flush: true});