Policiales

Dos jóvenes baleados en el marco de una disputa con trasfondo narco en Tablada

El primer ataque fue en Colón al 4000, y la réplica llegó tres horas más tarde en Necochea y Doctor Riva. Hay dos detenidos y los heridos fuera de peligro

Jueves 12 de Abril de 2018

Ataques a balazos, aroma a pólvora, heridos y muertos. La violencia en barrio Tablada parece haber recrudecido en las últimas semanas. Un nuevo pico de tensión en un barrio acostumbrado a las disputas violentas por el control de la calle. Noventa y seis horas después del asesinato de José Eduardo "Pepón" Pérez, ocurrido el jueves pasado en la esquina de Patricias Argentinas (Colón) y Garibaldi, las detonaciones de arma de fuego se volvieron a escuchar a unos 500 metros. Fue en Alem al 4000 cuando un muchacho de 24 años, sobrino de Juan Carlos "Carancho" Flores Camino (asesinado el 3 de abril en Villa Gobernador Gálvez), recibió al menos cinco balazos en el abdomen, los brazos y las piernas. Tres horas más tarde, a unas cinco cuadras de allí, en Necochea y Doctor Riva un joven de 24 años fue baleado por dos motociclistas en una supuesta venganza.

El denominado "Cordón Ayacucho", en la zona sur de la ciudad, es un territorio acostumbrado a las pujas callejeras. Las históricas, como las de la "Banda de Ameghino" con los de "La de Centeno", a las que se sumaron las disputas entre narcos y transeros. En este contexto, en inmediaciones de Alem y Doctor Riva se levanta un puesto de venta de drogas regenteado por un hombre apodado "El pelado", que tomó esa boca de expendio que supo regentear el propio "Carancho" Flores.

El puesto de Alem al 4000, incluso, fue mencionado hace un año atrás tras el feroz asesinato de Mario Alberto "Monito" Muñoz, acribillado a balazos en su cama el viernes 17 de marzo de 2017 en una humilde vivienda de Centeno al 200. El clásico de ese momento era el quiosco de "Monito" contra "El pelado". Por esos días la zona quedó en manos de la sangrienta disputa entre las bandas de "Tubi" Segovia y la banda de "Los Funes".

Pero el asesinato de "Carancho" Flores, muerto a balazos por dos hombres que bajaron de un auto en la puerta de su casa de Italia y Cervantes en el barrio Pueblo Nuevo de Villa Gobernador Gálvez, pareció marcar un quiebre dentro de maltrecho tablero de las relaciones de la zona sur del departamento Rosario. "Carancho" había dejado Tablada dos años y medio antes corrido por los conflictos en Alem al 4000. Y en Pueblo Nuevo comenzó a trabajar en la compra y venta de autos usados.

Lo sabía y lo esperaba

Flores sabía que lo buscaban para matarlo ya que cinco meses antes de su asesinato su yerno, Alberto Alejandro Menéndez, fue acribillado en el mismo lugar. Fue el 18 de diciembre de 2017 y algunos conocedores del territorio de barrio Tablada comentaron que "Carancho" también era una referencia en el puerto de Rosario.

La última semana, tras el asesinato de "Pepón" Pérez, ocurrido el jueves pasado a la noche en la esquina de Patricias Argentinas (Colón) y Garibaldi, el apodo de "Carancho" se volvió a escuchar. Claro está que el escenario en el que fue asesinado "Pepón", episodio en el que también fue herido un tal "Campera", parecía ser más un error en la ejecución que un homicidio en la saga. "Era para un hijo o un nieto de «La gringa»", deslizó un vecino de la zona mencionando a una veterana transera con base en esa zona de Tablada.

Los días pasaron bajo tensión, con algunas balaceras no denunciadas en el medio, y así se llegó al martes a la tarde. A las 16.45, desde las inmediaciones de Alem y Doctor Riva ingresó al hospital Roque Sáenz Peña en un vehículo particular, Bruno Ezequiel C., de 25 años, sobrino de "Carancho". El muchacho tenía impactos en el abdomen, el muslo derecho, la pierna izquierda, el brazo Izquierdo y el hombro derecho. Fue trasladado en una ambulancia a un sanatorio privado en condición estable.

Detenidos con armas

Oficialmente se precisó que efectivos de la Policía de Acción Táctica (PAT) minutos después del ataque vieron a dos hombres en una moto Corven 110 de similares características a las descriptas por testigos de la balacera, en Lamadrid al 400 bis y los persiguieron. Uno fue detenido sobre la misma moto, el otro intentó refugiarse en una vivienda y también fue preso. En esa misma propiedad los policías secuestraron una pistola calibre 9 milímetros que habrían usado en el hecho. Los identificaron como Agustín Daniel A., de 18 años, y Luis Alberto S., de 26. Ambos quedaron a disposición del fiscal de la Unidad de Homicidios Miguel Moreno .

Tres horas más tarde, al caer la noche, en Necochea y Doctor Riva (a 500 metros del punto de venta de drogas referido) fue baleado Emanuel Alejandro N., de 24 años, desde una moto en la que circulaban dos hombres. Este ataque fue considerado como una réplica de la balacera de Alem al 4000 y la investigación también quedó en manos del fiscal Miguel Moreno.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

script type="text/javascript"> window._taboola = window._taboola || []; _taboola.push({flush: true});