Policiales

Dos acusados por una pelea en barrio Martin

Dos muchachos quedaron imputados ayer de haber participado en la pelea callejera ocurrida el domingo pasado en barrio Martin, en la que otros dos sufrieron heridas. Uno de ellos se presentó espontáneamente en Tribunales con patrocinio de un abogado y el otro fue demorado cuando la policía rastreó su domicilio por los números de la patente de uno de los vehículos en los que iban los agresores.

Viernes 18 de Julio de 2008

Dos muchachos quedaron imputados ayer de haber participado en la pelea callejera ocurrida el domingo pasado en barrio Martin, en la que otros dos sufrieron heridas. Uno de ellos se presentó espontáneamente en Tribunales con patrocinio de un abogado y el otro fue demorado cuando la policía rastreó su domicilio por los números de la patente de uno de los vehículos en los que iban los agresores.

De todas maneras los jóvenes, que tienen entre 18 y 20 años, no quedarían detenidos porque la imputación provisoria es "lesiones", un delito que prevé que la excarcelación. Además no tienen antecedentes penales. El hecho ocurrió el domingo cuando Gualberto Masquías y dos amigos regresaban en auto a la casa del primero, ubicada a pocos metros de 1º de Mayo y San Luis.

Cuando se disponían a ingresar el auto en la cochera, según denunciaron, se encontraron con un grupo de jóvenes que obstruían el ingreso al estacionamiento y que ocupaban casi toda la calzada. Los testigos dijeron que estaban exaltados y alcoholizados. Masquías pidió que despejaran el camino y como respuesta recibió insultos y provocaciones. De acuerdo con su relato, Masquías bajó del coche y fue agredido.

Ante eso, uno de sus amigos intentó defenderlo y también recibió varios golpes que le provocaron pérdida de conocimiento. Estuvo internado 48 horas en observación.

Poco después del incidente, efectivos de la seccional 1ª incautaron en el lugar un par de carnés de un club tradicional de Rosario.

A partir de las declaraciones de los testigos, los investigadores obtuvieron las matrículas de los autos en los que se movían los agresores, un Volkswagen Gol y un Chevrolet Corsa II, y así llegaron a los titulares registrales. Uno de los imputados se presentó espontáneamente en el juzgado Correccional Nº 4 con el patrocinio de un abogado penalista.

La matrícula de uno de esos vehículos sirvió para dar con el domicilio del segundo implicado, que fue ubicado por la tarde en su casa del centro.

El joven fue conducido a la seccional 1ª, donde tras cumplir con los trámites legales quedó en condiciones de recuperar la libertad. En el caso interviene la fiscal Adriana Camporini, quien evaluaba las medidas a solicitar en el marco de la investigación.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario