Policiales

El tribunal respondió los hábeas corpus

Emitió ayer una resolución en respuesta al hábeas corpus correctivo que habían presentado los líderes del grupo.

Sábado 25 de Noviembre de 2017

El Tribunal Oral que desde el martes pasado juzga a la banda de Los Monos por una serie de delitos emitió ayer una resolución en respuesta al hábeas corpus correctivo que habían presentado los líderes del grupo en cuanto a su lugar de alojamiento y las condiciones del mismo. En ese sentido, los magistrados dispusieron no hacer lugar a la permanencia de Maximo Ariel "Guille" Cantero, Ramón Ezequiel Machuca, Leandro Vilches y Jorge Chamorro en la cárcel de Piñero mientras duren las audiencias y ordenó al Servicio Penitenciario provincial que para el próximo lunes se hayan acondicionado las celdas del nuevo Centro de Justicia Penal donde se desarrolla el juicio para que los mismos pernocten ahí de lunes a jueves. En ese sentido se deberá "colocar cortina en la puerta de entrada al baño para resguardar la intimidad de cada uno de ellos; proveer un teléfono para que los detenidos puedan realizar las llamadas que correspondan de conformidad a los reglamentos carcelarios; poner un televisor color; colocar los colchones adecuados y de la misma calidad que los que cuentan en la Unidad de Piñero; todo ello sin perjuicio de garantizar las debidas medidas de seguridad de los mismos.

En el mismo texto, el Tribunal hace lugar al hábeas corpus que presentaron los mencionados junto a Ariel Máximo "El viejo" Cantero, Mariano Salomón, Walter Jure y Edgardo "El gitano" Fernández, para que una vez concluídas las audiencias semanales los mismos sean trasladados a la cárcel de Piñero, donde permanecen alojados, bajo las mismas condiciones en que los mismos se encontraban y con las debidas medidas de seguridad, y no al penal de Pérez como se pretendía desde el Ministerio de Seguridad.

Finalmente el Tribunal dispuso un protocolo para la entrega de alimentos a los reclusos que lleva la firma del Director del Servicio Penitenciario santafesino, Pablo Cococcioni. En el mismo se establece que la comida será entregada a la policía de custodia entre las 7 y las 10 de cada día, que esos uniformados se los darán para control a los agentes penitenciarios y finalmente llegarán a mano de los detenidos. Se establece que la carne debe llegar cocida y cortada; que la comida debe estar preparada para su consumo y en bandejas descartables; que se le permitirá un equipo de mate a cada uno; y se establece la cantidad de azúcar, yerba y galletitas para cada enjuiciado.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario